martes. 26.01.2021 |
El tiempo
martes. 26.01.2021
El tiempo

El paseo del Mera agoniza sin que nadie asuma la competencia para remediarlo

Pasarela en mal estado en el paseo del Mera. SEBAS SENANDE
Pasarela en mal estado en el paseo del Mera. SEBAS SENANDE
Ni el Concello ni la Xunta, que construyó la ruta, consideran que sea su responsabilidad porque es terreno privado

La ruta del Mera, convertida en uno de los recorridos favoritos de los lucenses desde que se abrió para deportistas y paseantes en 2006, agoniza ahora sin que nadie de un paso adelante para asumir la competencia de su mantenimiento. Mientras, las pasarelas de madera se han convertido en auténticas trampas para los usuarios, con tramos con las tablas tan deterioradas que cualquier mal paso puede significar una peligrosa caída.

El problema, sin embargo, no parece ser en esta ocasión de falta de voluntad, sino de la maraña legal que rodea una infraestructura pública levantada en parte sobre terreno privado y en parte sobre zona de servidumbre del río.

Cofinanciada por Concello, Diputación y Gobierno central durante la etapa del bipartido en Santiago, fue la entonces Consellería de Medio Ambiente la encargada de construirla. Se hizo en su mayor parte sobre terrenos pertenecientes a la comunidad de montes mancomunales de Orbazai, e incluso terrenos con servidumbre de paso, según se supo posteriormente.

Sin embargo, la comunidad de montes, según explicó a este diario su actual presidente, nunca se encargó de su mantenimiento y considera que se trata de una infraestructura pública, ya que está sobre la franja de cinco metros de dominio público que corresponde a todos los ríos. En cualquier caso, recuerdan que el proyecto lo hizo la Xunta y se remiten a lo que figurase en el convenio en aquel momento, documento que por ahora no centra su atención ya que creen que no es su responsabilidad.

La comunidad de montes de Orbazai rechaza ocuparse del mantenimiento de una infraestructura pública

Una visión diferente de la que trasladan desde la Delegación de la Xunta en Lugo, donde no encuentran documento alguno que ponga bajo su responsabilidad el mantenimiento de la ruta. De hecho, asegura la delegación, el Gobierno gallego estaría dispuesto a conceder ayudas a la mancomunidad de Orbazai para que arregle las pasarelas y acondicione el trazado si lo solicita, pero tendría que ser a iniciativa suya ya que, desde su punto de vista, es la comunidad de montes la propietaria.

En una situación similar se sitúa el Concello de Lugo. Conscientes del valor tanto natural como de uso que la ruta del Mera supone para los vecinos, a la vez que de su desastroso estado actual, los responsables municipales también se ofrecen a buscar el modo de hacerse cargo de las actuaciones necesarias. No obstante, al igual que la Xunta, alega que las competencias no son suyas, por lo que habría que desentrañar antes la maraña legal en la que se encuentra el trayecto para poder luego actuar. Incluso en colaboración con otras administraciones o con los propietarios, sean los que sean.

Es decir, voluntad sobra; falta todo lo demás. Mientras alguien se decide a dar el primer paso, el paseo del Mera, también conocido como la ruta de los molinos, sigue deteriorándose a gran velocidad, precisamente en un momento en el que, por la pandemia, los usuarios son cada vez más.

El paseo del Mera agoniza sin que nadie asuma la competencia para...
Comentarios