"Ni pagan los 2.200 euros del alquiler ni puedo volver al piso"

Una mujer recurre a una empresa para recuperar su casa en manos de inquilinos morosos y tras quedarse sin dinero para pagar sus propias facturas
Avenida da Coruña.AEP
photo_camera Avenida da Coruña.AEP

María -nombre bajo el que se oculta la identidad de una propietaria- le deben sus inquilinos 2.200 euros del pago del alquiler. Les había arrendado, hace casi un año, un piso en la Avenida da Coruña, a través de una inmobiliaria. Hasta hace cinco meses, no tuvo problemas para que le pagasen. Pero la situación cambió desde entonces. "Me deben 2.200 euros de los últimos cinco meses y ahora no puedo afrontar ya los gastos derivados de esa vivienda que me tocaba pagar a mí como la comunidad, la calefacción, el agua y la hipoteca", explica.

Esta mujer vive, por otra parte, en otro piso también de alquiler. Debido a la falta de ingresos de la renta del otro piso, de su propiedad, tiene ahora dificultades para poder pagar, como inquilina, su propio alquiler en otra vivienda.

"Resulta que, al no pagarme los inquilinos, a mí no me da tampoco para pagar mi propio alquiler y el resto de los gastos. Y, por encima, no puedo volver a mi piso", asegura la propietaria, que añade: "Lo único que puedo hacer es apretarme aún más el cinturón". De hecho, afirma que, pese al frío de estos días, no enciende la calefacción para poder ahorrar algo.

El contrato de sus inquilinos finalizará en marzo. Sin embargo, desconfía de que dejen el piso.

"No me cogen siquiera el teléfono y no tienen intención de pagarme. A cambio, me ofrecían un coche, un BMW de segunda mano, pero no se lo quise, por supuesto. Ahora, solo rezo para que dejen el piso y a ver cómo me lo dejan", afirma.

Medidas

La propietaria asegura que presentó en el juzgado una demanda de desahucio contra los inquilinos "y les envié un burofax dándoles cuatro días para pagar", cuenta, sin embargo la respuesta fue nula. De ahí que se decidiese a contactar con la empresa de desokupación Mi Casa no Es la Tuya.

"Me vi desesperada y ya no sabía qué hacer. Así que sabía de esta empresa y hablé con ellos para que hiciesen de intermediarios y a ver si se puede solucionar esta situación. Si no, no sé qué va a pasar", comenta.