Martes. 26.03.2019 |
El tiempo
Martes. 26.03.2019
El tiempo

La marcha de Rozas y Basadre vacía de históricos el Concello de Lugo

Enrique Rozas y Carmen Basadre EP
Enrique Rozas y Carmen Basadre EP

El viceportavoz popular renuncia "por motivos personales" a ir en la candidatura de Carballo, pero aclara que seguirá militando en el PP ►La concejala de Cultura Carmen Basadre también confirma que no seguirá tras las elecciones y que la decisión ya la tomó hace un año

El remate de este mandato supondrá un final de ciclo para los políticos locales que marcaron la vida municipal en las últimas dos décadas. Los últimos representantes de esa generación anunciaron ayer su marcha tras las elecciones del próximo 26 de mayo. El viceportavoz popular Enrique Rozas, que entró en la corporación en 2004 aunque lleva vinculado al Concello desde 1987, lo hizo en rueda de prensa y la concejala de cultura, Carmen Basadre, que forma parte del gobierno local desde 1999, lo confirmó a este periódico, aunque aclaró que la decisión la había tomado hace ya un año.

Enrique Rozas: "Dejo la primera línea de la política municipal después de hablar con mi familia"

Enrique Rozas convocó a los medios de comunicación para anunciar que no concurrirá en la candidatura que liderará Ramón Carballo, aunque para evitar especulaciones remarcó que no irá en ninguna otra lista. "Soy militante del PP y seguiré hasta el final [del mandato] y en los cargos del partido", aclaró Rozas en una emotiva rueda de prensa que dijo convocar antes incluso de los comicios generales del 28 de abril para no dar pie a malos entendidos.

El veterano político popular, que compareció arropado por varios compañeros de grupo, explicó que abandona "la primera línea de la política municipal" después hablar con su familia y porque cree que, tras 30 años en los que ha sido responsable del patronato de deportes y concejal, "todo el mundo debe saber cuál es el momento de tomar la decisión". De hecho, Rozas quiso insistir en que no se debe buscar otra interpretación en su decisión de renunciar a seguir de concejal tras el 26-M, aunque al final de su comparecencia dejó caer que, tras las elecciones, "ya veremos lo que hacemos". En todo caso, aclaró que seguirá ejerciendo como concejal hasta final de este mandato y continuará como vicepresidente de la junta local, vicesecretario de la junta provincial y miembro del comité electoral del PP en Lugo.

Carmen Basadre: "Tomei a decisión hai máis de un ano e a alcaldesa sábeo desde hai tempo"

El edil popular aprovechó la comparecencia ante los medios de comunicación para recordar su trayectoria política. "En 1983, Vicente Quiroga me pidió que fuese en su lista. Tenía 26 años y le dije que no, que además me iba a casar", comentó Rozas, quien añadió que le propuso al entonces alcalde "echar una mano" en el área de deporte y que así lo hizo hasta el año 1987, en el que fue nombrado gerente del patronato de deportes. Ocupó este cargo hasta el año 1999, en el que se hizo con la alcaldía José López Orozco. Cinco años después, tomaría posesión como concejal tras la renuncia al cargo de edil de Manuela López Besteiro y se mantendría en las sucesivas corporaciones hasta llegar a la actual.

Rozas tuvo palabras de gratitud en su despedida para los funcionarios municipales, para sus compañeros del PP, para los ediles -también para los de la oposición-, para los colaboradores más directos, para los medios de comunicación y también para "sus jefes" en el partido. Así citó a Francisco Cacharro y a los sucesivos presidentes del PP de Lugo, además de a Ramón Carballo, actual presidente de la junta local y alcaldable.

No aludió sin embargo al anterior portavoz municipal y responsable del partido en el municipio, Jaime Castiñeira, con quien protagonizó al inicio del mandato una polémica tras haberle retirado este la dedicación exclusiva al Concello que había tenido hasta entonces. Tras varios meses de relación tensa en el grupo municipal y después de salir elegida presidenta provincial del PP Elena Candia -a la que dio su apoyo- y Carballo como nuevo responsable local, se produjo la salida de Castiñeira del Concello y una reorganización del grupo municipal en la que Enrique Rozas fue nombrado viceportavoz, con sueldo del Concello.

Sin embargo, pese a haber ganado ese pulso dentro de su grupo municipal, el político popular, que el próximo sábado cumplirá 62 años, decide ahora abandonar la vida municipal una vez acabe el mandato, aunque matiza que colaborará con el partido. "Me quedo en el PP. No me voy para ningún lado. Después de las elecciones ya veremos lo que hacemos", sentenció.

CARMEN BASADRE. La concejala de cultura también confirmó que se marchará del Concello cuando finalice este mandato después de haber formado parte del gobierno local de forma ininterrumpida desde que llegará al mismo en 1999 de la mano de José López Orozco.

Basadre, que ocupó diferentes concejalías como la de servicios sociales o juventud, lleva desde finales de 2012 el área de cultura, en donde gestiona también el que se podría considerar como su mayor logro en estos años, la fiesta del Arde Lucus.

La edil explicó que ya informó hace tiempo a la alcaldesa Lara Méndez de esta decisión, que tomó hace un año, aunque matizó que esta posibilidad ya la había barajado a principios de mandato, cuando se registró la salida del exalcalde socialista.

Orozco se marchó antes incluso de llegar a tomar posesión, en su caso para facilitar que los socialistas retuviesen la alcaldía tras ser vetado por Lugonovo y el BNG como aspirante a la reelección a causa de las imputaciones judiciales en casos de corrupción.

El político socialista había ocupado la alcaldía también de forma ininterrumpida durante 16 años, en algunos momentos, cogobernando con los nacionalistas y, en otros, en solitario después de haber logrado una mayoría absoluta en las urnas.

Cuatro meses después de la marcha de Orozco, otro histórico concejal socialista que le había acompañado desde 1999, el edil de deportes José Manuel Díaz Grandío, también dejaba el gobierno que ya lideraba la alcaldesa Lara Méndez alegando "razones personales".

Mientras, en las filas del PP también se produjo la baja durante este mandato del portavoz del grupo y candidato a la alcaldía, Jaime Castiñeira, quien también había encabezado la lista en 2011, cuando se quedó a poco más de 400 votos de alcanzar la mayoría absoluta.

Castiñeira había sido concejal desde el año 1999 y llegó a ocupar de forma temporal la portavocía del grupo entre 2004 y 2007 y, después, ya de forma ininterrumpida entre 2009 y 2017.

La marcha de Rozas y Basadre vacía de históricos el Concello de Lugo
Comentarios