martes. 21.09.2021 |
El tiempo
martes. 21.09.2021
El tiempo

Lugo recibió al Lenin español

Francisco Largo Caballero, en un de sus intervenciones públicas. EP
Francisco Largo Caballero, en una de sus intervenciones públicas. EP
Hace ahora un siglo que Lugo recibió al Lenin español. Así se le llamaba a Francisco Largo Caballero, el dirigente de la UGT y del PSOE que llegó a ser presidente del Gobierno en la Guerra Civil y que, como Lenin, se le definió como un gran estratega calculador

ERA UNA CONFERENCIA pero también un acto de "propaganda socialista", según cuenta el cronista anónimo de El Progreso en el diario del 10 de junio de 1921. Francisco Largo Caballero –conocido popularmente como el Lenin español por su ideología marxista y también por ser un gran estratega y calculador– estuvo en Lugo hace poco más de un siglo.

El entonces secretario general de la UGT –que llegaría a ministro de Trabajo en la Segunda República y a ser presidente del Gobierno y ministro de Guerra durante la confrontación bélica en 1936– dio una conferencia en el Teatro Circo el 9 de junio de 2021, dentro de una gira que iba a hacer por Galicia para dar a conocer sus ideas sobre el movimiento obrero y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), del que fue también dirigente.

Cuando vino a Lugo todavía no había llegado a ocupar cargos políticos en el Gobierno pero sí había ya participado en la organización de la huelga general revolucionaria de 1917, lo que lo llevó a ser condenado a cadena perpetua, encarcelado y liberado después tras ser elegido diputado.

Largo Caballero dio un discurso en el Teatro Circo que rehuía "los efectismos de galería" y vertía palabras "sin apresuramientos"

Como no podía ser de otra manera, Largo Caballero llegó a Lugo en el tren correo, procedente en este caso de Ferrol. El entonces secretario general de la UGT venía a la ciudad de las murallas "en un viaje de propaganda socialista", decía El Progreso.

A las pocas horas de llegar, Largo Caballero se subió a la tribuna del Teatro Circo, que estaba a rebosar de público.

Resulta sorprendente para los cronistas de la época –tanto de El Progreso como de El Regional, otro diario de Lugo– que, entre el público que acudió a escuchar al Lenin español, había muchas mujeres cuando todavía faltaba una década para la conquista del sufragio femenino. El Progreso reflejaba así su presencia entre la audiencia de Francisco Largo Caballero: "El local hallábase abarrotado de público, entre el que figuraba una nutrida representación femenina".

El acto –calificado de "propaganda socialista"– fue presidido por el sindicalista lucense Julio Castiñeiras y, antes de que hablase el Lenin español, tomó la palabra el concejal "señor Lamas".

Tras este preámbulo, llegó el turno de Largo Caballero, "un orador fácil que rehuye los efectismos de galería y va vertiendo las palabras sin apresuramientos, con la mayor naturalidad", indicaba el cronista de El Progreso.

En la misma información, se incluía a Francisco Largo Caballero "en el grupo de los socialistas reconstructores, partidarios de la intervención del proletariado en la política a base de la fiscalización de los intereses del pueblo".

En general, Largo Caballero hizo, según El Progreso, "una definición concreta del significado y alcance del credo en que comulga y terminó excitando a los obreros a la unión y a la lucha por el ideal socialista". Una llamada a la lucha que, desde el estrado lucense, fue bastante comedida. De hecho, el cronista reconocía que "la oración del señor Largo Caballero fue de tonos conservadores".

El dirigente socialista habló durante hora y cuarto "y, al final, fue objeto de una cariñosa ovación, así como también escuchó aplausos durante algunos periodos de la conferencia", decía la crónica.

VIVEIRO. Antes del mitin de Lugo, Francisco Largo Caballero estuvo en Viveiro y en Ferrol. En la localidad mariñana, la cita fue en la Praza Maior. El cronista del Heraldo de Vivero afirmaba que el discurso "del propagandista de la Unión General" era esperado "con ansiedad y sus palabras fueron escuchadas con respetuoso silencio".

Largo Caballero dijo a los viveirenses que "no esperasen de él periodos floridos, pues no era un intelectual sino un obrero que había tenido que dejar la escuela a los siete años para entrar en el taller a ganarse el sustento, pero que en sus palabras encontrarían la verdad pues su larga experiencia de luchador de un ideal de redención social le guiaba a expresarse con claridad y sin reticencias".

En su discurso, el líder ugetista condenó la violencia revolucionaria y habló de la libertad y los derechos humanos, las relaciones entre obreros y patrones, la igualdad entre hombres y mujeres y la importancia del acceso a la educación y la emancipación social.

El obrerismo se aliaba con ellas
Las lucenses de hace un siglo comenzaban a dar los primeros pasos para poder acceder a ciertos derechos que, hasta el momento y todavía bastante después, eran del género masculino. Largo Caballero era consciente de ello y también del público femenino que acudía a los mítines del incipiente movimiento obrero.

Barba
Por ese motivo, en el discurso que dio el líder socialista en Viveiro fueron constantes las referencias a lo que el socialismo entendía por igualdad. "No se aspira a que las mujeres tengan barba como los hombres sino que la igualdad representa el derecho a la cultura y a la instrucción por igual", afirmó, según Heraldo de Vivero.

Lugo recibió al Lenin español
Comentarios