lunes. 25.01.2021 |
El tiempo
lunes. 25.01.2021
El tiempo

La mala buena suerte de Lugo, que afronta un nuevo cierre pese a la baja incidencia del virus

Varias personas paseando por Lugo tras la apertura del cierre perimetral. SEBAS SENANDE
Varias personas paseando por Lugo tras la apertura del cierre perimetral. SEBAS SENANDE
Las limitaciones a los bares afectan también a municipios que llevan meses sin apenas casos

Lugo estrenará un nuevo cierre perimetral apenas 15 días después de su reapertura. La Xunta ha optado esta vez por medidas homogéneas para las grandes ciudades. Como la mayoría están en una situación complicada se han igualado en restricciones por arriba, con lo que la capital lucense se encontrará desde la medianoche de este jueves con una vida propia de una zona de riesgo alto cuando, en realidad, es la que tiene la incidencia acumulada más baja de todas las de la comunidad.

La alcaldesa, Lara Méndez, admitió que el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, había trasladado sus felicitaciones a los lucenses por llegar a mediados de enero con una incidencia de 115 casos por cada cien mil habitantes y por "o bo comportamento" de los lucenses para mantenerla baja. Reconoció que si bien un buen control de la pandemia es lo primordial, las nuevas restricciones cargan sobre el comercio y, muy especialmente, sobre la hostelería, de la que dijo que lleva meses "facendo esforzos tremendos". "Queremos que se poñan riba da mesa medidas para paliar esa situación", dijo y requirió a García Comesaña que que atenda a esta demanda, a esta necesidade".

Por su parte, la edil de cultura, Maite Ferreiro, estimó que "a decisión de pechar indiscriminadamente toda a actividade e todas as cidades non se corresponde cos datos de contaxio que se nos ofrecen desde a propia Xunta". Indicó que compartía "a incerteza" de los hosteleros y otros profesionales afectados. "Vemos como, reiteradamente, dende a presidencia da Xunta se criminaliza ao tecido cultural, á xuventude, á hostalaría e ultimamente ás familias", dijo.

Esa sensación de cierta injusticia fue compartida también fuera de la capital, en municipios que llevan meses o con cero casos activos o con tan pocos que son casi anecdóticos, pero en los que bares y restaurantes deberán igualmente cerrar a las seis de la tarde. En As Nogais, Negueira de Muñiz o Navia de Suarna no ha habido ni un solo caso en dos meses, por ejemplo. Manuel Martínez, alcalde de Becerreá, un municipio también de A Montaña pero con más población que los anteriores, hay ahora mismo uno.

"No comprendo por qué nos afecta a todos por igual, la verdad. En estos ayuntamientos pequeños, rurales, con población dispersa y envejecida que está muy preocupada y cumple las medidas, no sé que diferencia puede haber en que un bar esté cerrado a las seis o siga abierto unas horas más", explica.

A su juicio, la hostelería lo tiene muy complicado. En el caso concreto de su municipio "no ha habido muchos cierres pero, para aquellos que tienen que pagar un alquiler, la supervivencia es muy compleja".

PRESIÓN ASISTENCIAL. La ventaja que tendrá Lugo con respecto a otras ciudades al endurecer sus restricciones con una incidencia aún contenida es que podrá modular mucho mejor la presión hospitalaria. El director asistencial del área, Rafael Monte, admite que los casos se incrementan en el municipio "poco a poco" pero puntualiza que también de forma "constante".

De continuar abierto esa tendencia al alza se consolidaría, mientras que al aplicar medidas restrictivas la transmisión se frenará y previsiblemente se verá una bajada de los casos activos.

Por el momento, el Hula no está en la misma situación que otros de los centros gallegos, ni tampoco que el de A Mariña, que tiene ya 16 pacientes covid en planta y debe derivar al Hula todos los casos de Uci covid para poder usar la suya para pacientes quirúrgicos. A Mariña es la zona que más preocupa al Sergas, especialmente Viveiro, Xove y Burela. En el primero de esos concellos se detectan casos nuevos cada día y no se logran acotar por completo todas las cadenas de transmisión. Los contagios parecen estar claramente al alza en el municipio de Burela

La mala buena suerte de Lugo, que afronta un nuevo cierre pese a la...
Comentarios