El PP dominó el tablero de las elecciones europeas con victoria en todas las mesas de Lugo

El Bloque superó a los socialistas en una mesa del rural y empataron en una urbana, pero nadie hizo sombra a los populares en las elecciones europeas en Lugo

Elecciones europeas en Lugo. SEBAS SENANDE
photo_camera Elecciones europeas en Lugo. SEBAS SENANDE

El PP se dio este domingo una especie de vuelta triunfal por el tablero electoral de la capital de la provincia. Aunque acudió menos gente a las urnas, los populares no solo crecieron en casi 5.000 votos respecto a hace cinco años en Lugo, sino que además fueron los ganadores en las 127 mesas en estas elecciones europeas.

La mesa que por error se atribuía al PSOE en la edición en papel de El Progreso también cayó del lado popular (203 por 40 votos, en lugar de los 23-40 que figuraba en papel). 

A los populares no les les dañó ahí ni el hecho de que ese fue uno de los puntos de votación en el centro de la ciudad en los que Vox tuvo más apoyos, 23.

Los socialistas solo solo quedaron cerca de los populares en otra mesa del instituto Muralla Romana, donde se quedaron a tres votos del empate.

Y no es esa la única sombra del PSOE, partido que en el rural siguió también siendo segundón. Es más, hubo una mesa en una parroquia, en Romeán, en la que el BNG superó a los socialistas.

Esa aproximación del BNG fue en general excepcional, pero también hubo una mesa de la ciudad, en el centro Maruja Mallo, donde esas dos fuerzas, aliadas en el gobierno local, empataron. Pero fueron excepciones, porque el PSOE sigue en general bastante por delante del Bloque en todo el municipio.

Otra cuestión son las diferencias por bloques. El poderío exhibido por el PP en la cita de las europeas fue tal que en el grueso de los centros de votación de la capital obtuvo una mayoría más que sobrada, absoluta.

No deja de haber mesas, con todo, en las que socialistas y nacionalistas suman casi tantos o mas votos que los populares. Se da esa circunstancia, por ejemplo, en mesas del instituto Sanxillao,  de la facultad de Veterinaria o del instituto de As Mercedes.

A esa aproximación, que a veces se pone por encima, del voto de izquierda contribuye el avance que logró el BNG en esta última cita electoral. 

Los nacionalistas estuvieron lejos de crecer tanto como el PP, pero lo hicieron aumentando sus respaldos un 2,83 por ciento, un porcentaje que no deja de ser significativo dado el hecho de que el número de ciudadanos que fueron a las urnas fue menor.

Así, los mayores perjudicados por ese fenómeno de caída de la participación fueron los socialistas, que perdieron 7,67 puntos y en Lugo no parecen haberse visto beneficiados especialmente por el factor que ha servido de alivio al partido en otros lugares: el de quedarse con votos de sus socios y aliados políticos.

Ese fenómeno, en todo caso, podría haberse dado a pequeña escala, y siempre sin afectar al BNG, dado que fuerzas como Sumar o Podemos se quedaron en cifras irrelevantes y hubo incluso alguna mesa en la que no tuvieron ningún voto. Les ocurrió en Calde y en Saa y a Podemos también en una mesa de Salesianos.

Minoritarios: Lugo no es de grandes extremos

Lugo ratificó el domingo que no es una ciudad de grandes extremos políticos, pero no hubo una sola mesa en la que Vox no tuviera algún apoyo.

Y en esos respaldos no parece haber fronteras por barrios. Los de Abascal suman bastantes votos en el centro, pero hay mesas de la zona sur dónde tienen bastantes apoyos, igual que en Albeiros. Santiago de Saa fue donde peor le fue, con solo un voto.

También el Se Acabó la Fiesta de Alvite fue sumando votos en casi todas partes, aunque no lo logró en Rubiás, Poutomillos o una mesa de Salesianos.

Esa derecha extrema de Alvite derrotó en votos a su equivalente en la izquierda y en varios lugares superó a la suma de Podemos y Sumar. Ocurrió en O Ceao, en Calde, en Saa, en Salesianos. Esa victoria sería mucho mayor si se juntarán votos de Vox y Alvite.

tabla1
tabla 2