domingo. 23.02.2020 |
El tiempo
domingo. 23.02.2020
El tiempo

La plaga de la rata topo pone en jaque 300 explotaciones en Lugo

Un técnico de Medio Rural, en una finca dañada por las ratas topo. EP
Un técnico de Medio Rural, en una finca dañada por las ratas topo. EP
Medio Rural desplazó a técnicos para evaluar los daños en prados y cultivos de ocho municipios de A Montaña y la zona de Sarria

A la avispa velutina o la polilla guatemalteca, dos de las plagas más graves que afectan al agro gallego, se suma la rata topo, que castiga las praderías y cultivos de ocho municipios de las comarcas de A Montaña y Sarria, La Consellería do Medio Rural desplazó a varios técnicos para comprobar sobre el terreno el grado de afectación comunicada por los ganaderos y agricultores de unas 300 explotaciones, que ven seriamente mermada su rentabilidad por esta lacra. "Se a situación se prolonga ou empeora, pode que perigue a viabilidade dalgunhas granxas", explica Miguel Tomé, responsable de Unións Agrarias en la comarca sarriana.

Las declaraciones tramitadas por los productores ante la Xunta cifran en 1.629,63 hectáreas, repartidas en 3.000 parcelas, la superficie destrozada por este roedor en los ayuntamientos de As Nogais, Baralla, Cervantes, Folgoso do Courel, Navia de Suarna, Pedrafita do Cebreiro, Samos y Triacastela.

El objetivo de esta evaluación es recabar datos para decidir las medidas a adoptar, de acuerdo con el protocolo fijado para este tipo de plagas. Desde la Consellería do Medio Rural apuntan que es precio actuar "coa máxima prudencia e cautela á hora de tomar as decisión oportunas, co fin de non danar a flora e a fauna".

La presencia de este roedor en la zona de A Montaña se remonta a unos diez años. Entonces, la Xunta efectuó un control mediante trampas, así como con tratamientos específicos para frenar su proliferación con un producto prohibido hoy en día por la UE.

David Rodríguez Méndez: "O ano pasado collemos pouca herba e a situación ten traza de ir a peor de cara á vindeira primavera"

El problema se agudizó en abril del año pasado, cuando Unións Agrarias denunció la situación, a raíz de las quejas de los ganaderos. Hubo una reunión con responsables de la jefatura territorial de Medio Ambiente, aunque finalmente se concretó que el caso dependía de Medio Rural. Miguel Tomé precisó que los ganaderos esperan desde entonces una solución, "pero ante a falta de respostas, denunciamos nos medios o problema a principios de novembro".

DAÑOS. La rata topo o ‘arvícola terrestris’ destroza los campos y praderías de estas tierras altas de la provincia al hacer galerías subterráneas y sacar la tierra a la superficie. "A produción de pasto redúcese moito", indica Miguel Tomé. Cuando se recoge forraje, la hierba va mezclada con tierra. El problema se agrava en las parcelas de producción ecológica, más dependientes para el pastoreo.

Triacastela y Pedrafita son los municipios más dañados por la plaga. David Rodríguez, un ganadero de Chao da Pena, en este último ayuntamiento, tiene todas sus fincas con daños. "Xa o ano pasado collemos pouca herba e de mala calidade, ao traer terra. A situación ten traza de ir a peor esta primavera. Necesitamos solucións con urxencia para que non perigue o futuro da explotación", afirma este joven que se incorporó hace dos años a la actividad agraria.

La Xunta desplazó personal para trabajar sobre el terreno en noviembre. Los afectados se comprometieron a trasladar los datos del suelo dañado después del puente de la Constitución. El plazo de declaración se prolongó, a petición de los ganaderos, hasta la festividad de Reyes. Una vez elaborado el mapa de la plaga, volverán a mantenerse reuniones con los afectados para consensuar las medidas aplicables, siempre que sean compatibles con la actividad ganadera y con el medio ambiente.

Miguel Tomé: "Sería bo fixar unha liña de subvencións para reducir os custos nas granxas pola escasez de pastos e forraxe propios"

En un primer momento, "os propios gandeiros trasladaron á Xunta que as medidas a levar a cabo non terían efectos en periodos de choiva ou neve", unas condiciones metereológicas que se dieron desde noviembre hasta finales del año pasado.

Las acciones para la erradicación de la rata topo podrían pasar por la roturación de las tierras o el tratamiento con sulfato de aluminio, que en contacto con la humedad del terreno se descompone para formar un gas llamado fosfina. Otra fórmula para reducir la población de estos roedores es la presencia de animales que son depredadores naturales, como el cárabo común, un avez rapaz nocturna que es utilizada en Navarra.

Miguel Tomé demanda "a creación dunha liña de subvencións para reducir o aumento de custos nas granxas pora escasez de pastos e forraxes propios", tal como se hizo en Asturias hace dos años por este mismo problema.

Expansión | Un fenómeno favorecido por el cambio climático
Las plagas de roedores en praderías se extienden por Europa como consecuencia, entre otros factores, del cambio climático, así como por la menor presencia de sus depredadores. La suavidad del invierno en A Montaña facilitó la expansión de la rata topo. Esta plaga no es nueva en la cornisa cantábrica. En los últimos años se detectaron importantes colonias en zonas altas como el Pirineo navarro o la denominada Comarca de la Sidra en Asturias. No se trata de un ratón común, ya que hace galerías y levanta la tierra. A diferencia del topo, muerde la raíz de hierbas y plantas.

Características
La rata topo es un roedor que mide entre los 12 y 18 centímetros. Vive entre 15 y 24 meses y puede tener entre cuatro y seis partos al año. El número de crías por camada oscila entre una y seis. Su capacidad de colonización es mucho mayor que la del ratón de campo y provoca daños más cuantiosos. Su erradicación es más difícil, al moverse casi todo el tiempo bajo tierra.

La plaga de la rata topo pone en jaque 300 explotaciones en Lugo
Comentarios