Lugo, entre las diez provincias con más radares de la DGT al sumar 56 entre fijos y móviles

Galicia añade 210 de los 1.392 cinemómetros de las vías estatales, según un novedoso listado a disposición de todos los conductores
Radar fijo. XESÚS PONTE
photo_camera Radar fijo en la N-VI. XESÚS PONTE

La provincia de Lugo es la octava con más radares de España, al sumar 56 tanto fijos como móviles en sus carreteras. Se sitúa así por detrás de A Coruña, que con 58 lidera el ránking a nivel gallego. La comunidad concentra 210 de los 1.392 cinemómetros que hay operativos en toda España, o lo que es lo mismo, un 15% sobre el total, un porcentaje significativo si se tiene en cuenta que Galicia soporta un 10% de todo el tráfico rodado estatal.

Conocer estas cifras es posible gracias a la publicación por parte de la Dirección General de Tráfico (DGT) de un completo listado con todos los radares y su ubicación concreta, en una muestra de transparencia inédita, ya que si bien en anteriores ocasiones sí facilitó el emplazamiento de los cinemótetros fijos –entre los que se incluyen los de tramo–, no había ofrecido datos sobre los móviles. En Galicia, según se desprende del listado, la colocación de radares sigue el patrón de siniestralidad, mayor en carreteras convencionales de un carril en cada sentido. Así, las tres vías con más cinemómetros en sus arcenes son la N-550, que cuenta con once radares –cinco en A Coruña y seis en Pontevedra–, la N-120, que con una decena de ellos –ocho en Ourense y dos en Pontevedra– y la N-VI, con nueve cinemómetros, ocho de ellos radicados en Lugo y el restante en A Coruña.

A continuación se sitúan vías de alta capacidad como la A-52, con ocho radares –siete en su trazado ourensano y el otro en su parte pontevedresa– o la A-6, la alternativa a la antigua N-VI, en la que se cuentan siete, cinco de ellos en Lugo. La AP-9, por su parte, pese a su larga extensión y vertebrar el eje atlántico canalizando gran parte del tráfico de la comunidad, cuenta con seis cinemómetros, cuatro de ellos en Pontevedra y solo dos en A Coruña.

Al margen de las vías principales, aproximadamente la mitad de los radares que la DGT tiene ubicados en la comunidad salpican vías secundarias, que concentran gran parte de los accidentes con víctimas. Asimismo, un número significativo se encuentra en las vías de acceso y circunvalaciones de las ciudades, especialmente de Vigo, A Coruña y Santiago.

La DGT pone este listado a disposición de la ciudadanía en su página web y con ello pretende evitar que haya conductores que instalen dispositivos antirradar en sus vehículos —lo que está completamente prohibido y acarrea severas multas— o, lo que puede ser más peligroso aún, que algunos automovilistas aparten las vista de la carretera para consultar la posible presencia de cinemómetros en sus dispositivos móviles mediante aplicaciones en las que los propios usuarios informan sobre radares y controles.

SOCIALDRIVE, ESCÉPTICA. Precisamente la principal app de este ámbito, SocialDrive, se hacía este miércoles eco de la publicación del reciente listado de la DGT y numerosos usuarios manifestaron su escepticismo ante el mismo. Aseguraban que en realidad hay más radares de los que vienen recogidos y decidieron publicar datos sobre estos supuestos cinemómetros extraoficiales.

Tres de ellos estarían en Galicia: uno en la AP-9 a su paso por la ciudad de Pontevedra, otro en la A-52 a la altura de Ourense y el tercero en la misma autovía pero en las cercanías de Allariz.

EN GALICIA MULTAN POCO. Con todo, los más de 200 radares que hay en Galicia dan lugar a menos sanciones que los emplazados en Madrid, Cataluña, Andalucía o Valencia.

Los tres que más multan están en la AG-55 en Arteixo, en la N-550 en Redondela y en la A-52 en Vigo, pero a mucha distancia de otros fuera de la comunidad.

Provincia. La N-VI acumula ocho dispositivos y la A-8, siete
Focalizando los datos en la provincia de Lugo, la vía con más radares es la N-VI, con ocho repartidos de forma más o menos uniforme a lo largo de su trazado. Todos son móviles excepto uno, una peculiaridad que se se repite en muy pocas carreteras. A nivel gallego, esta nacional es la tercera con más cinemómetros.

A continuación, con siete, se encuentra la A-8, que cuenta con los tres únicos radares de tramo de toda la provincia. Con cinco se sitúa la A-6, seguida por la N-540, con cuatro, y la N-120, con tres. La N-640 suma dos.

Vías secundarias
Una veintena de los 56 cinemómetros de la provincia se ubican en carreteras de titularidad provincial, tales como la LU-540, LU-160 o la LU-541. En estas vías abundan los dispositivos móviles colocados, además, en ambos sentidos. Este tipo de cinemómetros engloban a los conocidos como veloláser, envueltos por pequeñas carcasas que son indetectables a la vista.