lunes. 23.11.2020 |
El tiempo
lunes. 23.11.2020
El tiempo

La Policía Local monta controles de patinetes y sanciona con 1.000 euros a dos usuarios ebrios

Patinete eléctrico. ARCHIVO
Patinete eléctrico. ARCHIVO
Los agentes tramitaron varias denuncias por circular por la calzada y por superar la velocidad permitida, ya que en Lugo solo pueden ir por la acera y a paso de persona. También sancionaron a un conductor por ir dos personas en el vehículo

La imagen de los patinetes eléctricos circulando por la capital lucense es cada vez más habitual, pero el uso inadecuado de los mismos pone en riesgo a peatones y conductores, por lo que la Policía Local ha incrementado la vigilancia sobre los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) y montó ya varios filtros específicos para controlar a los usuarios. En los últimos dispositivos, llevados a cabo el pasado fin de semana, los agentes sancionaron a varios conductores que circulaban por la calzada o que iban demasiado rápido -a pesar de que en Lugo solamente pueden ir por la acera y a paso de persona- y también sorprendieron a un usuario con un pasajero, cuando se trata de vehículos de uso individual. Además, dos conductores dieron positivo en la prueba de alcoholemia, con el consiguiente riesgo para la seguridad vial.

Los policías detectaron que en otro patín eléctrico que circulaba también por la Avenida da Coruña, en dirección a la Ronda da Muralla, viajaban dos personas

En estos dos casos, los infractores fueron sorprendidos por la noche, entre las 12.30 y la una de la madrugada. Uno de los usuarios sancionado circulaba por la calzada, en la Avenida da Coruña, realizando diversos movimientos en zigzag, cruzando por un paso de peatones y ocupando la acera a una velocidad excesiva. Una patrulla interceptó al hombre y observó que además presentaba síntomas de embriaguez, por lo que fue sometido a la prueba de alcoholemia y arrojó un resultado de 0,53 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

Los policías detectaron que en otro patín eléctrico que circulaba también por la Avenida da Coruña, en dirección a la Ronda da Muralla, viajaban dos personas. En este caso, el conductor fue denunciado, ya que se trata de un vehículo de uso individual. Los policías también observaron que el hombre presentaba síntomas de embriaguez y lo sometieron al test de alcoholemia, en el que triplicó la tasa permitida, con un resultado de 0,82 miligramos por litro de aire espirado.

SANCIONES. Conducir bebido un patín eléctrico no puede ser tipificado como un delito contra la seguridad vial -ya que no es un vehículo a motor- pero tampoco se trata de una conducta impune porque constituye una infracción al Reglamento General de Circulación. En base a esta normativa, la Policía Local puede sancionar a los conductores de Vehículos de Movilidad Personal que circulen con una tasa de alcohol superior a 0,25 en aire, lo que conlleva una multa de 1.000 euros.

Según explican desde el cuerpo, la sanción «por transportar en el vehículo a un número superior de personas al de plazas autorizadas «es de 100 euros, mientras que circular por la calzada sin causa justificada está penado con una sanción de 80 euros. Otras conductas que vigilan los agentes en este tipo de vehículos son la velocidad inadecuada, el uso de cascos o auriculares conectados a reproductores de sonido y la conducción utilizando manualmente el teléfono móvil. En los dos últimos casos, la sanción al infractor alcanza los 200 euros.

Los policías también pueden someter a los conductores de patinetes eléctricos a las pruebas de detección de drogas en el organismo y el resultado positivo conlleva mil euros de multa. En este caso, la denuncia sería por infracción a la Ley de Seguridad Vial.

DGT. Con estos mecanismos a su alcance, los agentes de la Policía Local de Lugo velan por el uso correcto de los patinetes eléctricos, un tipo de vehículo que todavía no está exento de polémica. De hecho, la Dirección General de Tráfico publicó a finales del pasado año una directiva estatal, en la que indica que los VMP tienen que circular por la calzada y evitar zonas peatonales.

El gobierno local anunció hace unos meses que ya inició las gestiones para adaptarse a la nueva normativa de la DGT, pero mientras tanto, en Lugo, la ordenanza municipal de circulación recoge que los patinetes "no podrán circular por la calzada; lo harán por las aceras y zonas peatonales, y siempre que no haya aglomeración de personas, y no podrán invadir carriles de circulación, salvo que existan zonas, vías o parte de estas que le estén específicamente destinadas". Estipula además que este tipo de vehículos "deberán acomodar su marcha a la de los peatones".

Los patinetes eléctricos ya protagonizaron varios incidentes en la capital lucense. Uno de ellos acabó con una denuncia por agresión y otro se saldó con un matrimonio herido tras ser arrollado en una acera de Concepción Arenal.

La Policía Local también detectó en alguna ocasión patinetes manipulados, lo que también puede ser objeto de sanción.

La Policía Local monta controles de patinetes y sanciona con 1.000...
Comentarios