Viernes. 24.11.2017 |
El tiempo
Viernes. 24.11.2017
El tiempo

Municipalizar, una larga espera

Grúa municipal retirando un vehículo mal aparcado. AEP
Grúa municipal retirando un vehículo mal aparcado. AEP

La oposición critica la inacción del gobierno local ante contratos como el de la grúa o la Ora y se enzarza en una nueva discusión

LUGO. La comisión de asuntos del pleno acabó el lunes con una acalorada discusión, otra más, entre oposición y gobierno local. Todos los grupos coinciden en criticar lo mismo: la inacción del gobierno, la forma en la que se eternizan situaciones irregulares hasta enquistarse, como los contratos de la grúa o la de la Ora; los escasos avances y la constante atribución de los retrasos a los problemas de personal, otro problema al que entienden que no se pone fin.

El caso de la grúa, uno de los temas abordados ayer es paradigmático. El Ayuntamiento recordó que ya se había advertido de la dificultad de hacer el expediente de municipalización y que tardaría en materializarse. Mientras, se hará un contrato-puente para que una empresa asuma ese servicio esencial. Es puente porque actúa como tal entre el último contrato, acabado hace más de dos años, y la municipalización. Tendrá una duración de un año prorrogable durante otro más.

Sin embargo, la oposición teme que el contrato-puente acabe en otro contrato-contrato, ya que cabe la posibilidad de que el expediente que se está elaborando concluya que la municipalización no es recomendable. Lo mismo ocurre con la Ora, también pendiente de municipalización y que, mientras se redacta el expediente, sigue parada con medidas como los aparcamientos disuasorios o la apertura de estacionamientos como el del Seminario por las tardes o fines de semana como parches para el camino.

«Son excusas baratas. No hay aparcamiento disuasorio en A Piringalla y no se toman decisiones. Se llevan dos años y tres meses sin tomar decisiones», aseguró el portavoz del PP Antonio Ameijide.

El más crítico con las explicaciones de la alcaldesa fue el portavoz de Ace, Carlos Portomeñe. Considera a la alcaldesa «indigna» para gobernar el Concello y denuncia que se haya llegado hasta finales de 2017 sin visos de una municipalización iniciada a principios de 2016. También la acusó de suplantar «con estudios externos» la decisión plenaria de municipalizar la grúa, ante la explicación de Méndez de que se encargaría un estudio para dirimir si la gestión de la grúa la puede asumir un trabajador del Ayuntamiento o se hace un contrato vinculado a los presupuestos municipales.

Portomeñe asegura que comunicará al juzgado número 1, que asume el caso de la grúa, la situación en la que se encuentra ahora el servicio: una empresa investigada sin contrato que sigue prestando el servicio. Méndez le replicó que cualquier irregularidad que perciba tiene la obligación de trasladarla a la Fiscalía.


TASAS. Por su parte, Lugonovo se quejó de que el gobierno local sigue sin elaborar las tasas por ocupación del espacio público a empresas telefónicas y distribuidoras energéticas, tras un año de espera. «A perplexidade é máxima cando hoxe se nos convida, directamente, a que elaboremos nós a propia ordenanza, botando man da xa recorrente falta de persoal», lamentó la portavoz, Cristina Pérez Herráiz, que llamó al Ayuntamiento «Concello Ikea» por la tendencia a responder «faino ti mesmo».

Precisamente, en lo que respecta al personal, el portavoz municipal del PP, Antonio Ameijide, reclamó la comparecencia de la directora de recursos humanos para que explique exactamente qué tareas ha llevado a cabo y para qué sirve un puesto en el que el Concello se ha gastado casi 100.000 euros y continúa teniendo serios problemas de personal en servicios básicos y que perjudican de forma clara el desarrollo normal de la actividad municipal.

El PP pide que comparezca la directora de recursos humanos para que explique qué tareas ha llevado a cabo exactamente

Ameijide critica que el gobierno «dea a calada por respuesta» a un informe describiendo la actividad de ese cargo político creado en junio del año pasado, petición que contó también con el respaldo de Lugonovo y Ciudadanos.

El PP recuerda que siempre rechazó la creación de ese puesto «por carecer de obxetivos medibles e controlables» y cree que «foi un cargo creado a dedo na liña da fábrica de enchufes que funciona no Concello de Lugo».

Municipalizar, una larga espera