Política municipal al rojo vivo

El gobierno de Lara Méndez valló el nuevo auditorio para impedir la "inauguración máxica" del PP, que amaga con cortar la vía para llevar a cabo un espectáculo de magia. Los populares también intentan abrir grietas entre los socios de gobierno y preguntan a la alcaldesa por un acto nacionalista anti-Otan celebrado este martes en O Vello Cárcere.
Un operario de Protección Civil cierra el vallado del auditorio de Lugo. EP
photo_camera Un operario de Protección Civil cierra el vallado del auditorio de Lugo este martes. EP

Al rojo vivo está la política municipal en Lugo, en lo que podría ser una nueva muestra de la desconexión que a veces existe entre políticos y ciudadanos. Mientras que estos cabalgan como pueden sobre la inflación, van de sofoco en sofoco —el último, el agravamiento de las comunicaciones por el cierre de la A6— y observan con pasmo la incapacidad de los políticos para ponerse de acuerdo, solucionar problemas y hacer de Lugo una ciudad más competitiva, el gobierno y el PP pelean a cara de perro y la coalición PSOE-BNG lo hace a su manera, por la espalda.

Después de que la semana pasada las chispas entre PP y PSOE saltaran por el bloqueo a la aprobación del PXOM —en realidad fue de toda la corporación, incluidos los socios nacionalistas de Lara Méndez—, el PP atizó la llama el fin de semana anunciando una inauguración simbólica del nuevo auditorio y el incendio se descontroló este martes, cuando la alcaldesa mandó a Protección Civil a arreglar la valla de obra que rodea el edificio y que llevaba meses rota.

El gobierno local sostiene que el PP pretende llevar a cabo un acto cultural y que debe pedir permiso al Concello

Méndez quiso así cerrar, literalmente, al PP la posibilidad de llevar a cabo un espectáculo con el Mago Rafa en la explanada del auditorio, donde en el pasado ya hizo otras acciones de protesta. Los populares llevan semanas preparando un gran acto reivindicativo para este miércoles, día en que se cumplen dos años desde que el edificio pasó a manos del Concello. Para curarse en salud, el mes pasado el PP preguntó al gobierno en una comisión si las personas que acceden al perímetro del auditorio podían enfrentarse a algún tipo de sanción. "É solo público [...]. Se ti entras para sentarte alí e estar sentado, o Concello non pode sancionar", fue la respuesta. 

A continuación, el grupo político informó a la Subdelegación del Gobierno de la realización de una concentración este miércoles. Sin embargo, el gobierno de Méndez quiso cortar por lo sano y cerró la valla. Lo hizo, defendió, por responsabilidad, porque por mucho que haya gente que entra sin permiso, ese espacio todavía no está a disposición del público. Y reprochó al PP que "un partido que aspira a gobernar se salte las limitaciones. De haber un accidente podría haber problemas", alegan los socialistas.

El BNG no se pronuncia sobre su colaboración en un acto anti-Otan celebrado este martes, a las puertas de la cumbre nacional de la organización que el Gobierno de Pedro Sánchez auspicia en Madrid

Por otro lado, el gobierno considera que el PP comunicó a la Subdelegación la celebración de un acto político, "no un acto cultural", para el que tendrían que pedir permiso al Concello, dice. Recuerda que la delegación de la Xunta ya intentó hacer una actuación en el edificio (antes de su entrega al Concello) y se paró por una carta que el Concello envío a Santiago para advertir de que no estaban activados los sistemas de seguridad. Posteriormente, en un segundo intento, fue la junta electoral quien lo impidió, afirmó.

Sin embargo, el PP está decidido a citar a los lucenses ante el auditorio y este martes anunció que enviaba una nueva comunicación a la Subdelegación del Gobierno con una nueva localización, en la Avenida de Magoi, lo que podría obligar a cortar el tráfico si no hay espacio para los asistentes en la acera. El gobierno considera que cualquier ocupación de la vía pública debe ser solicitada al Concello y está por ver cómo actuará si el PP sigue adelante con su plan.

Y no conforme con apretar con este asunto, el PP volvió a meter cizaña en el bipartito, por la colaboración del BNG en un acto de la Plataforma Galega contra a Otan, mientras que "el jefe de filas de la alcaldesa en Madrid" auspicia una cumbre de esta organización.

El acto se anunció con la imagen corporativa del Concello que utiliza el BNG, participaron militantes y se desarrolló en O Vello Cárcere, un espacio que en el pasado se ha negado para algún acto político, como uno de Cs. 

Los nacionalistas explicaron que hay que diferenciar entre actos electorales, que están fuera de lugar por lo que representa el edificio, y otro tipo de eventos, aunque sean de temática política. Aseguran que O Vello Cárcere es un espacio plural y que también acogió la presentación de un libro sobre Manuel Fraga y una charla de un militar. El BNG no se pronunció sobre su posición sobre la Otan, como tampoco lo hicieron los socios socialistas, que prefirieron tragar saliva y callar, pese a que el BNG cada vez aprieta más.


Álvaro Santos sí se reúne con el PP
El PP busca agrandar las grietas también entre la alcaldesa y su equipo. Después de quejarse reiteradamente de que Méndez no atendía su solicitud para hablar del 5% del PXOM que la regidora aspira a aprobar con los votos populares, el viceportavoz del PP, Antonio Ameijide, pidió el lunes una entrevista al edil de urbanismo, Álvaro Santos, y este le recibió ayer para hablar sobre urbanismo. Ameijide agradeció la buena disposición del edil. "Está dándonos todas as facilidades para consensuar, ogallá que a alcaldesa tivera esa mesma actitude e man esquerda", dijo. El PXOM se someterá a votación de nuevo este jueves y este miércoles el PP anunciará su voto, que se espera positivo y que postergó a la espera de escuchar a afectados y en una arriesgada jugada política, ya que, según el gobierno local, el plan está consensuado con la Xunta.

Nuevo cruce de reproches en torno al auditorio

El cruce de declaraciones continuó este miércoles, cuando la alcaldesa ha afeado al grupo municipal del PP que pretendan entrar en un "recinto cerrado" por motivos "de seguridad" como es el auditorio, cuyo perímetro está precintado por orden del gobierno local. La alcaldesa ha acusado al PP de "volver a actuar con irresponsabilidad" porque "ya quiso hace hacer un uso de estas instalaciones cuando todavía estaba en manos de la Xunta y fue el propio Gobierno autonómico la que no les permitió la entrada". 

"Vuelven a invitar a la ciudadanía a entrar en un recinto cerrado, que está cerrado por falta de seguridad y por las actuaciones que tenemos que llevar ahí para garantizar la seguridad", ha remarcado Lara Méndez. A partir de ahí, ha denunciado que el Partido Popular "manipula a la ciudadanía convocándola a un acto político y a una concentración disfrazada de acto cultural". 

Por su parte, el viceportavoz del PP, Antonio Ameijide, ha indicado que el cierre del auditorio corresponde a "una decisión impulsiva de la alcaldesa, fruto del nerviosismo de ver los resultados de las elecciones andaluzas y después de haber visto que el final está cerca y queda menos de un año para que ella deje la alcaldía". 

"Probablemente esos nervios la lleven a tomar ese tipo de decisiones impulsivas", ha protestado Ameijide, quien ha incidido en que el acto había sido comunicado tanto al Concello como a la Subdelegación del Gobierno en la provincia. 

Comentarios