Lugo es la ciudad de Galicia donde más aumentó la criminalidad el año pasado

Registró un alza delictiva del 25% que lastra la tasa de la provincia, aunque se mantiene como la más segura
La Guardia Civil realiza un operativo contra robos el pasado febrero. AEP
photo_camera La Guardia Civil realiza un operativo contra robos el pasado febrero. AEP

En una Galicia que se afianza como la tercera comunidad más segura de España con un descenso anual de 862 delitos, cuatro de sus siete ciudades han visto aumentar sus tasas de criminalidad el año pasado: Pontevedra, Ourense, Santiago y Lugo. Esta última destaca sobre todas las demás con un preocupante aumento en las infracciones penales del 24,7%. Es lo que supone pasar de los 2.627 delitos denunciados en 2022 a los 3.275 de 2023, lo que en términos absolutos se traduce en 648 más. Son datos que arroja el último balance de criminalidad del Ministerio del Interior, en el que Lugo ciudad lastra la estadística de la provincia, que registró un alza en criminalidad del 12,4% –la mayor entre las cuatro gallegas– al sobrepasar la barrera de los siete mil delitos. Registró 7.120 el pasado ejercicio, 784 más que en 2022, un incremento atribuible en buena medida a la capital.

Y es que el aumento delictivo de la ciudad amurallada –en una estadística que contabiliza la delincuencia tradicional, sin contar ciberdelitos– triplica las alzas en Pontevedra (+7,6%), Santiago (+7,0%) y se sitúa a eones de la de Ourense (+3,8%). La culpa de que se disparasen los delitos en Lugo ciudad la tienen sobre todo los robos y hurtos, que en su conjunto capitalizaron el incremento delictivo al pasar de 1.104 en 2022 a los 1.546 registrados el año pasado –442 más–.

Pero todas las modalidades del abanico delictivo han aumentado en Lugo excepto los homicidios y asesinatos: hace dos años se contabilizó uno, el crimen machista de Cristina Cabo Buján, mientras que el pasado 2023 no hubo que lamentar ningún suceso de este tipo. Si no lo hay es porque en las tres ocasiones que se intentó, los perpetradores no lograron su funesto propósito. Es por ello que los homicidios y asesinatos en grado de tentativa subieron de uno a tres.

Siguiendo con los delitos de sangre, se mantienen invariables, con 55, los ilícitos de lesiones y riña tumultuaria. Tampoco hubo cambios en los secuestros, que afortunadamente mantuvieron el contador a cero en la ciudad. Sí hubo variaciones, y para mal, en el caso de los delitos sexuales, que pasaron de 24 a 33, dentro de los cuales preocupan las nueve violaciones del año pasado, dos más que en 2022. También se incrementaron los delitos por tráfico de drogas al pasar de 24 a 31.

Alza provincial del 12%

Que los delitos se hayan disparado en Lugo ciudad provocó que la provincia marque el mayor alza delictiva de las cuatro provincias gallegas: un 12,4% más, siempre atendiendo al balance de criminalidad convencional que excluye los perpetrados vía online.

De los 7.120 ilícitos registrados en la provincia en 2023, alarman sobre todo los 11 intentos de homicidio o asesinato, frente a los tres de un año antes. También experimentaron un alza preocupante los robos y hurtos, al pasar de 1.993 en 2022 a los 2.695 contabilizados el año pasado. Y no es menos inquietante la subida en las violaciones, que se duplicaron de 12 a 24 en un año. Pese a todo, Lugo es la provincia gallega más segura, con 28 delitos por cada mil habitantes.

Balance gallego: los homicidios y asesinatos se triplican en un año

Galicia en su conjunto vio ligeramente reducida su criminalidad el año pasado, cuando registró un descenso del 1,2% en este campo, logrando afianzarse como la tercera comunidad más segura de España, en un podio al que logró subirse en 2022.

Sin embargo, la tipología más grave del catálogo delictivo prácticamente se triplicó. Los asesinatos y homicidios pasaron de 7 a 18, en lo que supone el mayor alza porcentual en Galicia. Los secuestros se duplicaron, de dos a cuatro. También aumentaron las violaciones, al incrementarse la cifra de 155 registrada en 2022 a las 201 del año pasado.

Un total de 570 fueron los coches robados en Galicia el año pasado. La sustracción de vehículos es un delito que está ahora incrementándose tras años en declive. ¿El motivo? El encarecimiento de los recambios en el mercado ilícito en Europa del Este y Marruecos.