domingo. 28.11.2021 |
El tiempo
domingo. 28.11.2021
El tiempo

Necrológica ► Pepe Silvosa, mucho más que un primo

Velas

Casi sin enterarme, aunque ya llevaba un tiempo luchando, se produjo el fallecimiento de mi primo hermano Pepe Silvosa. Vivía en Betanzos, lugar que escogió para marcharse de este mundo, aunque su pasión era San Julián de Mos, lugar en el que nacieron, entre otros, su padre, excomisario de la ciudad de Lugo, y también su padrino, Arcadio Silvosa, exfuncionario del Ayuntamiento de Castro de Rei. Fue un lugar al que siempre amó, casi tanto como a la ahora viuda, María José.

Recuerdo cómo corría hacia el bus que procedente de Lugo hacía una parada justo enfrente de la carretera que conduce a la casa que él tanto quiso. Esa parada, tal vez no inesperada, despertaba en mí correr a abrazarlo. Era un abrazo que él me devolvía, casi con la misma alegría, cuando yo llegaba a la casa de mis tíos, Pepe y Carmen, sus padres, que vivían en la calle García Abad, nombre que recuerda al teólogo, sacerdote, periodista y escritor, casualmente nacido también en San Julián de Mos, donde reposan, desde hace más de cien años, sus restos mortales.

Pepe no era un primo más, fue el hermano que no pude tener en mi juventud, pero del que estoy tan orgulloso como del mismísimo García Abad, a quien le pido que le eche una mano, que lo recomiende cuando llegue al cielo y se reencuentre con sus padres, padrinos, tíos e incluso alguna prima.

Tenía en contadas ocasiones un genio explosivo, pero luego era mejor persona que un oasis en el desierto, tal vez por eso era genial. Con un trozo de madera y un cuchillo era capaz de reproducir lo que se propusiera. Aún conservo un carro y un arado que intenté colar en una ocasión en clase como si fuera mío, pero al profesor de aquella asignatura conocida como Trabajos Manuales no le coló: "Me juego la vida a que esto no lo hiciste tú, pero por respeto a quien lo hizo te pondré un diez", dijo el que luego sería uno de los mejores pintores de Lugo, López Guntín.

Ahora sé que el bus no parará más para que baje Pepe, pero sé que mirando al cielo allí estará con los suyos, también con su querido vecino de Mos, Manolo de Manso, con el que todas las noches fumaba un pitillo. ¡Maldito tabaco! Y pensar que aún hay veces que sopesamos lo que deja en impuestos; lo único que deja son víctimas.

Pepe, gracias por todo y hasta siempre primo fiel. Pasar por Betanzos ya no será lo mismo, pero mucho peor será ver si algún día para el bus y saber que allí no bajará uno de los míos.

¡Qué pena! Tu reciente nieta no sabrá el abuelo que se perdió, pero si yo tengo el premio de la vida, prometo que se lo explicaré. Arcadio Silvosa.

AGRADECEMENTO. A familia d o finado Julio Vázquez Álvarez (q.e.p.d.), ante a imposibilidade material de contestar ás numerosas testemuñas de pésame, agradece por este medio a asistencia á misa celebrada onte, día 17, en Lugo, e as mostras de condolencia recibidas.

Necrológica ► Pepe Silvosa, mucho más que un primo
Comentarios