Martes. 21.05.2019 |
El tiempo
Martes. 21.05.2019
El tiempo

El parón constructivo y la burocracia dibujan un Lugo que parece inacabado

Zona donde los peatones tienen que caminar por la calzada. XESÚS PONTE
Zona donde los peatones tienen que caminar por la calzada. XESÚS PONTE

Numerosas calles continúan sin aceras mientras la maleza se apodera de los márgenes y de los solares que no se construyeron

Pocos barrios de la ciudad se libran de alguna calle que esté a medio hacer. En algunos casos la maleza dificulta el paso por la vía pública y, en otros, los vecinos deben cruzar al lado de campos y plantas por la falta de aceras. En los últimos años, el callejero urbano ha añadido mejoras, pero continúa la falta de proyectos urbanísticos y algunas soluciones han sido parciales.

Peregrino en LugoLos peregrinos atraviesan a diario la Ronda das Fontiñas en medio de su camino hacia Santiago. Dentro de la ciudad no tardan mucho en encontrarse con los primeros obstáculos, uno de ellos llegando al centro histórico. El Carril das Flores resulta de difícil tránsito, con coches que por momentos circulan en los dos sentidos, para acceder a garajes, y con vehículos estacionados en un lado en el que no hay acera sino maleza. A muchos de estos viajeros les resulta más cómodo ir por la calzada.

En la parte alta de Carril das Flores se encuentra uno de esos espacios que permanecen inacabados desde hace años. La pasarela metálica que se instaló de forma provisional hace más de dos décadas para facilitar el tránsito de peatones entre San Roque, la Ronda da Muralla, Montero Ríos y Carril das Flores sigue ahí. Peatones y coches se ven obligados a compartir un estrecho paso por Carril das Flores, donde también está pendiente de desarrollo el solar que hay justo al lado. Tras numerosas gestiones, Patrimonio dio el visto bueno a la propuesta de urbanización, con la que al fin se pondrá solución a ese paso provisional, pero el proyecto aún debe superar otros trámites.

Carril das Flores está atravesada por otra calle inacabada, la Rúa Primavera, donde el único cambio que vio en los últimos años fue la mejora de la zona de aparcamiento que hay a un lado y que estaba a tierra. Al lado hay otro solar pendiente de desarrollo, donde es habitual que la vegetación esté fuera de control. "Podrían haber terminado la acera", comenta Luis, natural de Palencia. El castellano lleva 30 años en Lugo y ha visto una "completa" transformación de la zona, una serie de reformas que han hecho que todo tenga un aspecto más decente, en su opinión. "La ciudad ha dado la vuelta por completo", defiende.

PPON2024La maleza que cubre solares sin construir y que a veces llega a la vía pública es una queja común de los ciudadanos. Los matojos cubren cada vez más trecho de la Rúa San Eufrasio, hasta el punto de que dos personas no pueden caminar sin que una se baje a la calzada. Asimismo, este verano los vecinos advirtieron de que la maleza del parque de Os Paxariños invadía la acera en As Fontiñas.

La ciudad se encuentra a la espera de mejoras, mientras los proyectos de urbanización continúan sin avanzar. La ciudad no crece, pero en algunos aspectos tampoco se pone a punto lo que ya está edificado.

Cuando las soluciones y los nuevos proyectos no llegan del sector privado, entonces son las instituciones públicas las que se implican. Por eso mismo, el Concello trabaja en la construcción de un ascensor en la zona de As Fontiñas.

Otros problemas siguen sin solución. En A Piringalla, los vecinos se reunieron a principios de agosto con la alcaldesa, Lara Méndez, para plantearle demandas. La regidora les comunicó algunos de los planes de remodelación que el Concello tiene para el barrio, como una glorieta entre las calles Manuel María, Santo Grial y Mar Cantábrico, para mejorar la seguridad; la repavimentación de la Rúa Santo Grial y el remate de la construcción de la biblioteca, que lleva años en el esqueleto.

Rúa Túnel de OuralA unos 500 metros de Santo Grial se observan otras carencias. En la Rúa Túnel de Oural, los transeúntes deben retirarse de la acera en uno de los márgenes por la obstrucción que suponen un árbol y un descampado. La vía se estrecha tanto para coches como para peatones, ya que algún conductor decide aparcar su vehículo sobre el único lado con acera.

La Rúa Avutarda, que conecta con Túnel de Oural, no tiene un acceso mucho mejor. Un lado carece de acera mientras que la entrada desde la Rúa Angelo Colocci parece un embudo, con fincas a ambos lados.

La ciudad sigue sin rematar en diversas zonas. Una parte de la Rúa Artista Tino Prados, en A Residencia, no tiene acera continua en ninguno de sus márgenes. Y Carril dos Fornos continúa siendo un camino de tierra que conecta A Tinería con la parte trasera del hospital Nosa Señora dos Ollos Grandes.

No se trata solo de las calles pequeñas y menos transitadas en el interior de los barrios populares. Una de las principales arterias de la ciudad, la Avenida Infanta Elena, continúa sin acera por la que puedan circular los peatones. En esta zona hay alguna actuación en marcha, como la guardería de Garabolos, y otras en proyecto, como una gasolinera en la confluencia de Infanta Elena y Benigno Rivera.

El parón constructivo y la burocracia dibujan un Lugo que parece...
Comentarios