viernes. 24.01.2020 |
El tiempo
viernes. 24.01.2020
El tiempo

La célula lucense de la red de tráfico de hachís estaba dirigida por el imán de la mezquita coruñesa

El alijo está depositado en la comandancia de Lugo. XESÚS PONTE
El alijo está depositado en la comandancia de Lugo. XESÚS PONTE

El mayor golpe al tráfico de hachís desde Lugo acaba con una tonelada incautada y 56 arrestos

 

La detención de una persona en Lugo hace año y medio y la intervención de un kilo de hachís en su domicilio, en la zona de As Gándaras, dio pie a la mayor operación contra el tráfico de hachís por vía terrestre realizada en Galicia y permitió además la desarticulación de una importante red de traficantes asentada en el sur de España. La operación Calcetín-Salafranca, realizada de forma conjunta por Policía Nacional y Guardia Civil, se cerró hace unos días con un total de 56 arrestos y la incautación de más de una tonelada de hachís.

La investigación -coordinada por la titular del juzgado de Instrucción número 1 de Lugo, Pilar de Lara- se inició en octubre de 2016, cuando los agentes detuvieron a un joven de origen marroquí y localizaron en su vivienda un kilo de droga oculto en un calcetín, un hallazgo que posteriormente dio nombre al operativo.

Unos meses más tarde, los investigadores le dieron el alto a un turismo que circulaba por la autovía A-6, en O Corgo, y encontraron 23 kilos de droga escondidos en la defensa trasera del coche, repartidos en placas y en bellotas listas para su venta en la calle.

El grupo de Lugo alquilaba pisos y trasteros por toda la ciudad para repartir la droga y evitar que la Policía la encontrara en su totalidad

Las pesquisas se intensificaron y los agentes constataron que varios individuos, casi todos de origen marroquí, trataban de organizarse para crear una infraestructura que les permitiera transportar grandes cantidades de droga desde Marruecos hasta Galicia. El grupo estaba dirigido por el imán de una mezquita coruñesa, que se encargaba de abastecer a otros distribuidores. Sin embargo, aunque el cabecilla de la red operaba desde A Coruña, el grueso de la banda estaba asentado en Lugo.

Los investigadores descubrieron que la banda ocultaba el hachís en sus vehículos y viajaba por la ruta de la plata, la autovía A-66. Además, utilizaban vehículos lanzadera para evitar controles policiales y en ocasiones se desviaban por carreteras secundarias.

Los agentes les fueron siguiendo la pista y el pasado mes de junio interceptaron en Cáceres un coche lanzadera y una furgoneta con 82 kilos de hachís. Para disimular el olor de la droga, los traficantes habían cargado el vehículo de comida. Estos estupefacientes iban dirigidos al imán de A Coruña, que financiaba la red.

REGISTROS. Unos días después de esta intervención, la Policía Nacional de Lugo desarticuló la célula instalada en la capital. Según explicó ayer el jefe de Policía Judicial del CNP, Guillermo Brao, el grupo alquilaba pisos y trasteros por diferentes zonas de la ciudad para repartir el hachís que traían del sur del España y evitar así la intervención total de la droga en posibles registros policiales.

Sin embargo, el minucioso trabajo llevado a cabo por los investigadores permitió localizar los inmuebles. Los agentes registraron una vivienda en la Ronda do Carme, donde encontraron 16 kilos de droga en placas y bellotas. También entraron en otra vivienda de Alfonso X O Sabio y localizaron 20 kilos de la misma sustancia.

La célula de Huelva disponía de 9 planeadoras, dos ultraligeros y una avioneta para introducir la droga desde Marruecos

En total, la primera parte de la operación retiró del mercado 150 kilos de hachís -que podrían superar en el mercado ilícito los 700.000 euros- y se saldó con 21 detenidos, 17 de ellos en la capital. "De los detenidos en Lugo", explicó Guillermo Brao, "diez eran de origen marroquí y el resto eran jóvenes lucenses que se dedicaban a la venta al menudeo".

La operación continuó abierta y a lo largo del último año se fueron desarticulando diversas ramas de la organización encargada del transporte y venta de hachís con destino a Galicia. En cada una de estas intervenciones, la Guardia Civil intervino notables cantidades de hachís, de 20 a 80 kilos.

ANDALUCÍA. El operativo desplegado por la Benemérita se trasladó varias veces a la provincia de Andalucía y desarticuló otra organización asentada en Huelva, que se dedicaba a introducir en España "importantes remesas de hachís" desde Marruecos. Los agentes lucenses -que contaron con la colaboración de la Guardia Civil de Huelva y el servicio de Vigilancia Aduanera- intervinieron en esa ocasión 2.300 kilos de hachís, así como una avioneta, dos ultraligeros, y 9 planeadoras. Esa fase de la operación estuvo coordinada por la Audiencia Nacional.

Finalmente, la semana pasada, concretamente el lunes día 9, los investigadores se trasladaron a la provincia de Cádiz y registraron tres inmuebles en la localidad de San Enrique de Guadiaro donde localizaron más de 600 kilos de hachís. Los agentes detuvieron a cuatro personas. Con esta actuación -y un balance de 56 detenidos y 1.079 kilos de hachís intervenidos- las fuerzas de seguridad dan por cerrado el operativo.

La célula lucense de la red de tráfico de hachís estaba dirigida...
Comentarios