Muchachito Bombo Infierno: "Recuerdo mis inicios en la calle con melancolía: era más fácil ilusionarse"

Este viernes, a las 22.00 horas, actúa en la Praza Horta do Seminario
Jairo Perera, conocido como Muchachito Bombo Infierno, en un concierto. EP
photo_camera Jairo Perera, conocido como Muchachito Bombo Infierno, en un concierto. EP

Muchachito Bombo Infierno es una banda de rumba, funk y rock and roll, actualmente compuesta por diez músicos y liderada por Jairo Perera (Santa Coloma de Gramenet, 1975), popularmente conocido como Muchachito. Este viernes, desde las 22.00 horas, actuará en el San Froilán. Su llegada a las fiestas de Lugo es de las más esperadas.

Perera comenzó tocando en la calle y fue parte de aquella generación de músicos catalanes que decidió hacer algo distinto, como Ojos de Brujo o Macaco. Tras un cuarto de siglo inmerso de lleno en el panorama musical español, el barcelonés vuelve a liderar la banda que presentó en la sala Apolo de Barcelona en el 2004 y que fue la antesala de otras agrupaciones de gran repercusión en la época, como G5, donde compartió espacio con Tomasito, Los Delinqüentes y Kiko Veneno.

¿Por qué escogió como nombre artístico Muchachito?
Empecé muy joven... Todo vino de un número circense que hacíamos con mazas que simulaban machetes. En ese número, yo hacía el personaje de Muchachito, que era un forajido entrañable, y con eso me quedé.

Sus inicios fueron tocando en la calle y pasando la gorra, ¿qué recuerdos guarda de esta etapa?
Muchos y con gran cariño… A veces, los recuerdo con melancolía por los amigos que no están. Sigo pensando de una forma muy parecida a aquella época, aunque es más difícil ilusionarse.

Siempre se ha atrevido a adentrarse en géneros muy diversos. ¿Quiénes fueron sus referentes cuando empezó en la música y en quién se inspira a día de hoy?
Fui de Peret a George Thorogood, pasando por Stray Cats y Jonathan Richman, aunque Veneno y Pata Negra fueron los que me volaron la cabeza.

¿Con qué género se quedaría si tuviera que escoger uno?
Siempre con el que me pida el momento.

Ha formado parte de diversas bandas y ha compartido escenario y calle con muchísimos artistas. ¿Dónde y con quién diría que aprendió más?
Sigo aprendiendo de todas las personas con las que toco. A veces, incluso, aprendo lo que se me ha olvidado.

Ha trabajado en solitario y también en bandas muy numerosas, como la propia Muchachito Bombo Infierno. ¿Qué le da la música en grupo para seguir apostando por ella?
La música en grupo ha sido mi terapia, mi casa y mi familia. Me molesta el término fama y rehúyo de él. Trabajo todos los días siendo consciente de que todo es cuestión de suerte.

Muchachito Bombo Infierno llegó a estar formada por una docena de personas. ¿No le resulta muy difícil liderar un grupo tan numeroso? ¿Cómo lo hace?
Sí, pero adoro las bandas y me parece que alguien tiene que haber zumbao para lidiar con tanta música enlatada. Ahí voy yo con los míos.

¿Cuál es el secreto para crear canciones tan adictivas como Vamos que nos vamos?
¡Gracias por el piropo! (Ríe). No lo sé… Supongo que hacer.

¿Qué supuso para usted componer la banda sonora de El club del paro?
Fue una alegría que David Marqués pensara en mí, y una nueva ilusión.

¿Qué proyectos está preparando ahora?
Estoy girando con la banda y en solitario, y también preparando canciones para dos discos distintos en los que estoy trabajando.

¿Le emociona estar en San Froilán? ¿Siente que Galicia también es su casa?
Me emociona mucho Galicia, y tengo muchas uniones de cariño con esa tierra. La amo.