sábado. 25.09.2021 |
El tiempo
sábado. 25.09.2021
El tiempo

La naturaleza es una vacuna

Un batuxo y un columpio, entre los encantos del alojamiento de O Veral. SEBAS SENANDE
Un batuxo y un columpio, entre los encantos del alojamiento de O Veral. SEBAS SENANDE
La demanda del ecoturismo crece por la crisis sanitaria, aumentan los viajeros que huyen de los destinos de masas y se refugian en el medio natural

El primer glámping de la provincia de Lugo, Cabanas das Chousas, que abrió en febrero, es un ejemplo de turismo ecológico, cuya demanda ha aumentado por la pandemia.

El complejo está situado en un terreno de una hectárea en el entorno del río Mera, en O Veral. Desde ahí se puede disfrutar de la Ruta das Chousas, enmarcada en la Reserva de la Bioesfera Terras do Miño, reconocida por la Unesco en 2002.

Este destino lucense de turismo sostenible está formado por tres cabañas de madera elevadas entre los árboles, con una amplia terraza, rodeadas por un cautivador bosque de abedules y robles y con capacidad para al menos cuatro personas cada una.

Los servicios de los que pueden disfrutar los huéspedes son similares a cualquier establecimiento hotelero. Es como hacer cámping, pero en un alojamiento con más comodidades. Es lo que se denomina glámping.

Cuentan con un embarcadero y un batuxo, embarcación tradicional en la provincia, que permite disfrutar de la parte navegable del río Mera. Además de un columpio entre dos árboles y a orillas del río que, al elevarse, permite disfrutar de una vista panorámica de la zona, dando la sensación de estar volando sobre el agua.

El proyecto ha nacido de la voluntad personal y el esfuerzo económico de dos emprendedores lucenses, Verónica Cela y Pablo Yanes, que, con una inversión de unos 300.000 euros, decidieron poner en marcha este establecimiento hotelero en medio de la pandemia de covid-19. Las ayudas de las administraciones fueron escasas, dicen.

Turismo de proximidad. Lo que buscan sus visitantes es ''turismo de proximidad y de naturaleza''. Es el caso de Iria Chousa, que acudió con sus primos, un grupo de cinco adultos y cuatro niños, de un año y medio el más pequeño y de once el mayor.

Esta familia eligió este destino de O Veral para pasar un fin de semana en este mes de julio ''por el entorno''. ''Nos apetece el contacto con la naturaleza, sobre todo en estos tiempos de pandemia, y es un sitio que es idóneo para los niños'', explica.

Precisamente esas actividades alternativas cautivaron a los más pequeños de la casa. ''Hicimos una fogata, en la que asamos unos chorizos, fuimos en barca por el río, nos columpiamos entre los árboles...'', cuenta esta joven lucense.

Ruth Cancelo es otra visitante. Esta asturiana que reside en Mieres también realizó una escapada de fin de semana a las Cabanas das Chousas. Junto con sus hijos, de 3 y 6 años, le regalaron esta estancia en tierras lucenses al cabeza de familia con motivo de su cumpleaños.

''Fue una escapada de fin de semana para desconectar'', explica esta turista del Principado, que añade que cuando estaba seleccionando el destino ''buscaba un sitio en contacto con la naturaleza y que resultase divertido para los niños''.

Coincidió que entre los encantos de este alojamiento figuran que ''está en mitad del bosque, el columpio, el batuxo, hacer una hoguera...''. También resaltó ''la relación con los otros glampistas en plena libertad y con seguridad''.

Oferta: Un lugar tranquilo
Verónica Cela y Pablo Yanes dicen que les visita gente que busca ''un lugar tranquilo, en contacto con la naturaleza'' y que no es raro que cuando la estancia de las familias llega a su fin los niños no quieran marchar''.

Los cuatro primeros meses de actividad, condicionados por las limitaciones de movilidad territorial, llevó a los habitantes de la provincia a visitarles durante los fines de semana. Con el alivio de las restricciones y la llegada de la temporada estival, la tendencia ha ido en aumento. Aseguran que ''estamos llenos todos los fines de semana de julio y, sobre todo, de agosto''.

Sostenible

Este es un destino centrado en el respeto total del medio ambiente mediante la utilización, por ejemplo, de maderas termotapadas en las estructuras, asegurando su correcto aislamiento, o una caldera de biomasa, con pellets, para la distribución del agua caliente. La climatización de las estancias se completa con un sistema de calefacción fundado en una bomba de calor.

Preservar

Explican que prestan un especial cuidado en la ''preservación del entorno natural, evitando cualquier tipo de impacto o contaminación visual'', siendo el mayor de los ejemplos su césped que, como ellos mismos lo califican, es ''agreste, al natural'' y no algo fruto de un tratamiento artificial para mejorar visualmente su aspecto.

La naturaleza es una vacuna
Comentarios