domingo. 08.12.2019 |
El tiempo
domingo. 08.12.2019
El tiempo

Pilar de Lara investiga una red de narcos lucense que blanqueó millones en paraísos fiscales

Escondite para drogas en un coche. EP
Escondite para drogas en un coche. EP

El juzgado ha conseguido bloquear cerca de seis millones en cuentas de Andorra, Suiza, Macao, Bahamas y Luxemburgo

El juzgado de instrucción 1, que dirige Pilar de Lara, investiga una red de tráfico de drogas y de tabaco asentada en Lugo, de la que se sospecha que ha blanqueado más de seis millones de euros con cuentas asentadas en varios paraísos fiscales. El supuesto líder de la banda J.C.P, asentado en la zona sur de la provincia, habría creado además una compleja red de empresas y firmas offshore para blanquear el dinero. La operación sigue todavía abierta y se encuentra bajo secreto de sumario.

En la cúspide de la red se sitúa este individuo, que contaba ya con numerosos antecedentes por contrabando de tabaco, actividad en la que se habría iniciado en los años ochenta. Sin embargo, todo apunta a que con el tiempo decidió dedicar la estructura creada al tráfico de sustancias mucho más lucrativas: heroína y cocaína. Entre los múltiples investigados en esta instrucción se encuentran, además, la pareja de principal sospechoso, varios cómplices y cerca de una decena de familiares directos, que habrían actuado como testaferros en las empresas creadas para ocultar los ingresos ilícitos.

La operación se inició ya en 2014. Tras varios meses de investigaciones policiales, escuchas telefónicas y seguimientos, por fin pudo procederse a la detención de los principales sospechosos y al registro de numerosos vehículos e inmuebles. En un primer momento, se localizaron tres kilos de heroína y uno de cocaína escondidos en habitáculos especialmente diseñados para su ocultación en un Audi 6 que utilizaba J.C.P. En el vehículo había además sustancias para cortar y adulterar la droga y 149.000 euros en efectivo. En los registros domiciliarios tanto de su casa como de la de su pareja los agentes se incautaron además de balanzas de precisión, máquinas embolsadoras y otros 83.000 euros en efectivo.

En los registros de vehículos y de domicilios se localizaron tres kilos de heroína y otros dos de cocaína


En otra fase de la operación se detuvo a uno de los principales cómplices del jefe, que se había trasladado a Madrid con la intención de comprar otros dos kilos de cocaína. Llevaba un Mercedes con habitáculos preparados para esconderla, en lo que parecía ser el modus operandi habitual de la banda, que disponía de numerosos vehículos de alta gama con escondites. En el registro del domicilio de este investigado se encontró otro kilo de cocaína.

PENSIONISTA. Los investigados habían despertado las sospechas, entre otras cosas, por el elevado nivel de vida que llevaban pese a no tener actividad profesional conocida. Más aún, el jefe de la banda era pensionista y cobraba 11.000 euros al año. La explicación la encontraron los investigadores cuando pudieron estudiar la numerosa documentación que encontraron en los domicilios y los ordenadores de los sospechosos.

Lo que encontraron fue un entramado empresarial con más de una docena de sociedades en España y en paraísos fiscales, con cuentas bancarias en Andorra, Macao, Bahamas y Suiza. En total, se lograron bloquear fondos en España y en el extranjero por más de 5,8 millones de euros. No eran, sin embargo, todos los fondos de los que disponía la organización: el juzgado ha realizado anotaciones preventivas sobre cerca de 40 inmuebles en Lugo, Ourense, Asturias y Marbella. En total, están valorados en 1,3 millones de euros.

Escondidos en el habitáculo secreto de un coche había 149.000 euros, y otros 83.000 en la casa del jefe y de su pareja



Pero llegar a ese punto no fue sencillo, hubo que desentrañar la maraña de sociedades y empresas tras las que el líder de la banda había escondido sus ganancias. Al frente de buena parte de esas sociedades figuraban sus familiares, desde su pareja y su exmujer hasta varios de sus sobrinos, todos ellos considerados por los investigadores meros testaferros.

Además, también contaba con la ayuda de un asesor económico, que dirigía una gestoría en Monforte, y de contactos en bancos tanto de Andorra como de Suiza. También buscó el consejo de una firma de abogados especializada en Madrid, que le ayudó a crear sociedades offshore en Londres y otras capitales conocidas por su opacidad fiscal, como Luxemburgo.

A través de las mismas, y con complejas operaciones de compraventa, controlaba las sociedades para gestionar sus negocios "legales" en España, algunas de las cuales usaba también para adquirir los vehículos de alta gama con caletas preparadas para el narcotráfico.

Trataron de repatriar casi dos millones desde Suiza aprovechando la amnistía de Montoro
Como otros muchos delincuentes, estafadores, blanqueadores de capital y evasores de impuestos en este país, el jefe de la banda de narcos lucese también vio el cielo abierto cuando el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aprobó en 2012 la ley de amnistía fiscal para los que repatriaran dinero que tenía de manera ilegal en el extranjero. En este caso, y a través de la conocida oficialmente como Declaración de Bienes Situados en el Extranjero, J.C.P. trató de regularizar durante 2012 y 2013 casi dos millones de euros que tenía en una cuenta de un banco en Suiza. Afortunadamente, el juzgado consiguió bloquear los fondos.

ste dinero, según apuntan los investigadores, provenía en forma de acciones y obligaciones de una cuenta abierta previamente en el mismo banco suizo cuya titularidad correspondía a otra sociedad con sede en las Bahamas. Esto da idea de la compleja estructura que este hombre, que se desplazaba con regularidad al extranjero, había conseguido crear tras años de dedicación al contrabando y al narcotráfico.

 

Una suerte altamente improbable
Una de las empresas investigadas, en la que figura como máxima responsable la exmujer del principal acusado, llamó la atención de los agentes por las aportaciones de la mujer para comprar distintos bienes, como inmuebles o vehículos. Entre esas aportaciones, Pilar de Lara destaca los 363.941 euros que la mujer declaró entre 1996 y 2015 como proveniente de distintos premios de la Lotería Nacional y de los sorteos de la Once.

"Parece un exceso de suerte altamente improbable", razona la jueza, que cree que compraron décimos premiados para blanquear dinero.

 

Pilar de Lara investiga una red de narcos lucense que blanqueó...
Comentarios