El Concello tiene más de 700.000 euros en turbinas paradas en un almacén

Son dos piezas de varias toneladas que aportó Inca dentro de l fallido contrato de la fábrica de la luz, por el que el Concello tuvo que indemnizar a la empresa con 2,5 millones de euros
Unas turbinas. EP
photo_camera Las turbinas. EP

El Concello de Lugo es dueño de dos grandes turbinas, de varias toneladas de peso y valoradas en más de 700.000 euros, que tiene paradas en un almacén por el que paga 1.400 euros al mes de alquiler y para las que de momento no tiene uso. La situación fue denunciada en la mañana de este miércoles por el PP, que acudió al polígono de O Corgo donde está la nave donde se guarda el material.

Las turbinas son piezas que aportó la empresa Inca dentro del contrato que firmó hace años con el Concello para restaurar la antigua fábrica de la luz de Lugo y explotar la concesión que tenía la administración para la obtención de energía eléctrica, que acabó perdiendo a raíz de este fallido contrato.

Inca se hizo con este contrato en tiempos de José López Orozco, a cambio de pagar un canon mensual al Concello de 400 euros, y nada más empezar las obras en el río tuvo problemas con la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil por no ajustarse los trabajos a los permisos concedidos. Estos acabaron caducando debido a que la administración local no solicitó la prórroga a tiempo y lo mismo sucedió con la concesión eléctrica. Ante esta situación, Inca pidió la rescisión de contrato y, ante la falta de respuesta del Concello, acudió a los juzgados, que le dieron la razón y condenaron al Ayuntamiento a indemnizar a la empresa con 2,4 millones de euros.