miércoles. 21.08.2019 |
El tiempo
miércoles. 21.08.2019
El tiempo

Unos okupas muy peculiares

Una bandada de vencejos sobrevolando la muralla. VICTORIA RODRÍGUEZ
Una bandada de vencejos sobrevolando la muralla. VICTORIA RODRÍGUEZ
Entre los meses de abril y julio, la muralla romana de Lugo se convierte en lugar de cría y residencia de verano para estos pequeños pájaros que provienen del África tropical y que pasan la mayor parte de su vida en el aire, ya que apenas posan

CUALQUIERA que sea un poco observador habrá podido darse cuenta de que cada año, cuando empieza el buen tiempo, la muralla se convierte en una especie de criadero para unos pequeños pájaros de color pardo. Lo que no es tan sencillo es identificar de qué especie de pájaro se trata.

El vencejo común, que así es como se llaman estos pequeños pájaros, es un ave un tanto especial. Para empezar, su nombre científico es Apus apus, cuya etimología griega significa "el que no tiene pies". Sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que sí que tienen patas, aunque tan cortas que si caen al suelo no son capaces de volver a alzar el vuelo. Esto hace que se les pueda ver continuamente revoloteando sin parar alrededor de la muralla, pues apenas se posan y viven la mayor parte de su vida en el aire. Los vencejos comen, duermen y copulan en el aire.

Su canto también es bastante singular, se trata de un sonido agudo, bastante monótono y que puede recordar a un chillido. El sonido es fundamental para distinguir machos y hembras, pero también para distinguir al vencejo común de los otros tipos de vencejos como el unicolor, el del Cabo, el pálido o el del Pacífico.

Esta especie solamente se puede ver en Lugo durante un período muy concreto del año que va de abril a julio, y que se corresponde con la época de cría. La muralla romana es el lugar perfecto para que pongan sus huevos. Estas aves hacen sus nidos en los huecos que hay entre las piedras del monumento aprovechando el musgo que se forma en él, por eso, cuando llegan los vencejos no se llevan a cabo tareas de limpieza en la muralla.

2019072213090854000

Xabier Vázquez Pumariño, biólogo y ornitólogo , explica que "los vencejos siempre anidan en construcciones humanas, pero prefieren edificaciones antiguas como la muralla de Lugo o la de Ávila". Pumariño cree que los lucenses son unos privilegiados, ya que aunque el vencejo es un pájaro bastante común en la Península, en Galicia hay menos lugares donde se puedan avistar estas aves. Para él, "ver volar a los vencejos es todo un espectáculo natural dentro de una zona urbana".

Otro dato curioso sobre estos pequeños okupas de la muralla es que "baten las alas de forma alternativa, cuando la mayoría de las aves las baten simultáneamente", añade el biólogo. Afirma, además, que "es una especie beneficiosa tanto para las 

Los vencejos dejan la ciudad de Lugo a finales de julio y vuelan miles de kilómetros hasta las zonas más calurosas y tropicales de África, donde permanecen hasta la primavera del año siguiente.personas como para las cosechas, ya que se alimentan de insectos, de forma que son fundamentales para la conservación de algunos ecosistemas".

QUÉ SABEN LOS LUCENSES. La mayoría de los vecinos de Lugo afirman haberse dado cuenta de la presencia de estos pájaros que revolotean por la muralla. Sin embargo, pocos saben decir de qué especie se trata o son capaces de nombrar alguna de sus características, como por ejemplo José Manuel Río: "Sei que se chaman vencejos", reconoce, "pero non sei o nome en galego e tampouco podo decir moito máis sobre eles". Otras, como María Abuin y Gloria Fariñas, se atreven a hacer suposiciones - "supongo que serán gorriones o estorninos"-, pero tampoco se muestran muy seguras de ello.

La lucense Ana Vázquez tampoco conocía el nombre de estos peculiares pájaros; sin embargo, manifiesta que no le parece bien "que no se limpie la muralla con la excusa de los pájaros, tener la muralla en este estado da imagen de dejadez y abandono y creo que a la larga puede causar problemas para la conservación".

Pumariño, en cambio, cree que las tareas de limpieza se pueden llevar a cabo en cualquier otra época de año, y que la observación de vencejos puede ser un recurso educativo y científico e incluso un atractivo turístico para los aficionados a la observación de aves.

Más curiosidades
Los vencejos pueden volar hasta 1.000 km en un solo día
Estos pájaros no suelen superar los 17 cm de longitud, aunque sus alas son bastante grandes y su envergadura puede alcanzar los 45 cm. Y son capaces de volar hasta 1.000 km en un día.

Identificación
El vencejo común es de color pardo oscuro. Su silueta tiene forma de ballesta, la cola es corta, las alas estrechas y el pico es corto y ancho

Población
Se desconoce cuántos vencejos viven exactamente en España, pero se cree que varios millones

Unos okupas muy peculiares
Comentarios