Niños y ancianos con virus gástricos llenan los centros de salud y el PAC

Son muy contagiosos, por lo que lo habitual es que infecten todos los convivientes
Pacientes esperan a ser atendidos en el interior del nuevo PAC.  XESÚS PONTE
photo_camera Pacientes esperan a ser atendidos en el interior del PAC. XESÚS PONTE (ARCHIVO)

Aunque siguen viendo muchos virus respiratorios, los médicos de Familia de Lugo detectan, tanto en los centros de salud como en el PAC, un incremento de casos de virus gástricos, especialmente de pacientes pediátricos o ancianos.

Como este tipo de virus son muy contagiosos, lo habitual es que si un miembro de una familia se contagia, lo hagan también los demás. Sin embargo, no todos perciben con misma severidad los síntomas, por ese motivo, los niños y mayores, los más vulnerables son los que más consultan, aunque el resto de convivientes también estén afectados.

Por ejemplo, una mujer que llevó a su madre de 92 años al PAC ya que llevaba varios días con diarrea y malestar confesó a los sanitarios que todos se habían contagiado pero no habían precisado consultar al médico. En el centro de día al que acudía la anciana todos los usuarios habían tenido el mismo problema.

Además de diarrea, vómitos, malestar y debilidad son síntomas comunes. En ocasiones, además, los efectos del virus obligan a una doble consulta. "Si viene un paciente con vómitos persistentes y le prescribes un tratamiento oral puede tener que volver para recibirlo inyectable", explica el médico Lorenzo Armenteros, que señala que no resulta extraño ver a unos siete pacientes con problemas de virus gástricos por guardia.

Para la mayoría de pacientes el reposo, dejar los sólidos y tomar un suero es un tratamiento suficiente y adecuado

Al margen de un antiemético para controlar vómitos y diarreas, la mayoría de pacientes simplemente tienen que tomar un suero para reponer las sales que van perdiendo. Además de los de farmacia, los facultativos también recomiendan la llamada limonada alcalina, una receta casera a base de un litro de agua mineral, zumo de dos limones, media cucharilla de bicarbonato, otra media de sal y dos o tres de azúcar. También instan a evitar bebidas como los refrescos isotónicos, que contienen demasiado azúcar.

La recomendación es beber al menos medio vaso de agua cada vez que se va al baño para evitar la deshidratación. "En invierno ese riesgo es mucho menor que en verano, cuando las altas temperaturas contribuyen a la deshidratación", explica el doctor Armenteros.

Por regla general, tras el contagio, los pacientes comienzan a percibir malestar y los síntomas van incrementándose en cuestión de horas. El pico suele durar 48 horas, hasta que se elimina el virus del tracto digestivo, y a partir de entonces los síntomas comienzan a mejorar. Inicialmente se debe estar 12 horas, en el caso de los adultos sin consumir sólidos y proseguir con dieta blanda.

Comentarios