Un predador misterioso en Labio

Las ovejas de otra vecina de la parroquia aparecieron muertas el fin de semana, el quinto caso en el último mes ► Algunos afectados culpan a tres mastines y otros creen que es obra del lobo
Las últimas ovejas que aparecieron muertas en Labio. XESÚS PONTE
photo_camera Las últimas ovejas que aparecieron muertas en Labio. XESÚS PONTE

Los residentes de la parroquia lucense de Labio viven con el corazón en un puño tras ver cómo decenas de sus ovejas y cabras aparecen muertas tras el feroz ataque de algún animal. El último caso se registró el pasado fin de semana, en la noche del sábado al domingo, cuando fueron atacadas dos ovejas de una vecina de la zona. "Fui a abrirles la puerta por la mañana para que pastaran y me las encontré muertas. Totalmente ensangrentadas y llenas de heridas. El mío es el quinto caso que tenemos en esta zona en el último mes y estamos muy preocupados", explica la afectada.

Esta vecina no se explica lo sucedido, ya que sus animales estaban en un recinto contiguo a su vivienda, totalmente cerrado por un vallado de dos metros. "Miré la valla por todas partes y no tiene daños. No me explico por dónde pudo entrar el animal que los mató. Tuvo que saltar mucho para entrar y para volver a salir. Yo dudo que fueran perros. Y un zorro tampoco pudo ser, ya que también tengo gallinas y quedaron todas vivas. Yo creo que pudo ser un lobo, pero a saber...", comentó.

La mujer comunicó lo sucedido a la Xunta de Galicia, para que procediese a la retirada de los animales. "Vinieron a ver las ovejas muertas e instalaron una cámara para grabar la finca y ver si el animal que las atacó vuelve a entrar", señaló.

Tan solo unos días antes, otro vecino de la zona explicó que le habían matado decenas de cabras y ovejas, pero en su caso tiene claro que los causantes del terrible desenlace de sus animales fueron tres mastines de un ganadero.

El afectado explicó que los perros entraron en su finca por debajo de las vallas de cierre y atacaron a sus ovejas y cabras hasta matarlas. El hombre aseguró que tanto él como su hijo pudieron fotografiar y grabar en vídeo a los mastines saliendo de su propiedad. El afectado denunció públicamente su caso y los perros dejaron de campar a sus anchas por la parroquia. "Ahora", explicaban este lunes varios vecinos, "vemos que los mastines están encerrados en su finca, por lo que no podemos decir que sean los autores de los últimos ataques a las ovejas. Puede ser que se escapen o que sea el lobo el que haya matado a los últimos animales".

Los residentes de Labio esperan que se resuelva cuanto antes la incógnita para poder actuar en consecuencia y evitar la muerte de más animales y los perjuicios económicos que les ocasiona.

Comentarios