jueves. 02.12.2021 |
El tiempo
jueves. 02.12.2021
El tiempo

"Negocios" en familia

Los dos acusados, este martes en la puerta del juzgado. R.L.
Los dos acusados, este martes en la puerta del juzgado. R.L.
Jonathan N.S., el joven que estrelló su Audi en la Ronda, y su hermano Brais eluden la cárcel tras pactar la pena por disparar y agredir a un chico

Tanto Jonathan N.S. como su hermano Brais pasaron varias veces por los juzgados en los últimos años, pero el martes se sentaron por primera vez juntos en el banquillo de los acusados por un suceso registrado en 2017, cuando agredieron y dispararon a un joven en el barrio del Sagrado Corazón. Jonathan estuvo en boca de todos los lucenses en agosto de 2019, tras estampar en la Ronda da Muralla el Audi A8 que acaba de comprar ese mismo día, y también fue arrestado dos meses después del accidente como autor de un robo con violencia registrado en la Rúa Catedral. Tan solo una semana más tarde, su hermano aceptó dos años de prisión por asaltar a un joven y robarle el móvil a punto de navaja. Sin embargo, a pesar de su historial delictivo, los dos jóvenes están en libertad y el martes volvieron a eludir la cárcel.

Los hermanos reconocieron ante el juez del Penal número 1 de Lugo que el 8 de agosto de 2017, sobre las cinco de la tarde, acudieron a la zona de la iglesia del Sagrado Corazón, donde se habían citado con un chico con el que mantenían algunas desavenencias, ya que Brais había amenazado previamente a su hermano a través de Instagram. Según recogió el fiscal en su escrito de acusación, el joven había declarado en comisaría por un asunto de menudeo de drogas y Brais le había enviado mensajes con frases como: "Si entro preso, ese mismo día van a tu casa a hablar contigo y tu familia" o "te voy a poner una bomba en casa", entre otras.

El hermano de este chico se citó con Brais -para pedirle que cesaran las amenazas-, quien acudió a la cita acompañado de Jonathan. Una vez allí, el primero lo agarró por el cuello, mientras el otro acusado le propinaba una patada. Acto seguido, Brais, "de común acuerdo con su hermano", sacó del bolsillo del pantalón un arma de fogueo de color negro, "con apariencia real", y apretó el gatillo a bocajarro, ocasionándole al chico dos erosiones en la frente. La víctima fue trasladada al Hula y recibió el alta tan solo unas horas más tarde, ya que las heridas eran de carácter leve.

Tras este episodio, que causó gran expectación en el barrio, ya que se produjo a plena luz del día y motivó un amplio despliegue de Policía Local y Nacional, los dos hermanos fueron detenidos y el juez acordó el ingreso en prisión provisional de Brais N.S. El fiscal lo acusó de un delito de obstrucción a la Justicia, un delito leve de lesiones y otro de amenazas, por los que pedía para él una condena de seis años de prisión y una multa. Jonathan, por su parte, fue acusado de lesiones leves y amenazas, delitos por los que solicitaba dos años de cárcel y una multa.

Finalmente, los dos hermanos reconocieron este los hechos ante el juez del Penal número 1 de Lugo y las partes llegaron a un acuerdo para reducir la condena, que fue fijada en dos años de cárcel para Brais y seis meses de prisión para Jonathan. Las partes acordaron además suspender la pena a condición de que Brais no delinca en un plazo de tres años y que Jonathan no lo haga en dos años. Los dos hermanos se comprometieron a ello y a pagarle la indemnización a la víctima, fijada en mil euros, de los que ya ingresaron la cantidad de 500 euros.

"Negocios" en familia