martes. 16.07.2019 |
El tiempo
martes. 16.07.2019
El tiempo

TRES DÉCADAS EN LA RED

La pica lucense en el ciberespacio

Manuel Fernández Prado, creador de Lugonet.EP
Manuel Fernández Prado, creador de Lugonet.EP

Las primeras webs que se crearon en Lugo a mediados de los años 90 era más personales que comerciales ►Internet era un nicho de mercado para los emprendedores y una alternativa para difundir la obra de los escritores

LUGO. A mediados de los años 90 surgían las primeras webs en la provincia de Lugo. Entonces el dominio de una página en la red costaba unas 100.000 pesetas —601 euros—. Hoy en día, un cuarto de siglo después, es asequible. Vale casi 100 veces menos, unos siete euros.

Esas webs iniciales solían ser personales. Eran contadas las de negocios. Uno de los pioneros fue Ramón Llopart, que regentaba entonces el restaurante La Oca y la discoteca Charly Max, dos establecimientos hosteleros situados en el Gran Hotel Lugo.

"Fui el primero de Lugo y el primero que tuvo ADSL", recuerda este empresario, de 73 años, desde su retiro en su localidad natal, Sant Feliu de Guixols, en la comarca del Bajo Ampurdán (Girona).

Entonces, sin ningún tipo de formación previa, solo con el conocimiento que había adquirido de manera autodidacta, elaboró artesanalmente una página personal y otra de uno de sus negocios, La Oca. Desembarcó en la red, como asegura, "por curiosidad, por pura chafardería, por saber cosas que de otra forma era muy difícil. Tenía tiempo libre. Internet abría todo un mundo. Las facilidades que ofrece son todas".

Su web personal era, según explica Ramón Llopart, una sucesión de "links de muchas páginas de todos los tipos que me pudieran interesar en algún momento determinado".

La página del restaurante tenía una vocación comercial. "Era una forma de anunciar el negocio. Estaba toda la carta, el personal, fotografías del local... Era una forma de publicitarlo y de ver el menú desde casa", dice este empresario catalán, que recuerda que las empresas lucenses que disponían entonces de web eran "excepciones", mientras que actualmente «el que no tiene página, no existe».

Ramón Llopart, que reconoce que hoy en día sigue "conectadísimo a internet", pero que precisa que lo hace "con más tranquilidad", recuerda que en aquellos inicios a finales del siglo pasado los lucenses tenían "inquietud en saber de qué iba, qué podían encontrar...".

Si hoy en día decenas de miles de particulares y empresas lucenses tienen web, a finales de los años 90 eran decenas, a secas. Si echamos la vista dos décadas atrás encontramos que entre las firmas e instituciones lucenses que tenían entonces página estaban la Cámara de Comercio, Muebles Franco, Muebles Hermida, la Pousada de Portomarín, Maderas Manuel Villamor y Autoescuela Lucus. Esa es la relación que figura en la web archive.org, en la que se pueden consultar los archivos históricos de la red.

El gusanillo de internet germinó en los empresarios y escritores
Entre los empresarios que crearon las primeras webs en Lugo figuran el gerundense Ramón Llopart (derecha, cuando vivía en Lugo), que creó una página personal y otra del restaurante que gestionaba entonces, La Oca. Los escritores también se percataron de que la red ofrecía muchas posibilidades para difundir su obra, como el cronista oficial de Mondoñedo, Antonio Reigosa (izquierda). Y Manuel Fernández Prado (en la cabecera de la información) fundó la primera empresa que creó páginas para otras, Lugonet.

DIFUSIÓN CULTURAL. Internet abrió también nuevas puertas al mundo de la cultura. Algunos autores se percataron de las posibilidades que les ofrecía esta red de transmisión de información. Es el caso del escritor y cronista oficial de Mondoñedo, Antonio Reigosa. Su bautismo fue un blog, Diario de un traslido, al que años después sucederían las webs Galicia Encantada y Caderno de Campo.

Antonio Reigosa explica que se adentró en este mundo porque era "un complemento para a difusión do que escribía", que, a su juicio, suponía "unha alternativa aos medios tradicionais".

"Lembro o que me costou adaptarme. Procurei nun buscador un manualciño para aplicalo. Era autodidactismo puro e duro", recuerda el cronista oficial de Mondoñedo.

OPORTUNIDAD DE NEGOCIO. La red supuso también un nicho de mercado. La primera empresa lucense que se dedicó exclusivamente a los desarrollos digitales para profesionales fue Lugonet. "Eso nos ha permitido mantener hoy en día una cierta posición", considera su fundador fue Manuel Fernández. Le abrió los ojos el éxito que tuvo el periódico quincenal satírico e informativo La Gaceta de Lugo.

"Vimos que en la edición en papel no vendíamos ni una rosquilla y en cambio en la digital la veían desde Australia y Estados Unidos", apunta este empresario lucense, que recuerda que fue "el primer periódico multimedia de Galicia" porque las noticias iban acompañadas de cortes de audio, que les facilitaba la emisora Radio Lugo SER.

Además de crear webs para empresas, Lugonet fue a lo largo de sus primeros años un portal de Lugo, tanto de páginas personales como comerciales e institucionales.

Esta firma de desarrollos digitales, según indica Manuel Fernández, también tuvo que realizar entonces una labor "pedagógica" para dar a conocer, sobre todo a los empresarios, esta innovadora herramienta y las posibilidades que ofrecía.

De aquellos inicios recuerda que elaboraron la web de una gasolinera, que, a su juicio, "no tenía ningún sentido", y de otro cliente, que "lo único que quería era hacer un anuncio en televisión para poner la dirección de su página".

Si entonces tuvo que vencer ciertas reticencias entre los que no tenían claro subirse a la red, hoy en día es impensable que una empresa no disponga de una web. "Hoy no se concibe si no tienes página, que puede ser más grande, más pequeña", precisa Manuel Fernández.

La pica lucense en el ciberespacio
Comentarios