lunes. 03.08.2020 |
El tiempo
lunes. 03.08.2020
El tiempo

El plan de ayuda alimentaria refuerza el auxilio social y llegará a 9.000 lucenses

Abelleira, Liñares y Rodríguez, en el almacén de los alimentos. XESÚS PONTE
Abelleira, Liñares y Rodríguez, en el almacén de los alimentos. XESÚS PONTE
La aportación estatal complementa la asistencia en un momento en que la demanda es aún acuciante en Lugo

Cerca de 9.000 lucenses en situación de vulnerabilidad recibirán productos básicos a través del plan de ayuda alimentaria, cuya puesta en marcha permitirá apoyar la asistencia a ciudadanos en situación crítica.

La subdelegada del Gobierno, Isabel Rodríguez, anunció este miércoles el inicio del reparto de alimentos, en la primera de las tres fases que se llevarán a cabo durante este año a través del programa del Fondo Español de Garantía Agraria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Rodríguez supervisó el almacenamiento y distribución de los alimentos por parte de Cruz Roja durante una visita junto al presidente provincial de esa entidad, Luis Abelleira, y el responsable de Agricultura y Pesca de la Subdelegación del Gobierno, Enrique Liñares.

La subdelegada destacó la labor que realizan Cruz Roja y el Banco de Alimentos, las dos organizaciones encargadas de hacer llegar los alimentos a las 71 entidades que realizarán el reparto entre las 8.823 personas de la provincia a las que les llegará la comida.

En la fase iniciada ahora, se distribuirán en la provincia 151.901 kilos de alimentos, por un valor de 115.441 euros. Las partidas incluyen aceite de oliva, alubias cocidas, arroz, conservas de carne y de sardina, leche, fruta en conserva, macedonia de verduras en conserva, pastas, potitos infantiles de fruta y pollo, batidos de chocolate y tomate frito.

Se trata de productos no perecederos, de fácil transporte y almacenamiento y a través de ese sistema se repartieron el año pasado en Lugo 684.290 kilos de alimentos en la provincia, por un valor de 653.808 euros.

BANCO DE ALIMENTOS. La necesidad de ayuda en Lugo sigue siendo acuciante y, a modo de ejemplo, el martes acudieron más de mil personas a buscar comida al Banco de Alimentos, según explicaba el miércoles la responsable de la entidad, Amadora Nuñez. Decía, con todo, que ha bajado algo el número de vecinos de la capital que acuden en busca de ayuda, sobre todo porque hay autónomos que han vuelto al trabajo, explicaba.

Los martes se hace el reparto para las familias necesitadas de la ciudad y el viernes la entrega es para residentes en otros municipios de la provincia, salvo los de A Mariña y Monforte, donde el Banco de Alimentos tiene también sedes y hace repartos.

En A Mariña, explicaba Amadora Núñez, ha llegado a haber durante esta crisis 800 beneficiarios y ahora se han reducido ya a unos 675. En Monforte, relató, hay algo más de 400 familias que acuden en busca de alimentos.

IGLESIA. Muchos lucenses también reciben ayuda en estos momentos a través de la Iglesia, que canaliza esa labor a través de Cáritas. La crisis provocada por el coronavirus llevó al obispo a crear un fondo permanente, que nació dotado con 100.000 euros para atender situaciones de urgencia.

El fondo anunciado por el obispo, Alfonso Carrasco, tuvo su origen en una propuesta lanzada por los curas de la diócesis, que ante las necesidades que apreciaban en los fieles vieron la necesidad de actuar para dar apoyo y acompañamiento sobre todo a personas mayores y que viven solas. Los fondos aportados por los sacerdotes de su dinero personal sumaron 44.000 euros y acabaron formando parte de ese programa lanzado por el Obispado, que aportó otros 32.000 euros. Se complementó con 24.000 euros de Cáritas, que será quien gestione esa partida en un momento de emergencia social.

Desde el Obispado detallaban este miércoles que la campaña iniciada por los sacerdotes también logró reunir aportaciones ciudadanos comprometidos con el proyecto.

SOLIDARIDAD. Hay enfermeras que han donado todo su sueldo al Banco de Alimentos

Los lucenses se han volcado con el Banco de Alimentos y hay incluso enfermeras que "después de lo que han pasado, han donado su sueldo íntegro", explicaba este miércoles Amadora Núñez, que contaba que también muchos médicos han hecho donaciones muy importantes para sostener la entrega de comida a los lucenses más vulnerables.

La ola de solidaridad ha permitido al Banco de Alimentos reunir 34.000 euros, detallaba Amadora Núñez, que contaba que ha habido "donaciones de mucho dinero y también de dos, de seis, de diez o de cincuenta euros. Mucha gente ha dado lo que ha podido".

De esos 34.000 euros reunidos con aportaciones ciudadanas, el Banco de Alimentos invirtió ya 25.000 en adquirir comida. "Compramos lentejas, arroz, azúcar, aceite de girasol, harina y pasta", detallaba el miércoles Núñez. Se han hecho reservas para atender las demandas actuales.

La responsable del Banco de Alimentos de Lugo detallaba que el resto del dinero se ha guardado de momento, "por si a corto plazo vienen peor dadas, para tener fondos suficientes para aguantar al menos el primer golpe".

El plan de ayuda alimentaria refuerza el auxilio social y llegará a...
Comentarios