La Policía se sube al bus para multar a automovilistas que ocupan paradas

Los agentes iniciaron una campaña de control específica tras detectar un abuso por parte de algunos conductores que ocupan los espacios de los autobuses y dificultan y ponen en riesgo la circulación
bus
photo_camera La alcaldesa y miembros de la Policía Local, este viernes en el inicio de la campaña de vigilancia de paradas de bus. AEP

Dos agentes de la Policía Local, acompañados de su superior, el intendente Jesús Piñeiro, y de la alcaldesa, Lara Méndez, se subieron al bus 1.3, que comunica el campus con O Ceao este viernes. Lo hicieron a las 9.30 horas de la mañana en la Ronda da Muralla, frente al edificio sindical, y solo habían pasado unos minutos a bordo cuando comprobaron cómo un coche estacionado en una parada de bus obligaba a este a detenerse en el medio de la calzada, obstaculizando el tráfico y poniendo en una situación de riesgo a quienes bajaban y subían al autocar.

El conductor fue sancionado con 200 euros por incumplir la Ley de Seguridad Vial, que no permite estacionar ni tampoco parar en los espacios reservados a los buses.

Este tipo de infracción se repiten muchos lugares de la ciudad y se ha vuelto "abusiva", en palabras del gobierno local, por lo que este ha decidido ponerle freno con una campaña de vigilancia y sanciones que arrancó este viernes y que continuará el tiempo que sea necesario.

"Falamos de que dificulta as manobras do propio transporte público, xera atrasos no total das liñas, entraña risco para as persoas usuarias do servizo que deben invadir a calzada para acceder ao bus, e afecta ao tráfico rodado ralentizando toda a circulación viaria, polo que cómpre incidir na necesidade de respectar a sinalización existente, xa non só como unha obriga que debemos acatar senón tamén porque de non facelo estamos condicionando toda a mobilidade da capital", recalcó la alcaldesa durante la presentación de la campaña.

Este dispositivo especial de vigilancia funcionará tanto en turno de mañana como de tarde, especialmente en las franjas horarias y las líneas de autobús donde se detectan más problemas.

Hay paradas de bus muy empleadas por los automovilistas para estacionar el coche durante unos breves minutos, como algunas de las situadas en torno al casco histórico y en las proximidades de centros educativos o de academias de estudios, como es el caso de parada de bus que hay en la Rúa Vilalba.

Los conductores también utilizan esta fórmula en zonas donde hay muchas dificultades para encontrar una plaza de aparcamiento y la infracción es especialmente problemática cuando tiene lugar en calles de un solo carril y estrechas, donde si el bus para obliga a detener la circulación de todos los vehículos que van por detrás. La Ronda das Fontiñas y algunas calles de Montirón, A Cheda y el entorno de Camiño Real son algunos de los lugares donde se repiten esas escenas.

También causan muchos trastornos los conductores que estacionan inadecuadamente en las proximidades de intersecciones, ocupando más espacio del asignado para estacionar, ya que no impiden girar a otros vehículos -aunque les dificultan la maniobra- pero sí a los autobuses debido al mayor tamaño de estos. Es relativamente frecuente que los chóferes del transporte público acaben pidiendo la intervención de la Policía Local y que acabe siendo necesario el servicio de grúa municipal para retirar el vehículo mál estacionado.

Comentarios