Lugo busca salvar las casetas del pulpo bajando el precio

El gobierno local busca con los hosteleros vías para recuperar la tradición tras quedar desierto el primer concurso

Generated by  IJG JPEG Library
Generated by  IJG JPEG Library
Generated by  IJG JPEG Library
Generated by  IJG JPEG Library
Generated by  IJG JPEG Library
Generated by  IJG JPEG Library
AppleMark
photo_camera Un pulpeiro en San Froilán. XESÚS PONTE (AEP)

El gobierno local de Lugo volverá a convocar un proceso para adjudicar las casetas del pulpo, con el objetivo de intentar preservar uno de los grandes símbolos de las fiestas de San Froilán. Y ese nuevo intento de generar interés entre los hosteleros incluirá una rebaja del canon por las casetas y los calderos.

El departamento de Cultura, al frente del que está Maite Ferreiro, indicó que está trabajando con el sector de hostelería para garantizar la vuelta de las casetas y confirmó que el plan es bajar el precio de las instalaciones. No obstante, la cuantía de la rebaja no está fijada aún y dependerá de los informes de los técnicos municipales.

La idea es que los hosteleros paguen menos por montar las casetas, para que les resulte rentable acudir al San Froilán. La medida, en todo caso, no afectaría a los clientes, ya que la apuesta del gobierno es mantener los precios vigentes desde 2016, con la ración de pulpo de 250 gramos a 12 euros, la de pan y cachelos a 1,50 y la botella de vino de tres cuartos a seis euros.

Está previsto mantener los precios para los clientes vigentes desde 2016

El proceso de adjudicación de las casetas se pone de nuevo en marcha al quedar desierto el anterior concurso, al que solo se presentó un empresario, cuya propuesta no se pudo dar por válida, además, al no incluir la obligada fianza.

Tras ese traspiés, el gobierno local sostiene que hay tiempo para convocar un nuevo proceso y lograr que haya casetas este San Froilán y que la fiesta recupere una de sus esencias tras los años de parón por la pandemia.

El cambio de condiciones era demandado por los empresarios de hostelería y habituales de la fiesta que ya habían advertido desde el primer momento que no contemplaban optar a montar caseta debido a que no veían clara la viabilidad ante las exigencias económicas del Concello en un momento en el que sigue habiendo muchas incertidumbres económicas.

En el concurso fallido, los precios de salida de las casetas eran de 18.311, 17.312, 16.647, y 16.647 euros.

Que salgan las cuentas
La pandemia trastocó la tradición y los empresarios ya advirtieron hace meses que solo se plantearían volver al San Froilán si les salían las cuentas.

Pagar el canon del Concello y sostener los costes de montaje y funcionamiento de una caseta tiene un coste diario de unos 1.500 euros, advertían. 

Las casetas tienen tradición, pero durante la pandemia muchos lucenses se adaptaron a cambiar las comidas a otros escenarios. Con todo, la principal razón de los empresarios para desistir de volver con las casetas al Parque es el temor a perder dinero en las fiestas.

El gobierno local, en tanto, busca encontrar la manera de hacer viable la vuelta del pulpo al recinto ferial, ya que es una de las esencias de la fiesta.

Comentarios