domingo. 07.06.2020 |
El tiempo
domingo. 07.06.2020
El tiempo

El debate sobre el pin parental levanta ampollas entre la comunidad educativa lucense

Jornada de visibilización del colectivo LGTBIQ+, en un centro de Lugo. AEP
Jornada de visibilización del colectivo LGTBIQ+, en un centro de Lugo. AEP
Padres de la escuela concertada defienden la idea para que "no se adoctrine" en clase y los de la pública la critican por restar libertades

La propuesta del pin parental, que se aplica en Murcia desde septiembre tras ser planteada por Vox, está generando debate en las comunidades educativas de todo el país y en Lugo, donde la opinión de padres de los centros concertados y públicos difiere por completo. De esta forma, Fapa- Lugo —la federación de anpas de colegios concertados— defiende el pin parental por entender que en los centros educativos se está llevando a cabo "un adoctrinamiento" de los alumnos en cuestiones éticas y morales.

"La educación en los colegios se debe centrar solo en las asignaturas porque una cosa es enseñar y otra, adoctrinar en cuestiones morales. Estos temas tienen que estar en manos de las familias, según sus criterios y creencias, y todo lo que no está dentro del currículo no tiene por qué ser obligatorio", indica María Eugenia Díaz- Velarde Hurtado, vicepresidenta de Fapa Lugo.

Díaz-Velarde dice que son los padres quienes deberían dar autorización sobre la asistencia de sus hijos a actividades que traten sobre "cuestiones morales". "Los padres tenemos ese derecho porque los hijos no son del Estado, son nuestros. Y la responsabilidad de su educación moral también es nuestra. La Constitución te da derecho a elegir el tipo de educación y el Estado está adoctrinando en cuestiones que pertenecen a la familia", insiste.

María Eugenia Díaz-Velarde, que preside también el Anpa del colegio San José, añade que Educación para la Ciudadanía "fue otro adoctrinamiento que metieron como materia obligatoria y esto no puede ser porque el Estado coarta nuestra libertad", añade.

Esta postura no es, en cambio, compartida por la Fapacel, la federación de Anpas de los centros públicos. Isabel Calvete, presidenta de este colectivo en Lugo, considera que el pin parental atenta contra la diversidad y los derechos del alumnado. "Está fuera de lugar en un momento en el que se está luchando por la inclusión educativa", afirma.

Isabel Calvete manifiesta que todas las actividades extracurriculares dentro del horario lectivo son acordadas por los consejos escolares, donde hay representantes de padres, alumnos y docentes. La presidenta de Fapacel afirma, además, que la educación en valores es necesaria en la escuela "ante la falta de solidaridad que hay en la sociedad".

De la misma opinión que Isabel Calvete es Uxío Fernández Viñas, tesorero del Anpa del colegio Quiroga Ballesteros. «"stou totalmente en contra do pin parental porque hai temas —como, por exemplo, son o feminismo ou a homosexualidade— que se deben falar nos colexios e ninguén pode dicir que non se poden falar precisamente para non ter casos de acoso na escola e para a formación integral dos nenosnenos como persoas", asegura este progenitor lucense.

PROFESORADO. Los sindicatos de profesores mostraron también su oposición a esta propuesta de Vox y piden un pacto por la educación a nivel estatal. Según Julio Díaz, presidente de Anpe Galicia, esta idea es "un retroceso" y argumenta que "non é de recibo que os pais teñan que asinar unha autorización para que o profesorado poida impartir docencia xa que isto vai contra a liberdade de cátedra".

Díaz se dirige a los padres para decirles que estén tranquilos "xa que na materia curricular e das áreas transversais non se adoutrina en ningunha idea senón que se lles dá aos alumnos unha educación de calidade".

También CSIF-Educación rechaza el pin parental. "Os currículos van de acordo cos valores constitucionais e son de obrigado cumprimento. Polo tanto, estamos en contra desa voluntariedade para asistir ou non ás materias ou actividades complementarias feitas en base ao currículo", afirma Emérita Fernández Díaz, responsable de CSIF-Educación en Lugo.

Julio Díaz, presidente de Anpe Galicia: "Non é de recibo que os pais teñan que asinar unha autorización porque isto vai contra a liberdade de cátedra"

Este sindicato rechaza que se adoctrine desde la escuela pública. "O profesorado está sometido a unhas leis e se hai algo que se fai mal, está Inspección para denuncialo. Ademais, as actividades que se fan están recollidas nos proxectos educativos dos centros, que son aprobados polos consellos escolares", indica Emérita Fernández.

Por su parte, Javier Miragaya Otero —director de un instituto, donde es responsable de las actividades extracurriculares— afirma que más autorizaciones paternas de las que hay complicarían la actividad docente. "Estamos facendo autorizacións para todo tipo de saídas, sexan os alumnos menores ou non, e poñer máis permisos para organizar charlas sobre a igualdade de xénero ou sexoloxía conlevaría, ao final, que non se fixesen porque acabarían dando problemas", afirma.

Este director apuesta por promover, desde la escuela, "unha mente máis aberta en canto ao respecto ao outro, independentemente da súa sexualidade" e insiste en que "o resto é poñer trabas e erguer aramados onde non os hai; as crenzas de cada persoa non se teñen que ensinar nos colexios pero si hai que ensinarlles aos rapaces a ser críticos e a pensar", apunta.

María Eugenia Díaz-Velarde, vicepresidenta de Fapa Lugo: "Los hijos no son del Estado, son nuestros. El Estado está adoctrinando en cuestiones que pertenecen a la familia"

FEIJÓO. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, evitó este lunes posicionarse sobre el pin parental, pero pidió sosiego. "Este tema merece ser tratado con el sosiego que se precisa para delimitar las responsabilidades de los padres en el ámbito educativo y de los docentes. Todo esto supone banalizar temas complejos y politizar y adoctrinar temas educativos", dijo este lunes a los medios en Ourense.

Feijóo se mostró "sorprendido", además, ante la "amenaza del Ejecutivo central de intervenir la educación en Murcia" en lo que, afirmó, es un "intento de desviar la atención" ante otro tipo de problemas. Por otra parte, la oposición buscará en el Parlamento de Galicia, con distintas iniciativas, que el PP se posicione sobre el pin parental y lo destierre del sistema educativo gallego.

Abascal, junto a un diputado con la bandera LGTBI. ARCHIVO

Una realidad ya en Murcia
Los padres murcianos hacen uso ya, desde septiembre, del pin parental, propuesto por Vox a sus socios de gobierno en dicha comunidad autónoma, PP y Ciudadanos.

¿EN QUÉ CONSISTE? El pin parental permite a los padres vetar actividades y temas que consideran controvertidos, especialmente en sexualidad, violencia de género o derechos LGTBI. Ahora Vox pretende hacer lo mismo en Andalucía.

¿QUÉ DICE EL GOBIERNO? Esta medida fue criticada por el Gobierno de coalición, que dio un plazo de un mes al Ejecutivo murciano para dejar de aplicar esta medida antes de acudir a los tribunales.

 

El debate sobre el pin parental levanta ampollas entre la comunidad...
Comentarios