Hallada sin vida una lucense desaparecida

La familia alertó de su desaparición en la mañana de este miércoles
Un coche de la Policía Nacional. ARCHIVO
photo_camera La Policía buscó a la mujer durante horas. ARCHIVO

La desesperada búsqueda de Rosa Isabel Fernández Varela se cerró en la noche de este miércoles con un resultado trágico. La mujer apareció sin vida.

La familia hizo este miércoles un llamamiento desesperado pidiendo la colaboración ciudadana para intentar localizarla, ya que la mujer sufría depresión y permanecía desaparecida desde primera hora de la mañana.

Al final, el temor de su hijo se hizo realidad y la mujer, de 64 años, fue hallada sin vida.

Todos los indicios apuntan a que decidió quitarse la vida ya a primera hora de este miércoles, aunque no se la localizó hasta la noche, de modo que resultaba imposible saber si se podría haber hecho algo por ella de haberla localizado horas antes.

El desenlace fue desgarrador para su hijo, que durante la jornada se temía ya lo peor y que denunció que el psiquiatra le dio el alta a su madre el martes tras ingresar el lunes en el Hula por un intento de suicidio. El hijo advirtió este miércoles que su madre ha sido víctima de una mala atención psiquiátrica, pues hace dos años también fue dada de alta en un momento en el que padecía una grave crisis, dijo.

Además de haber intentado quitarse la vida este pasado lunes la mujer había expresado que continuaba con sus intenciones suicidas, un problema que no se atendió adecuadamente, sostenía este miércoles su hijo, que estaba destrozado.

Los suicidios constituyen un grave problema de salud pública, pero se pueden prevenir con una adecuada atención. En el Hula existe una unidad específica para tratar este tipo de casos y el médico de cabecera puede remitir a ella o dar tratamiento al afectado. También se puede llamar, en el caso de tener pensamientos o intenciones suicidas, al teléfono de la esperanza (717.00.37.17) o acceder a la web papageno.com.

En Lugo hay en marcha este momento un proyecto de prevención, promovido por Serfuja, que prepara una guía para sanitarios que busca atajar las muertes evitables. Se trata de una iniciativa que la compañía lucense lanza con el fin de dar visibilidad al problema y que Jorge Balado, gerente de la firma, presentó junto al joven Román Reyes, que está al frente de la asociación Stop Suicidios, una iniciativa que promovió tras quitarse la vida su madre. Reyes pelea por lograr medios para evitar esas muertes, en las que ve responsabilidad del Estado por la falta de medios.