Mueren dos de los implicados en la colisión entre dos coches en Lugo

Las víctimas mortales, un hombre de 95 años y una mujer de 68, son padre e hija y viajaban en el turismo que invadió el sentido contrario e impactó frontalmente con otro vehículo, en el que se encontraba un bebé ► En total, nueve personas fueron trasladas de urgencia al Hula con lesiones de gravedad ► Agentes de la Policía Nacional evitaron un suicidio en las inmediaciones poco antes del siniestro
Estado en el que quedaron los dos vehículos implicados. EP
photo_camera Estado en el que quedaron los dos vehículos. EP

Dos de las personas implicadas en el grave accidente ocurrido en Lugo en la noche de este sábado han fallecido a causa de las heridas ocasionadas en la colisión. Las víctimas mortales son un padre y su hija: Antonio Pumariega Núñez, de 95 años, y María Teresa Pumariega Flores, de 68, ambos vecinos de Lugo y que viajaban en el mismo turismo.

El siniestro se desencadenó cuando un vehículo, un Renault Scenic de color blanco, invadió el sentido contrario en un paso elevado de la Avenida das Américas, a la altura del supermercado Carrefour, e impactó frontalmente contra otro turismo, un Ford Focus rojo. A raíz de la fuerte colisión, nueve personas tuvieron que ser evacuadas de urgencia al Hula, dos de las cuales acabaron falleciendo a causa de las lesiones. El conductor del Renault, U.M.S., permanece hospitalizado con lesiones de consideración.

Estado en el que quedaron los dos vehículos implicados. EP
Lugar del accidente. EP

En el coche que invadió el sentido contrario viajaban cinco personas, entre las que se encontraban las dos víctimas mortales, mientras que en el otro turismo viajaba un matrimonio con un bebé junto a otra mujer. La conductora es una joven de 24 años, madre del menor.

Intento de suicidio en las inmediaciones

Estado en el que quedaron los dos vehículos implicados. EP
Daños en los coches. EP

Los primeros en llegar al lugar del accidente fueron los agentes de la Policía Nacional, ya que una patrulla se encontraba en las inmediaciones en otra intervención, en la que lograron evitar que un hombre se tirase del puente nuevo. Justo cuando acababan de evitar el suicidio de esta persona tuvieron conocimiento del siniestro y acudieron de inmediato al lugar. Una vez allí, al comprobar la gravedad del accidente, solicitaron la intervención de todas las dotaciones disponibles y de los servicios sanitarios.

Los agentes de la Policía Nacional tuvieron que forzar el marco de la puerta de uno de los turismos para liberar a varios heridos que se quejaban de que no podían respirar. Posteriormente, fueron los bomberos los que acabaron de excarcelar a las víctimas, ayudados también por varias dotaciones de la Policía Local, que además controlaron la zona y regularon el tráfico, ya que el accidente provocó retenciones.

 

Los servicios sanitarios atendieron a las víctimas en el lugar y trasladaron a los heridos más graves al Hula. Ante la falta de ambulancias suficientes, la Policía Nacional se ofreció a colaborar y trasladó a varios heridos en los vehículos oficiales. Además, también trasladaron al hombre que había intentado suicidarse, ya que antes de tratar de precipitarse del puente se había autolesionado y tenía varios cortes en los brazos, en el cuello y en el abdomen. El hombre ingresó en el Hula en estado grave.

La Policía Local investiga las causas de tan terrible siniestro. Está previsto que al conductor que invadió el carril contrario se le realice un análisis de sangre en el hospital para determinar la tasa de alcoholemia.