Lugo retoma la fiesta del Corpus

Muchos lucenses acudieron a la tradicional celebración, en Santa María, durante la cual se invitó a rodear la catedral con flores. Hubo música y también representación institucional
Celebración del Corpus en la Praza de Santa María. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Celebración del Corpus en la Praza de Santa María. VICTORIA RODRÍGUEZ
Tras un año en el que hasta las tradiciones se vieron empañadas por la pandemia, Lugo recuperó este domingo con cierta normalidad la fiesta del Corpus. Se celebró en Santa María, plaza que llegó a quedarse pequeña para acoger a todos los que querían reencontrarse con esa tradición.

La luz que proporcionaba la soleada mañana, la música y las flores que portaban muchos lucenses dieron brillo a la celebración, que este año no incluyó la tadicional procesión debido a las precauciones sanitarias adoptadas para garantizar las distancias de seguridad entre los asistentes.

Celebración del Corpus en la Praza de Santa María. VICTORIA RODRÍGUEZ

El obispo, Alfonso Carrasco, presidió la ceremonia, en la que reivindicó la relación de la festividad con Lugo, proclamada ciudad del sacramento. "Nuestra ciudad se honra desde muy antiguo con el privilegio de la eucaristía, que responde a una fe, que puso al Santísimo en el centro del altar mayor de su catedral. Es poner en el centro de las miradas, en el centro de la devoción, aquello en lo que confiamos y creemos. El Santísimo es el sacramento de la presencia del Jesús, de su muerte y su resurrección", recordó.

"Aprender a amar al prójimo, a respetar la obra de Dios, cambiaría el mundo. Si no dejamos entrar la novedad de Dios en el corazón, es difícil que el mundo cambie", defendió el obispo en su homilía.

Celebración del Corpus en la Praza de Santa María. VICTORIA RODRÍGUEZ

Exhortó además a los católicos diciendo que "estamos llamados a imitar en amor de Dios, no solo con palabras, sino con obras, no solo en un momento, sino con perseverancia, paciencia, en el tiempo, en toda la vida".

La misa y la homilía del obispo fueron el centro de una ceremonia cargada de calor y de color, algo a lo que contribuyeron los cantores del Orfeón Lucense y de la Coral del Hospital que intervinieron en la ceremonia, así como los miembros de Os Xílgaros de Lugo, que ofrecieron un repertorio de danzas tradicionales.

A la solemnidad de las ceremonias contribuyó también la presencia institucional, encabezada por la alcaldesa, Lara Méndez, y el delegado de la Xunta, Javier Arias. Pero, eso sí, la asistencia de los miembros de la corporación y de las instituciones fue en esta ocasión más sobria. Por las circunstancias de la pandemia, no hubo el solemne desfile formal que era tradicional en el pasado.

Celebración del Corpus en la Praza de Santa María. VICTORIA RODRÍGUEZ

Esa necesidad de romper las reglas que regían hasta ahora llevaron al obispado a llamar a los fieles a innovar en el Corpus de este año y por eso se pidió a los lucenses que llevaran flores para rodear la catedral. Era una forma de mostrar la devoción, a falta de procesión. Por ese mismo motivo también se organizó para la tarde un acto de adoración al que se invitó a participar a parroquias, grupos y asociaciones. A los lucenses también se les invitaba este domingo a entrar en la catedral a rezar.

Toda la ceremonia del domingo, además de para recuperar una tradición con gran raigambre en la historia de Lugo, sirvió también un poco para ir preparando las celebraciones de la Ofrenda del Antiguo Reino de Galicia.

Esa cita se celebrará el próximo fin de semana. El día grande será el domingo, cuando le corresponde a la ciudad de A Coruña presentar la ofrenda ante el arzobispo de Santiago. Pero el sábado ya se celebrarán también las vísperas.

Comentarios