"Cada verano visitaba un pazo en O Saviñao en el que había una pared llena de reliquias"

Pilar Eyre: "El día en el que quedé finalista en el Planeta fue uno de los más tristes de mi vida"

La vida de esta periodista y escritora es unidireccional. Su instinto la conduce. Ella avanza desoyendo las contradicciones que suponen cada pequeño avance. Quería escribir sus sentimientos, lo hizo en dos novelas. Pasó este jueves por Lugo para comentarlas con los lectores que acudieron a su encuentro en el arranque de las 'Catas literarias' del MIHL
Pilar Eyre, durante el acto en el MIHL
photo_camera Pilar Eyre, durante el acto en el MIHL

La valentía de Pilar Eyre (Barcelona, 1951; con orígenes en Monforte y O Saviñao) se manifiesta en sus gestos. Mira de frente, con la barbilla erguida; no transmite un desafío, sino disposición a afrontar lo que venga. Tampoco teme negarse. Sabía que no debería comer caza en la comida de este jueves y pidió perdiz. Le sería más cómodo no contar sus tres días de pasión y sus meses de vía crucis con Sébastien, y los contó en ‘Mi color favorito es verte’. Esa obra la llevó a la final del Planeta. Hubiese sido preferible que Pilar Eyre no contase la gira de presentación de ese libro en una novela y lo hizo en ‘Nomeolvides’.

Cuando estaba redactando ‘Nomeolvides’, en las que se describe pieza a pieza el engranaje del premio Planeta, podría haber apostado su patrimonio a que no se la publicarían.

Era la primera vez que se contaban las intimidades de la editorial Planeta. Tenía ese temor. Ellos no sabían que estaba escribiendo eso. Debieron de pensar que estaba con uno de mis libros sobre una princesa del siglo XVII. Les entregué el manuscrito y solamente me pidieron un cambio. Había una página en la que repetía tres veces la palabra ‘'polla'’.

Aparecen nombres de unas sesenta personas: escritores, editores y periodistas principalmente.

La editorial tuvo la precaución de pedir consentimiento a cada persona a la que menciono. Si alguna se negaba a aparecer hubiese tenido que poner un seudónimo o eliminar el párrafo, pero todas, absolutamente todas, aceptaron. Pensé que el ganador, Jorge Zepeda, y su novio se iban a negar porque no salen bien parados, pero son personas inteligentes.

"Mi color favorito es verte’ era un regalo a Sébastien. Lo había tenido en mis brazos y quería volver a tenerlo"

‘Mi color favorito es verte’ es el recuerdo de los tres días de amor y dolor que vivió usted con un hombre llamado Sébastien. Algo que le ocurrió. ¿Cómo soporta tener que hablar sobre la desazón que le provocó ese encuentro en cada presentación de la novela que hace?

Me gusta hablar de esa historia. En realidad escribí la novela porque cada vez que salía con mis amigas, ellas querían hablar de sus cosas y yo siempre les hablaba de Sébastien. Estaban hartas.

¿Cuál considera que fue el momento más difícil de la gira?

La cena de la entrega del premio Planeta. Al anunciarme como finalista, me dijeron que tenía que hablar sobre el libro. Cuando me dirigía al escenario todo iba muy rápido en mi cabeza. Podría haber dicho que era una historia de ficción, pero prefería ser honesta. Me había metido en la vida de tantas personas que no podía mentir. El acto estaba lleno de periodistas que se quedaron con los ojos abiertos.

Pero hay un momento, unos meses antes, en el que usted decide hacer una novela con esa relación. ¿Calculó lo que podría pasar?

En absoluto. Ese libro era un modo de atraer hacia mí a Sébastien. Lo había tenido en mis brazos y quería volver a tenerlo. Era mi regalo, el segundo premio literario más importante de España. Otras mujeres regalan corbatas. Yo quería regalar un premio Planeta. Estaba convencida de que lo iba a ganar. Pero quedé finalista. Fue unos de los días más tristes de mi vida porque era mi regalo. Aunque ahora estoy muy contenta.

"La infanta Cristina está con Iñaki Urdangarín por amor. Ha resistido las presiones para separarse"

¿Cómo reaccionó Sébastien al saber que protagonizaba la novela finalista de un galardón con esa trascendencia?

Eso no se lo voy a contar.

Hubo un segundo encuentro.

Sí, estaba en una librería del Raval firmando ejemplares de mi novela. La gente se iba a acercando a una mesa y, de repente, vi una mano que me sonaba. Levanté la cabeza y era Sébastien. Fue emocionante. Nos abrazamos y tiramos todo lo que estaba alrededor.

¿Va a haber una tercera novela?

Me insisten para que siga,pero esa historia ya está contada.

Mala noticia para sus amigas. Usted ha escrito varios libros sobre la monarquía española. ¿Tienen esas mismas pasiones dentro del matrimonio?

Sí, tienen las mismas pulsiones que los demás. Creo que la infanta Cristina está con Iñaki Urdangarín por amor. Ha resistido todas las presiones para que se separe. Lo mismo ocurre con el rey Felipe. Tiene que estar absolutamente enamorado para casarse con alguien que no tiene sangre azul, que es periodista y que tiene un pasado.

¿Doña Letizia le corresponde?

Sí. Su papel no es fácil.

Comentarios