sábado. 05.12.2020 |
El tiempo
sábado. 05.12.2020
El tiempo

"Había gente ayudándome y fue un shock saber que el autor se había dado a la fuga"

Un agente analiza los daños en el turismo implicado en el accidente.EP
Un agente analiza los daños en el turismo implicado en el accidente.EP
La Policía Local logró identificar al autor del atropello a un motorista, que vendió el coche tras el suceso

Arrolló a un motorista con su turismo y se dio a la fuga, a pesar de que la víctima salió disparada e impactó contra el asfalto tras cruzar dos carriles por el aire. El conductor que provocó el accidente vendió su turismo tan solo dos días después del suceso y siguió adelante con su vida, convencido de que la Policía Local no llegaría nunca a identificarlo, ya que el suceso se registró en un lugar sin cámaras, de noche, y sin testigos que aportaran datos. Sin embargo, los agentes de la Unidad de Atestados buscaron durante semanas hasta el más mínimo indicio y finalmente consiguieron localizar al autor.

El accidente se produjo sobre las nueve y cuarto de la noche del pasado 27 de septiembre, cuando un turismo que circulaba por el Paseo dos Estudiantes giró hacia la Rúa Xosé Castiñeira, saltándose una señal de Stop, y colisionó contra una motocicleta de gran cilindrada que circulaba correctamente. Tras el choque, el motorista quedó tendido sobre la calzada, herido grave, pero el conductor continuó su camino sin prestarle auxilio.

La Policía Local acudió de inmediato al lugar y abrió una investigación, pero inicialmente no logró recabar demasiados datos. El herido –que fue trasladado al Hula– no pudo ver el turismo, y las personas que pasaban en ese momento por el lugar corrieron a socorrer a la víctima y tampoco fueron capaces de aportar datos concretos sobre la marca, el modelo, o la placa de matrícula del coche implicado en el suceso. Aun así, el equipo de Atestados no se dio por vencido e hizo todo lo posible para truncar los planes del conductor fugado.

Según el portavoz policial, durante varias semanas, los agentes "visionaron gran cantidad de grabaciones recogidas en distintas cámaras de vigilancia y control del tráfico, ubicadas en varios puntos de la ciudad, así como las localizadas en distintos edificios y establecimientos públicos. Además, revisaron los traslados de coches en grúas de asistencia, recorrieron talleres, e hicieron comprobaciones en desguaces y tiendas de repuestos del automóvil. Y también se realizaron rastreos de transacciones por internet".

Los investigadores fueron cerrando el círculo y llevaron a cabo un cribado informático en el que fueron estudiados y descartados, uno a uno, cientos de vehículos de dos marcas y modelos –que podrían coincidir con el del causante del accidente– y finalmente centraron las pesquisas en tan solo siete turismos. Tras investigarlos a todos, los agentes centraron su actuación en un Audi A3 cuyo propietario ya tenía antecedentes por varios delitos contra la seguridad vial. Los policías comprobaron que esta persona había vendido el coche tan solo dos días después del accidente, por lo que se pusieron en contacto con el nuevo titular y comprobaron que el turismo todavía presentaba desperfectos en un lateral, "compatibles con el impacto contra la motocicleta y el cuerpo del conductor".

Con estos datos, los investigadores localizaron al autor del accidente cuando se encontraba en la sede judicial de Armando Durán, entregando precisamente su carné de conducir tras haber sido condenado recientemente como autor de otro delito contra la seguridad vial. El hombre, D.L.C., de 36 años y vecino de Lugo, fue acusado de un delito de lesiones por imprudencia grave con vehículo a motor y de otro delito contra la seguridad vial por abandonar el lugar del accidente. Su imprudencia y su falta de consideración podrían costarle hasta un máximo de 7 años de prisión y 8 años de retirada del permiso de conducir.

FUGAS. La impotencia que sintió este motorista hasta que los agentes le confirmaron -cuando llevaba ya 17 días hospitalizado- que habían localizado al conductor, fue la misma que sintieron otra treintena de lucenses que vivieron experiencias similares. Y es que, tan solo durante este año, la Policía Local investigó un total de 29 accidentes de tráfico con fuga en el casco urbano.

Los agentes localizaron ya a los responsables de 15 accidentes, "todos ellos de cierta gravedad", y mantienen abierta la investigación de otros 14 casos, «la mayoría por daños ocasionados a vehículos estacionados, algunos de ellos en centros comerciales».

La Policía apela a la ciudadanía a "tomar nota del mayor número de datos posibles" cuando presencien un accidente con fuga.

"Había gente ayudándome y fue un shock saber que el autor se había...
Comentarios