Lugo no logra cubrir nueve de las 25 plazas MIR de médico de Familia

Es la única provincia gallega en la que se ha dado el problema, aunque el fenómeno es global y en el conjunto de España quedan vacantes 200 puestos
Un joven médico. AEP
photo_camera Un joven médico. AEP

El proceso de asignación de plazas MIR para formación de médicos de Familia se ha cerrado con un fiasco para Lugo: han quedado vacantes nueve de las veinticinco plazas que se ofertaban en el área sanitaria.

La situación desvela la falta de interés de los facultativos recién titulados por ocupar plazas de médicos de Familia, a pesar de ser una especialidad clave para el sistema sanitario y haber en estos momentos un grave problema de falta de personal para ocupar esos puestos.

En Lugo se ofrecían 18 plazas MIR de formación en el Hula, 5 en Burela y 2 en Monforte.

El problema sacude a la provincia de Lugo, pero el fenómeno es general. La asignación de plazas MIR se hace a nivel nacional y este año han quedado sin cubrir 200 de las 336 plazas que se ofertaban en todo el sistema sanitario español.

No obstante, Lugo sí representa una anomalía en el ámbito gallego, ya que es la única provincia de la comunidad en la que no ha habido solicitudes para todos los puestos disponibles.

La salida a la situación no resulta fácil. Cabría la posibilidad de ofrecer los puestos a médicos extranjeros, pero ese paso requiere una autorización del Ministerio de Sanidad y, por supuesto, exige que haya médicos foráneos interesados en formarse para trabajar en Lugo como médicos de familia.

Hace años que no se producía una situación como la actual. En conjunto hay 217 plazas en toda España que no se han cubierto. El grueso son de médicos de Familia, pero tampoco ha habido solicitudes para ocho de Medicina del Trabajo, otras tantas de Medicina Preventiva y Salud Pública y una de Microbiología y Parasitología.

Solo Baleares, Canarias, Madrid, Melilla, Murcia y Comunidad Valenciana consiguieron agotar todas sus plazas en una convocatoria en la que se ofrecían 8.188 puestos, a los que concurrían 9.932 jóvenes médicos. Sin embargo, tras aprobar el examen MIR, algunos desistieron de llegar a ocupar una plaza debido a que eran de médico de Familia en lugares que no generan interés.

La situación es especialmente inquietante en lo que respecta a la especialidad de médicos de Familia por la falta de profesionales disponibles y el hecho de que muchos de los que están en activo están ya próximos a la edad de jubilación.

La falta de interés de los jóvenes titulados por acabar trabajando en zonas rurales, sobre todo, condiciona las posibilidades de captar facultativos. En estos momentos, en Lugo se ofrece trabajo a todos los médicos que acaban el proceso de formación MIR, pero la necesidad de médicos es importante.

A finales de abril, el Sergas convocó una oferta de quince plazas de médico de Familia para Lugo, tres de ellas para la capital. Se ofertaron, en concreto, tres plazas en Viveiro, dos en Vilalba y una en los centros de salud de Illas Canarias, A Milagrosa y San Roque, en el municipio de Lugo; Sarria, Monforte de Lemos, Xermade, San Cibrao, Burela, Ribadeo y Foz.

El problema es que se estima que van a ser necesarios muchos más, dado que está próxima una ola de jubilaciones. Esa es la razón por la que seguir formando médicos MIR con la especialidad de Familia es fundamental. El Sergas llegó a rescatar, a raíz de la pandemia, médicos jubilados ante la falta de profesionales.

El gerente del Sergas visita el nuevo hospital de día de salud mental infanto-juvenil

José Flores, con Javier Arias y responsables del hospital. EP
José Flores, con Javier Arias y responsables del hospital. EP

El gerente del Sergas, José Flores, visitó el hospital de día de salud mental infanto-juvenil que acaba de comenzar a funcionar en el Hula.

Es el cuarto de los siete hospitales de día de ese tipo previstos en el plan de salud mental de Galicia, tras los de Vigo, Santiago y Ourense.

Flores, acompañado por el delegado de la Xunta, Javier Arias, y el gerente del área sanitaria, Ramón Ares, destacó que está atendido por un equipo multidisciplinar de profesionales de psiquiatría, psicología, enfermería, trabajo social y terapia ocupacional.

Comentarios