jueves. 28.05.2020 |
El tiempo
jueves. 28.05.2020
El tiempo

Un plan nacional vigila la población de jabalíes para evitar que llegue la peste porcina

La especie contribuye a mantener la enfermedad en el este de Europa, donde los daños económicos son grandes. España analiza cada año ejemplares abatidos , aunque su mayor reto ahora es evitar que propaguen la tuberculosis

Los accidentes de tráfico y los destrozos de cultivos que tienen en jaque a Lugo no son los únicos daños que pueden provocar los jabalíes, una especie que aparentemente -no hay censos- empieza a tener sobrepoblación. El jabalí, sobre el que se acaban de anunciar medidas de control en Lugo, es un potencial transmisor de enfermedades infecciosas, como la tuberculosis y la peste porcina, en su variante clásica o en la africana, más virulenta todavía, por lo que desde el año 2004 España lleva a cabo un plan de vigilancia epidemiológica. Este año está previsto analizar 1.497 ejemplares en España (52 en Galicia y 23 en la provincia de Lugo), según el Ministerio de Agricultura.

En un país con un sector porcino tan potente como España -es el primer exportador de la UE y de los primeros del mundo- la reaparición de alguna de estas enfermedades supondría un gran golpe económico, por lo que hace años que inició un plan de control de la peste porcina clásica en la población de jabalí, de acuerdo con las directrices europeas. El Gobierno español decidió aprovechar ese esfuerzo de muestreo para controlar también la peste africana, la enfermedad de Aujeszky y la enfermedad vesicular porcina.

El programa se lleva a cabo con las comunidades autónomas durante la temporada de caza. Se toma una muestra de sangre, que se remite a los laboratorios oficiales. Si el análisis serológico fuera positivo o dudoso se remitiría al Laboratorio Central de Veterinaria de Algete. De momento, todas las pruebas han sido negativas.

Eduardo Yus, profesor de Enfermedades Infecciosas del campus, cree que la peste porcina llegará a España "más pronto que tarde" 

La peste porcina clásica fue una enfermedad endémica en España desde 1952 hasta su erradicación en 1986, aunque hubo brotes a finales de los noventa y en 2001 y 2002 en varias provincias. En países del centro y del este de Europa, esta peste se mantiene activa desde 2005 en poblaciones de jabalíes silvestres y algunos gobiernos llevan a cabo programas de vacunación. El año pasado se declararon focos en Rusia.

La peste porcina africana estuvo confinada en ese continente hasta los años cincuenta, cuando llegó a Europa, desde Angola a través de Portugal. España se declaró libre en 1995. Hace años que solo era endémica en Cerdeña, pero 2007 apareció en el Cáucaso y en 2017 hubo focos en varios países del este. Se considera una enfermedad que se expande rápidamente a nivel internacional ya sea a través de carne de cerdo infectada o debido al movimiento de jabalíes infectados. Según explica el Gobierno, esta especie silvestre, al alza en muchos países, está jugando un papel importante. "La opinión científica más extendida es que la ausencia de especies carroñeras unido a las bajas temperaturas del invierno hacen que los cadáveres de los jabalíes muertos se mantengan en el campo durante largos periodos de tiempo y sean una fuente de infección para los jabatos de la primavera siguiente", señala la Subdirección General de Sanidad e Higiene Animal.

Los daños económicos que la enfermedad está provocando en los países afectados son muy importantes porque implica sacrificios masivos en granjas afectadas, señala Eduardo Yus, profesor de Enfermedades Infecciosas en la facultad de Veterinaria de Lugo. En opinión de este experto, siendo "realista", la enfermedad llegará a España "más pronto que tarde" ya que, aunque está prohibido el traslado de jabalíes entre países, es imposible controlar el movimiento de los animales.

No obstante, Yus explica que de momento en España la mayor preocupación es que el jabalí sea reservorio de la tuberculosis y que este factor juegue en contra de la erradicación de esta enfermedad en el ganado. En el centro y el sur peninsular se detectaron jabalíes infectados, aunque, en opinión del profesor lucense, quizás lleven más culpa de la que tienen porque la realidad es que, en algunas zonas, la tuberculosis todavía está bastante presente en la cabaña ganadera. En Galicia la enfermedad en el sector bovino está muy controlada, por lo que la presencia de jabalíes infectados supondría un riesgo grande.

Un plan nacional vigila la población de jabalíes para evitar que...
Comentarios