Los nuevos suelos del centro de Lugo se pondrán a prueba la próxima semana

Se prevé que la Rúa Nova de Lugo vuelva a ser peatonal, salvo para los camiones de la obra de Montevideo, y que los coches salgan del casco histórico por San Fernando ► El peso de los vehículos en todo el ámbito de las obras se restringirá a 3.500 kilos
Obra de la Praza de Ferrol. XESÚS PONTE
photo_camera Obra de la Praza de Ferrol. XESÚS PONTE

La circulación en el casco histórico de Lugo se verá modificada probablemente la próxima semana —el día está por concretar— para que las obras de peatonalización puedan seguir avanzando y los coches empezarán a circular por los nuevos pavimentos en varias zonas, lo que servirá para poner a prueba su resistencia. Y precisamente para preservar esos suelos se limitará el peso de los vehículos a 3.500 kilos en todo el ámbito de las obras.

La medida afectará a algunos vehículos de reparto de mercancías que exceden ese peso, aunque estos podrán seguir circulando por el resto del recinto amurallado. Podrán entrar y salir de él por los otros accesos (Rúa Vilalba, Campo Castelo, Porta de Santiago...).

No podrán utilizar la Porta de Bispo Odoario y la Porta da Estación (Rúa do Teatro), que son las otras dos vías de acceso al casco histórico que hay abiertas en este momento, aunque solo por unos días y solo para el tráfico que tiene permitido entrar al centro desde que comenzaron las obras: el de residentes, usuarios de párkings, servicios y mercancías.

Por Bispo Odoario y la Rúa do Teatro solo podrán entrar coches y pequeñas furgonetas porque el tráfico se dirigirá por primera vez por los nuevos pavimentos de la Rúa Montevideo, Quiroga Ballesteros y San Fernando, a través de la Rúa San Froilán.

Este será el itinerario de salida de esta parte del casco histórico, ya que la Rúa Nova volverá a quedar libre de coches, con la excepción de los de residentes y de los camiones de la obra de Montevideo y Bolaño Ribadeneira. Estos podrán circular en ambos sentidos alternativamente, debido a la estrechez de la calle, y será la empresa que acomete los trabajos quien deberá regularlos.

Habrá menos cambios para los vehículos que entren por la Rúa do Teatro, ya que seguirán por Santo Domingo y San Marcos y bajarán por Bolaño Ribadeneira, aunque en vez de salir por la Rúa Nova torcerán antes, por Quiroga Ballesteros, para continuar por San Froilán hasta la Porta de San Fernando y la Ronda da Muralla. 

Limitación de peso

La limitación de peso no regirá para los camiones de la obra de Santo Domingo, que podrán entrar y salir por el carril de la Rúa do Teatro que aún están sin hacer.

La limitación del tonelaje será, en principio mientras duren las obras, según figura en el decreto que firmó este martes la alcaldesa, Paula Alvarellos, y se apoya en el informe emitido por el ingeniero de la empresa que hizo los tres proyectos de peatonalización y que dirige las obras de dos de ellos.

No obstante, en este se recuerda que los suelos colocados están diseñados para soportar vehículos que no superen ese peso y que esa restricción obedece también a la carga que pueden aguantar los párkings subterráneos, especialmente el de Praza de Ferrol. Con la reforma de esta plaza, en principio el tráfico pasará a ir por encima del párking, ya que discurrirá por delante del ambulatorio y por detrás del colegio, en vez de por delante del cuartel.

Un vehículo pesado a la hora, giros en los cruces y 20 kilómetros de velocidad máxima

Los tres proyectos de peatonalización que se llevan a cabo de forma casi simultánea en el centro desde hace un año contemplan losetas de granito de distintos tamaños y espesores en función de si son zonas de tránsito exclusivamente peatonal, de paso de vehículos, de carga y descarga o intersecciones donde se producen giros.

La empresa que hizo los proyectos y que dirige las obras de dos de ellos recuerda en un informe emitido recientemente que los pavimentos han sido diseñados para soportar turismos de vecinos del centro y de usuarios de los párkings y pequeñas furgonetas. El tráfico pesado debería limitarse a un vehículo pesado a la hora correspondiente a limpieza o bus, siempre que no se supere los 3.500 kilos de peso.

Además, el informe recoge que los vehículos ligeros o pesados ocasionales deberán ceñirse a las zonas de paso, no deberán realizar "maniobras que no correspondan al tránsito de paso normal" y deberán hacer los giros en los cruces de las calles, donde el espesor de la piedra es de 14 centímetros.

La velocidad de circulación máxima debería ser de 20 kilómetros por hora, apunta el ingeniero de Proyestegal.

El pavimento elegido es uno de los aspectos más controvertidos de la peatonalización. Su resistencia al paso del tráfico, que en muchas zonas no será escaso en gran medida por la existencia de párkings y de un hospital, es una de las incógnitas. La experiencia de Quiroga Ballesteros, con piedras de tamaño y grosor similares, no es buena y son necesarias reparaciones periódicas.

Asimismo, existe incertidumbre sobre cuáles serán los itinerarios definitivos de circulación en el casco histórico una vez acaben las obras y funcionen las cámaras de control de accesos. Son aspectos que se definirán en la ordenanza de circulación y el reglamento de la zona de bajas emisiones en los que se trabaja, reiteró este miércoles el gobierno local.

Los plazos de las obras

La obra de la Praza de Ferrol debería finalizar en los próximos días, según la última prórroga concedida. Luce ya mobiliario en muchas zonas, aunque aún faltan detalles y la intersección con la Rúa San Marcos, debido a que los trabajos se compatibilizan con el funcionamiento del párking subterráneo.

Los cambios en el tráfico que se aplicarán a partir de la próxima semana están motivados porque la obra de Montevideo y Bolaño Ribadeneira entrará en una nueva fase. En este momento, el plazo de esta obra finaliza el 10 de junio, aunque es posible que sea necesaria más prórroga.

Se está modificando el proyecto de Santo Domingo para conservar zona verde. La obra tiene una prórroga concedida hasta el 23 de agosto.

El Concello debe justificar las inversiones ante la UE antes del 31 de diciembre para poder recibir los 4.430.502 euros que le fueron concedidos.

Comentarios