Los nuevos contenedores serán más bajos, con boca y estarán anclados

La alcaldesa anuncia que los colectores comenzarán a ser instalados en los próximos días, hasta completar los más de 4.200 previstos en la ciudad. Se instalarán en islas en las calles
Miguel Fernández y Lara Méndez. EP
photo_camera Miguel Fernández y Lara Méndez inspeccionan los nuevos contenedores. EP

La alcaldesa de Lugo, Lara Méndez; el concejal de Medio Ambiente, Miguel Fernández, y responsables de EcoLugo se acercaron a ver las labores de montaje de los nuevos contenedores de basura, que ya comenzaron a llegar y que en los próximos días empezarán a instalarse por todo el municipio. Según se destacó, los nuevos colectores estarán anclados, serán más bajos para no restar visibilidad y tendrán boca para evitar tocarlos.

"Renovaremos a totalidade dos colectores, que serán máis resistentes e máis adaptados á cidadanía, e ampliaremos o seu número ata chegar a superar os 4.200 na cidade e na zona rural, tal e como está estipulado no novo contrato", recordó la regidora.

Proceso de renovación

En un primero momento, se instalarán los colectores de recogida selectiva de fracción resto, de envases ligeros, de papel y cartón y de vidrio, y próximamente los de orgánica. Se dispondrán en islas que mantendrán su homogeneidad, para cuidar la estética de las calles, integrando colectores de capacidades variables, como los de 2.900 litros empleados para la fracción resto, los envases ligeros y el papel cartón, y los 1.800 litros del colector de la fracción orgánica.

Méndez sostuvo que el Ayuntamiento optó por colectores de menor altura para facilitar el depósito de basura a todas las personas pero también para reducir el impacto visual y no restarle visibilidad a los escaparates, terrazas, paisajes o a la hora de cruzar las calles.

Otra de sus características es que los usuarios no tendrán que tocar ningún elemento del colector a la hora de depositar los residuos ya que llevan boca —y no como pasa ahora con los del pedal o con los que se abren a mano, que desaparecen—, con el fin de que facilitar una operación más higiénica y accesible.

Asimismo, todos los contenedores, que serán de carga lateral, irán sujetos en un centrador, que hará de soporte para evitar que se muevan con el viento o lo muevan las personas, al mismo tiempo que permite reducir la distancia entre ellos contribuyendo a ahorrar espacio de aparcamiento.

Mayor capacidad de reciclaje

Lara Méndez recordó que el fin, además de facilitarle el depósito de los residuos a la ciudadanía y mantener la estética de las calles, es incrementar la capacidad de recogida selectiva para que crezca la capacidad de reciclaje. 

El objetivo es aumentar la recogida en un 100% en la fracción orgánica, un 78 por ciento los envases, un 42,3 por ciento la fracción resto y un 28,6 por ciento el papel cartón.

Los colectores, además, estarán equipados con los sensores inteligentes que medirán el volumen y llenado de los mismos con el fin mejorar su recogida y reducir el tráfico de camiones, lo que permitirá reducir el gasto energético y la contaminación, claves en el modelo de ciudad.

También están diseñados para incorporar el cierre y apertura mediante tarjeta en el caso de los colectores de orgánica.

Comentarios