Lugo, sin hora ni Ora

El reloj de la casa consistorial vuelve a estar sin funcionar ► Se desgastaron dos piezas, que serán repuestas
El reloj de la casa consistorial, parado en las siete y cinco. SEBAS SENANDE
photo_camera El reloj de la casa consistorial, parado en las siete y cinco. SEBAS SENANDE

Ni sin hache, ni con hache. Lugo no tiene, ahora mismo, ni el sistema de aparcamiento Orasuprimido hace años— ni tampoco hora en el reloj de la casa consistorial, que dejó de funcionar de nuevo. Se paró hace dos días, dice el gobierno local.

Juego de palabras aparte, no es la primera vez que se para este reloj, ya que las averías son muy frecuentes desde hace décadas. No obstante, en este caso, el problema parece ser más simple. Dos piezas de su maquinaria se desgastaron y hay que reponerlas. Y en eso está ya el Concello.

Las piezas fueron encargadas para ser hechas a medida y ahora se está a la espera de que viajen a Lugo para poder volver poner en hora a la ciudad.

La torre que alberga el reloj fue reacondicionada hace solo tres meses, cuando fue sometida a un lavado a presión y repintada. La idea es mejorar su aspecto para cuidar la estética del edificio que alberga la casa consistorial, el pazo de Ombreiro, declarado Ben de Interese Cultural dada la singularidad del inmueble pero también el emplazamiento tan emblemático en el que se ubica.

Sin embargo, la torre del reloj no siempre formó parte del consistorio. Su creación no es superior a dos siglos dado que fue construida en 1865 por decisión de la corporación municipal con el fin de representar el poder civil de la capital de la provincia. La propia acta municipal recoge la necesidad del reloj "porque el de la catedral anda casi siempre adelantado" y porque "Lugo no puede prescindir de esta mejora sin rebajarse de la consideración que merece".

Comentarios