martes. 16.07.2019 |
El tiempo
martes. 16.07.2019
El tiempo

Lugo arde de nuevo al calor de San Xoán

San Xoán. VICTORIA RODRÍGUEZ
San Xoán. VICTORIA RODRÍGUEZ

Los barrios de A Piringalla y As Gándaras centraron en la capital lucense las mayores celebraciones del solsticio de verano

La noche mágica de San Xoán volvió a llenar de luz los barrios y la zona rural de Lugo, donde se encendieron un total de 299 hogueras, según los datos expuestos por el Concello, donde se tramitaron los permisos necesarios para hacer las fogatas.

Los barrios de A Piringalla y As Gándaras centraron en la capital lucense las mayores celebraciones del solsticio de verano, dado que aglutinaron las dos hogueras más multitudinarias, en las que al calor de las llamas se sumaba el de la comida y el vino.

En A Piringalla, se repartieron 3.500 raciones de becerro al espeto. Se asaron dos becerros: uno de la raza rubia gallega donado por el ganadero César Dorado y otro que fue adquirido por la organización. La carne fue acompañada en la populosa fiesta con pimientos asados. Se sirvieron, además, vino, cerveza y refrescos. Hubo también pizzas para los niños.

La cena empezó sobre las ocho y media de la tarde, pero la celebración se prolongó hasta muy entrada la noche, según planificó la Asociación de Vecinos de A Piringalla, organizadora de la fiesta y en la que colaboraron también residentes de A Milagrosa, el barrio Feijoo, Albeiros y Garabolos.

También se hizo un sorteo de 350 euros entre los asistentes a la cena, repartidos en tres premios de 200, 100 y 50 euros.

En As Gándaras, la asociación vecinal Gatos Roxos ofreció, a partir de las ocho de la tarde, una churrascada popular con pan y vino en la que también se sortearon regalos.

En A Piringalla hubo becerro al espeto y pizzas mientras que en As Gándaras se hizo una churrascada 

Otra hoguera que durante años reunió a muchos lucenses es la de Montirón. En el barrio volvió a prenderse una gran fogata, pero no hubo música ni comida, con lo que allí prácticamente solo se dieron cita los vecinos.

Hace unos días, la alcaldesa, Lara Méndez, recordó a través de un bando una serie de normas sobre la organización de las hogueras entre las que se incluye la prohibición de quemar ruedas y cubiertas de goma, plásticos o cualquier derivado de hidrocarburos, así como materiales o productos contaminantes y tóxicos y el lanzamiento de cohetes. Del mismo modo, el Concello tampoco permitía que las hogueras se hiciesen en lugares próximos a líneas eléctricas, viviendas, zonas verdes y en el casco histórico.

Por otra parte, los organizadores de las hogueras están obligados a retirar todos los restos de la quema una vez apagada la hoguera.

Lugo arde de nuevo al calor de San Xoán
Comentarios