jueves. 02.12.2021 |
El tiempo
jueves. 02.12.2021
El tiempo

La peligrosa 'justicia' de las redes

Certificado de compra del coche, de segunda mano, y del pago de autónomos.EP
Certificado de compra del coche, de segunda mano, y del pago de autónomos.EP
La conductora señalada por ir al Banco de Alimentos con un Mercedes aclara que solo acudió a ayudar a una amiga y aporta documentos del vehículo y de la situación laboral de la familia

"Yo solo quería ayudar a esta chica y no iba a quitarle nada a nadie", afirma Luisa (nombre ficticio), la mujer que fue grabada recogiendo bolsas de comida en el Banco de Alimentos de Lugo en un Mercedes y cuyo vídeo se hizo viral y provocó un sinfín de juicios sobre el funcionamiento de esta entidad y sobre el perfil de algunos de sus usuarios.

Luisa no para de llorar desde que el vídeo comenzó a circular por toda la ciudad porque asegura que se vio metida "en un lío" que le está costando la salud solo por hacer un favor a una amiga. Esta, usuaria del Banco de Alimentos, no tenía cómo acudir el martes, día de reparto, a la nave del polígono de O Ceao porque perdió el bus y su marido no estaba. "Te llevo yo, le dije. Era la primera vez que iba y va a ser la última", asegura. «Mi amiga tiene cuatro hijos y en el vídeo se ve perfectamente cómo yo la estoy esperando y le ayudo a meter las bolsas en el coche. Si fuera ayuda para mí iría yo a buscarla, ¿no?", inquiere. Según la información aportada por la responsable del Banco de Alimentos, Amadora Núñez, las mujeres llevan varias bolsas porque recogían comida para tres familias.

El móvil de Luisa no para de sonar desde hace dos días, cuando empezó a circular el vídeo, en el que el hombre que lo graba cuestiona que se dé ayuda a una persona que acude "con un coche de 90.000 euros". "Los que me conocen saben cómo soy, ¿pero y los que no? Es que ahora me conoce todo el mundo. Con qué cara salgo yo a la calle con el coche. Yo no puedo con esto", afirma, llorando, sobre la presión social que está soportando. "Pedir no es vergüenza. Es peor robar que coger, pero es que no es el caso", asegura.

Luisa asegura que su familia nunca fue beneficiaria del Banco de Alimentos ni de ninguna otra ayuda social, salvo "los puntos de la Seguridad Social de los niños, hasta que mi marido se puso como autónomo, que me los quitaron". Cuenta que su pareja llegó a España hace 18 años y que siempre trabajó, mientras que ella cuida de los hijos.

La mujer quiso aportar a este periódico los documentos que prueban que su marido paga las cuotas de autónomo y que el coche, de segunda mano, fue comprado en 2020 en Francia. "El coche es de mi marido, le costó 12.000 euros en un desguace en Francia, tenía un golpe y venía con matrícula francesa. Lo arreglamos y lo matriculamos aquí", asegura. "Ni siquiera si fuera nuevo ese coche costaría 90.000 euros", añade.

Luisa dice que no entiende "por qué la gente es tan mala". "Si alguien quiere pruebas, yo voy a pedir papeles donde haga falta y los enseño. El coche está pagado, tengo pruebas de todo. Es que ya no sé qué más puedo hacer. Yo pago lo que tengo que pagar y no debo nada a nadie", afirma.

La mujer habló este jueves con la Policía Nacional para intentar presentar una denuncia, pero no le dieron «ninguna esperanza", asegura, por haber sido grabada en la vía pública. Sin embargo, no está dispuesta a quedarse parada y su plan ayer era acudir al juzgado.

"Ni el coche vale 90.000 euros ni yo soy usuaria del Banco de Alimentos, sino que ayudaba a una amiga"

La responsable del Banco de Alimentos asegura que han identificado a la persona que grabó la escena, que no vive lejos de la conductora, pero esta asegura que no conoce al hombre y que no sabe qué motivación tendría.

"No entiendo por qué la gente es tan mala; tengo pruebas y papeles de todo y puedo enseñarlos a quien quiera"

Núñez, por su parte, está convencida de que la filmación obedece a "machismo e a racismo". Tanto la conductora como la mujer que la acompaña llevan pañuelo en la cabeza. "As mulleres musulmanas, pola súa cultura, non poden ir nun coche con homes que non sexan os seus maridos. Hai familias que non teñen un coche para vir e non van pagar un taxi, sería un escándalo", afirma la responsable de la gestión del Banco de Alimentos, aunque del reparto, y por tanto del control de los beneficiarios, corre a cargo de la asociación Aviva. Edwin Bueno, encargado de esta función, explicó que para dar de alta a un usuario se le exige documentación oficial que pruebe su estado de ingresos y gastos y que esa información se actualiza aproximadamente cada tres meses.

Edwin bueno recalca que Aviva trabaja con voluntarios y que no tiene capacidad para hacer un análisis socioeconómico más profundo de los solicitantes de ayuda. El encargado del reparto asegura que desconoce la identidad de la mujer y por tanto las circunstancias de este caso, pero precisa que, en todo caso, no se puede presuponer la situación de necesidad de una persona en un momento dado por los artículos que lleve.

La peligrosa 'justicia' de las redes
Comentarios