Patrimonio autoriza la pasarela sobre la N-VI, que se inicia en septiembre

El Concello acusa a la Xunta de retrasar la comunicación, que se firmó el pasado 10 de mayo
Recreación de la pasarela peatonal de aceeso al Miño. EP
photo_camera Recreación de la pasarela peatonal de aceeso al Miño. EP

La pasarela peatonal de acceso al Miño y al campo de fútbol Anxo Carro ya dispone de todos los permisos para que las obras puedan arrancar "en breve", según confirma el Ayuntamiento. La fecha prevista de inicio es septiembre, al estar ya adjudicada a la empresa que la construirá, Taboada e Ramos. El presupuesto asciende 862.348 euros y el plazo de ejecución es de seis meses.

El Ayuntamiento confirma que este jueves recibió el último de los informes pendientes, el de la Subdirección de Protección do Patrimonio Cultural da Xunta de Galicia, "a pesar de que a resolución favorable ten data do 10 de maio, é dicir, a comunicación tardou case tres meses en chegar ao goberno local", aseguran desde el propio Ayuntamiento.

El Concello explica que remitió el proyecto a Patrimonio durante el pasado mes de diciembre para su pertinente resolución. "Unha resolución que é obrigada xa que a obra atinxe ao ámbito do territorio histórico do Camiño de Santiago".

Según indica el Ayuntamiento, en el mes de febrero, "dous meses despois de remitir o proxecto a Patrimonio", llegó un informe desfavorable con el argumento de que la pasarela tenía "unha envergadura excesiva", por lo que la empresa responsable del proyecto, Inca, reformuló la propuesta con la eliminación de las abrazaderas metálicas y el rebaje de los pilares.

Las obras, ya adjudicadas, tienen un plazo de ejecución de seis meses y el presupuesto es de 862.348 euros

COLOR CLARO. "Agora chegou a última resolución, que é favorable, e só realiza unha recomendación: pintar dun ton claro a cor da estrutura para que sexa máis acorde coa paisaxe", asegura el Concello.

La pasarela se enmarca dentro del programa europeo Muramiñae, impulsado por el gobierno de Lara Méndez para eliminar la discontinuidad urbana existente entre Porta Miñá y el río y para integrar el entorno fluvial en la ciudad. Este programa está financiado en un 80% por fondos Feder. Según indica el Ayuntamiento, con esta pasarela se crea un nuevo itinerario para peatones y bicicletas que favorece "a continuidade do casco urbano de Lugo á zona do río Miño. Además, dase resposta ás peticións de pasos seguros, en especial o dos miles de siareiros que acoden ao Anxo Carro".

Paso bajo la N-VI
El ayuntamiento lucense ultima la adaptación que exigió Fomento para habilitarlo

En relación con el paso subterráneo de la N-VI, el Ayuntamiento confirma que, aunque depende del Ministerio de Fomento, tiene previsto actuar una vez finalicen los "cambios mínimos" que se exigieron desde Fomento. Una vez resuelta esta situación, se procederá a su licitación, algo que en el Concello calculan que ocurrirá en un plazo máximo de tres meses. Este paso se financia con fondos de la estrategia Dusi.

El Ayuntamiento confirma que no descarta la posibilidad de instalar nuevas pasarelas —más pequeñas y en diferentes lugares — en la N-VI.