Miércoles. 26.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 26.09.2018
El tiempo

Una mujer amputada de una pierna por error diagnóstico recibirá 100.000 euros

Una operación de implante de prótesis de rodilla. EP
Una operación de implante de prótesis de rodilla. EP

A la paciente le implantaron una prótesis de rodilla pero en postoperatorio sufrió una isquemia que no detectó ►Una sentencia considera probado que perdió la oportunidad de ser tratada porque perdió la oportunidad de ser tratada porque el médico equivocó los síntomas

LUGO. Entró en quirófano para que le implantaran una prótesis de rodilla que solucionara sus problemas de movilidad unos días después tenía la pierna amputada por encima de la rodilla. Ahora, el juzgado contencioso-administrativo 1 de Lugo acaba de fallar que esta lucense tiene derecho a recibir 80.000 euros de indemnización más los intereses, unos 100.000 en total que deberán ser abonados por el Sergas y la aseguradora Zurich Insurance.

La mujer, que ha sido representada por el abogado Óscar Núñez Torrón, se sometió a la operación de prótesis de rodilla en 2007, cuando tenía 71 años. Fue derivada por el Sergas a un hospital privado de la ciudad, donde fue intervenida y pasó el postoperatorio. Durante el mismo, la paciente narró a los médicos fuertes dolores y le empezaron a aparecer ampollas y otros síntomas, hasta que tres días después tuvo que ser trasladada de urgencia al hospital Xeral-Calde.

Ya en el hospital público se le diagnóstico una isquemia grave por falta de total de circulación de la sangre por la pierna y volvió a ser operada para tratar de revascularizar el miembro, pero era demasiado tarde. Unos días más tarde se le amputaba la pierna por debajo de la rodilla y, poco después, hubo que cortar también la articulación.

La mujer reclamó ante la administración autonómica una indemnización. Esta incluso reconoció que sí había motivo, pero que era el hospital privado el responsable. Fue esa decisión la que recurrió judicialmente el letrado Óscar Núñez Torrón.

Ahora, la jueza Olalla Díaz le ha dado la razón. En primer lugar, haciendo responsable al Sergas y su aseguradora. Y, en segundo lugar, considerando probado que los hechos se engloban bajo lo que se conoce como «pérdida de oportunidad». En resumen, considera que el hecho de que se retrasara varios días el diagnóstico sobre la isquemia derivada de la operación para implantarle la prótesis impidió que la paciente recibiera un tratamiento adecuado. No entra en si ese hipotético tratamiento hubiera podido salvarle la pierna, sino que considera que el hecho de que no tuviera ni siquiera esa oportunidad le ha causado daños evidentes.

La jueza determina que la denunciante merece una indemnización de 80.000 euros más los intereses desde el año 2007

Además, rechaza el argumento esgrimido por las otras partes, que alegaban que los síntomas que presentaba eran perfectamente compatibles con los derivados de la misma operación y que la medicación contra el dolor que estaba recibiendo contribuyó en cierto modo a enmascararlos. Por el contrario, la jueza considera probado, en base a los informes y testimonios de los peritos médicos, que «sí existía un estado físico de la paciente con unos signos clínicos que presumiblemente debieron haber sido detectados con anterioridad», ya que los problemas circulatorios que presentaba eran visibles incluso en la otra pierna, la no operada.

La mujer fue derivada a un hospital privado donde fue intervenida de una rodilla, aunque tres días después fue traslada al Xeral

Por todo ello, le reconoce el derecho a ser indemnizada con 80.000 euros más los intereses desde 2007.

Una mujer amputada de una pierna por error diagnóstico recibirá...
Comentarios