"Moitos temos agora medo de que acaben caendo todas as casas"

Los vecinos de Castelo, afectados por un corrimiento de tierras, se reúnen este miércoles en el Concello donde conocerán un informe elaborado por los técnicos

Los vecinos de la rúa San Eufrasio, en Castelo, afectados por el corrimiento de tierra ocurrido en sus fincas en los últimos días comienzan a movilizarse. Durante la jornada de este lunes se pusieron en contacto tanto con el Concello como con las compañías aseguradoras para tratar de resolver su situación, que afecta a seis viviendas de las cuales solo una está habitada.

Los vecinos fueron convocados a una reunión este miércoles en el Concello donde, probablemente, les darán a conocer el informe que están elaborando los técnicos con el fin de analizar la situación y ver si se puede encontrar una solución al problema surgido con el derrumbe de tierras, que afectó a las fincas traseras de las viviendas, especialmente a una que fue restaurada recientemente y que es la única habitada, cuya terraza quedó descolgada tras el corrimiento.

Por lo demás, la mayoría de las viviendas no sufrieron daños en su estructura. Solo vieron afectado el muro de contención que cierra las fincas.

"Hai gretas na terra e iso é o peor porque se segue a chover moito, poden abrir máis e afectar á casa. De momento, non podemos saber o alcance dos corrementos de terra", afirmaba una de las familias afectadas por lo sucedido.

Tanto esta familia como otra más afirman que, por otra parte, ya aparecieron grietas en las fincas hace unos años cuando se realizó una excavación en la zona afectada para poner una piscina en otra vivienda.

"Hai tres anos, cando se moveron as terras para facer a escavación, rompéronse os muros de separación entre as parcelas xa", decía este lunes una vecina.

"O peor é que hai gretas na terra, porque se segue a chover moito poden abrir máis e afectar á casa"

Entre tanto, otro propietario, Juan José Expósito, afirma que, dada la situación y la presencia de las grietas en el terreno, "moitos de nós temos medo a que acabe caendo todo".

Otro comentario más que circulaba el lunes entre los afectados es que las piedras con las que se levantaron algunos muros son, al parecer, muy antiguas ya que, según cuentan, datan de la época en la que el ferrocarril llegó a Lugo, hace más de un siglo, lo que, unido a la gran cantidad de agua de lluvia caída desde el pasado mes de noviembre, pudo contribuir a que se produjese el mencionado corrimiento de tierras en esta zona de Castelo.

Comentarios