La Policía intensifica los interrogatorios por el atraco lleno de incógnitas al lotero

Los agentes investigan si alguien filtró información a los asaltantes sobre la cantidad de dinero que habría ese día en el negocio y visionaron las cámaras de varios locales. "Me costó volver al trabajo, pero estuve muy arropado", dijo la víctima
Policías y allegados del lotero atracado, el pasado jueves tras el suceso. XESÚS PONTE
photo_camera Policías y allegados del lotero atracado, el pasado jueves tras el suceso. XESÚS PONTE

La Policía Nacional de Lugo interrogó ya a varios vecinos, allegados y clientes del lotero atracado a punta de pistola el pasado jueves, unos testimonios con los que intentan esclarecer los hechos y avanzar en la investigación de un caso lleno de incógnitas.

Los agentes visionaron las grabaciones de varios negocios próximos al establecimiento -en la Rúa Lamas de Prado-, para determinar el itinerario seguido por los asaltantes, tanto al llegar al negocio como al fugarse con el botín, tasado por la víctima en una cantidad próxima a los 400.000 euros. Las grabaciones muestran a los ladrones accediendo al interior del local cuando todavía no había amanecido y la verja de la puerta de acceso se encontraba tan solo parcialmente abierta.

Los dos sospechosos entraron en la administración con la cara cubierta y ataviados con sendos chalecos reflectantes, por lo que las pesquisas tratarán de determinar si los delincuentes pretendían simular por la calle que eran trabajadores de alguna empresa o si su intención era distorsionar en la medida de lo posible las grabaciones de las cámaras de seguridad con el reflejo de las prendas.

Además de observar los movimientos de los sospechosos, los agentes también pudieron comprobar en las grabaciones las placas de matrícula de los vehículos que circularon por la zona en las horas previas al asalto. Los investigadores hablaron además con varios vecinos e intentan identificar a los viandantes que se ven en las imágenes, por si pudieran haber observado algo que les hubiese llamado la atención.

Uno de los aspectos en los que se están centrando los investigadores es en determinar si el momento elegido por los atracadores para dar el golpe fue casual o si conocían de antemano la cantidad de dinero que habría ese día en las cajas fuertes de la administración de loterías. Los agentes preguntaron a la víctima por todas las personas que podrían tener información sobre los movimientos del dinero, desde sus allegados hasta el personal de la entidad bancaria en la que tenía cita para hacer el ingreso tan solo una hora después del atraco.

Los policías atan cabos para concluir si alguien pudo comunicar a los asaltantes algún dato sobre la administración o si fueron los propios ladrones los que realizaron un seguimiento previo para controlar a la víctima. El propio lotero reconoció tras el suceso que no creía que el robo se realizase al azar. "Es la semana en la que más dinero hay en cualquier administración de loterías, la que va de Navidad al sorteo de Reyes. Yo creo que me habían vigilado porque justo ese día iba a ingresar toda esa cantidad de dinero. Si el robo llega a ser un día después, casi no se llevarían nada", dijo.

El afectado, Guillermo Rodríguez Rozas, volvió este viernes a su negocio, que abrió sus puertas con normalidad. "Me costó volver, pero era víspera de Reyes y tenía que abrir. Fue duro, pero estuvo entrando gente toda la mañana y lo llevé bien", explicó. El lotero afirma que recibió numerosas muestras de apoyo a lo largo del día. "Vino mucha gente a comprar, pero también hubo clientes y conocidos que solamente se acercaron a la administración para darme ánimos y para preguntarme qué tal estaba. Se lo agradezco mucho a todos", dijo.

Sobre el transcurso de la investigación, Guillermo Rodríguez explicó que presentó la denuncia en comisaría el pasado jueves por la tarde y que aportó a los agentes todos los datos que le solicitaron. "Les conté cómo habían actuado los ladrones y cómo eran las pistolas con las que me amenazaron. A mí me parecieron en todo momento reales, pero tampoco lo puedo saber a ciencia cierta", dijo tras el robo.

Las pesquisas siguen su curso y la Brigada Científica de la Policía Nacional de Lugo analiza todas las pistas y huellas recogidas en el lugar del suceso para cotejarlas con las que tienen registradas en sus bases de datos. Los agentes seguirán tomando declaraciones en los próximos días.