martes. 01.12.2020 |
El tiempo
martes. 01.12.2020
El tiempo

La muralla, el sexto misterio

Carmen Fernández Blanco, con su andador, frente a la catedral. PEPE TEJERO
Carmen Fernández Blanco, con su andador, frente a la catedral. PEPE TEJERO

A esta señora que hace honor a su apellido porque siempre va de blanco, no hay quien la pare. Carmen Fernández -de segundo Blanco, lógicamente- fue en su juventud piloto de rally. Hoy, en la madurez, hace otro tipo de carrera, rosario en mano, por la muralla

DICE, EN VOZ alta y clara, que ella es "católica, apostólica, romana y... mariana". Y da fe de ello -con otro grupo de personas devotas más- todos los sábados a primera hora de la mañana por la muralla. A Carmen Fernández Blanco siempre le gustaron los retos. En su juventud, dice que fue una de las pocas, poquísimas, mujeres pilotos de rallyes. En su casa, había camiones y coches y ella no quería estar al margen.

Ahora, ya en su madurez, lidera un grupo de lucenses -todos ellos devotos de la Virgen de Fátima- que mantienen vivo en Lugo el Rosario de la Aurora. Es decir, un rosario que se reza muy temprano -de ahí, lo de la aurora- el primer sábado de cada mes por el adarve de la muralla y con la compañía de una imagen pequeña de la Virgen de Fátima, sujeta al andador que utiliza a diario Carmen y adornada con flores.

"Hace mucho tiempo que se hace en Lugo, lo que pasa es que la gente no nos ve. Salimos a las ocho y media de la mañana el primer sábado de cada mes y damos la vuelta completa a la muralla, por arriba, para meternos después en la catedral, en la misa de diez. Antes teníamos la imagen de la Virgen en la catedral. Ahora decidimos llevar una imagen más pequeña con nosotros, que colocamos en mi andador, simulando un altarcito y la llevamos de procesión", cuenta Carmen.

Los devotos de la Virgen de Fátima en Lugo que madrugan el primer sábado de cada mes para llevar a su Virgen de procesión no son muchos. Carmen habla de "una media docena". La mayoría tienen una edad bastante avanzada pero no tanto como para no poder completar los dos kilómetros que tiene la muralla. La participante más joven tiene 59 años.

"La mayoría somos mujeres pero algún hombre también hay. Tratamos de dar una vuelta completa a la muralla por el adarve para rezar los cinco misterios. Nos lleva hora y media, de ocho y media a diez, porque vamos despacio, y también hacemos alguna parada. Eso sí, no dejamos de rezar el rosario", explica.

TRADICIÓN. La tradición del Rosario de la Aurora se llevaba a cabo hace varias décadas en muchos puntos del país. Comenzó a hacerse desde que sor Lucía, una de los pastores que vieron a la Virgen en Fátima, afirmó que esta le había pedido que los primeros sábados de mes se rezase el rosario "pidiendo la reparación de los pecados y las blasfemias", dice Carmen. De ahí salió el Rosario de la Aurora.

En Lugo, esta costumbre se recuperó hace veintiún años, según recuerda esta mujer. Volvió gracias al interés de algunos miembros de la Adoración Nocturna y la Legión de María.

"El Rosario de la Aurora siempre fue muy famoso en toda España. Antes, se hacía en todos los sitios. Ahora, no tanto ya. En Salamanca, por ejemplo, había un Rosario de la Aurora que era muy conocido", afirma Carmen.

Los devotos de Lugo que decidieron recuperar esta tradición ya estaban entrados en años para llevar la imagen de la Virgen por la muralla durante dos kilómetros. Por eso, decidieron hacerse con otra imagen más pequeña y engancharla en el andador de Carmen, rodeada de flores, a modo de altar casero y nómada a la vez.

"La imagen que llevo en el andador mide unos 50 centímetros. En casa, tengo una capilla con otra imagen de la Virgen de Fátima más grande", cuenta.

Carmen tiene ahora 80 años y siempre supo de esta tradición. En Chantada, de donde es original, se hacía todos los primeros sábados de mes, tempranito.

"La tradición de rezar el Rosario de la Aurora la viví allí toda la vida. Date cuenta de que allí, en Chantada, está el primer santuario de la Virgen de Fátima que hubo en España", comenta.

La muralla, el sexto misterio
Comentarios