domingo. 13.06.2021 |
El tiempo
domingo. 13.06.2021
El tiempo

"Llegamos a encontrar el principio activo de la Viagra en complementos alimenticios"

Juan Jesús Mato Muinelo. VICTORIA RODRÍGUEZ
Juan Jesús Mato Muinelo. VICTORIA RODRÍGUEZ
Acaba de recibir la Cruz del Mérito Civil por su trabajo al frente de una unidad que ha pasado de vigilar únicamente la zona rural a trabajar codo con codo con la Interpol. Juan Jesús Mato (Lugo, 1970) dirige un equipo que investiga desde incendios y vertidos hasta comestibles y medicamentos

SIGUIENDO LOS PASOS de su progenitor, Juan Jesús Mato Muinelo (Lugo, 1970) tuvo claro desde niño que su futuro pasaría por ingresar en la Benemérita. Su vocación, unida a su interés por el medioambiente y los animales, guiaron sus pasos hacia el Servicio de Protección de la Naturaleza, una unidad en la cumple tres décadas sin haber perdido ni un ápice de entusiasmo. "Soy un veterinario frustrado y siempre quise formar parte del Seprona. Empecé en la unidad en Aranda del Duero, en Burgos, en el año 90, y cuatro años más tarde me trasladé a Lugo. Siempre me entusiasmó mi trabajo", afirma.

¿Qué cambios se han producido en el Seprona desde su llegada?

Todo ha cambiado mucho. Cuando yo llegué a Lugo en el 94 me dieron una moto para recorrer la zona rural y una máquina de escribir, una Olivetti 98, y con eso tenía que hacer mi trabajo. Básicamente, te tenías que fiar de tu intuición. Hoy en día tenemos cámaras térmicas, medidores de ondas electromagnéticas, cámaras de fototrampeo, drones o captadores de partículas en suspensión, entre otros muchos medios. Además, tenemos acceso a muchas bases de datos, tanto a nivel provincial, como nacional e internacional, y eso facilita mucho nuestro trabajo.

¿Han ido aumentando también sus funciones?

Sí, nuestras funciones se han incrementado mucho en las últimas décadas. Una parte de la ciudadanía sigue pensando que nos dedicamos únicamente a controlar vertidos y a vigilar la caza y la pesca, pero trabajamos en muchos más campos, desde contaminación atmosférica y gestión de residuos, hasta bienestar animal y seguridad alimentaria. Nos hemos ido adaptando a las demandas de la sociedad, que cada vez está más concienciada con el cuidado del medio ambiente, la ecología y todo lo que ello implica. Además, el medio ambiente es una cuestión mundial, por lo que nuestro ámbito de investigación no se limita a la provincia. Actualmente, realizamos unas 6 o 7 operaciones al año en colaboración con la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol).

¿Cómo se han preparado los agenes para afrontar este salto en sus cometidos?

Estar actualizados es nuestro talón de Aquiles. Manejamos más de 8.000 disposiciones que afectan a nuestro trabajo diario, desde ordenanzas del Concello hasta directivas europeas. La legislación cambia constantemente, por lo que estar actualizados es lo más complicado de esta especialidad. Nosotros realizamos cursos de formación dos o tres veces al año, tanto en la academia de la Guardia Civil de Valdemoro como en varias universidades con las que tenemos convenios.

Gran parte de su trabajo actual se centra en la seguridad alimentaria y en el control de medicamentos. ¿Se han detectado muchas irregularidades en la provincia?

Una de las actuaciones más relevantes en ese ámbito fue la operación Pangea. Realizamos muchas inspecciones con la Consellería de Sanidade en herbolarios y parafarmacias y encontramos un complemento alimenticio que levantó nuestras sospechas. Anunciaba que contenía jalea real y ginseng, pero indicaba que también se podía tomar dos horas antes de mantener relaciones sexuales. Realizamos una aprehensión cautelar, lo enviamos a la Agencia Española del Medicamento y los análisis revelaron que contenía sildenafilo, que es el principio activo que lleva la Viagra. A raíz de esta actuación en Lugo se creó una alerta sanitaria a nivel nacional. Los complementos alimenticios están en auge y vigilamos mucho los componentes, los etiquetados y que respeten la prohibición de hacer recomendaciones médicas. También investigamos el tráfico ilícito de medicamentos, tanto para humanos como para animales de abasto, ya que pueden entrar en la cadena alimentaria. La Xunta realiza un control férreo en este terreno y se detectan muy pocas irregularidades.

Las tiendas de productos ecológicos también están en auge, ¿se inspeccionan a menudo?

La verdad es que sorprende la gran cantidad de establecimientos de este tipo que hay en la provincia. En seguridad alimentaria llevamos a cabo la operación Opson, en la que controlamos establecimientos y centros de distribución, y tanto en las tiendas convencionales como en las de productos ecológicos se detectaron muy pocas irregularidades. Además, eran cuestiones que afectaban al etiquetado, como por ejemplo algunos productos procedentes de Marruecos y Sudamérica que no tenían la etiqueta en castellano.

Y en el ámbito de la contaminación, ¿hubo recientemente alguna operación destacada?

Realizamos varias inspecciones en talleres de vehículos porque se detectaron en barnices y pinturas con valores elevados de compuestos orgánicos volátiles, que afectan a la capa de ozono y pueden causar daños respiratorios. Pero por lo general, Lugo es un paraíso a nivel medioambiental, ya que no hay muchas industrias contaminantes. Además, tiene una riqueza forestal y paisajística impresionante. De hecho, el 62% de la provincia está declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco.

"Mucha gente desconoce que la venta de animales entre particulares esté prohibida"

¿Evolucionó mucho la legislación en el campo del bienestar animal?

Ahora está todo legislado y la gente está muy concienciada. Hace 25 años, a nadie se le ocurría denunciar a su vecino por golpear al perro, pero ahora recibimos muchas llamadas. Una vez encontramos varios cachorros en un contenedor y se hicieron pruebas de ADN hasta que identificamos a la madre. Al final imputamos al dueño por un delito de abandono animal.

¿Se detectan muchas irregularidades en el comercio de animales?

Investigamos el comercio de especies exóticas y protegidas, de fauna y de flora. En el caso de los animales, está protegida cualquier parte, por lo que controlamos hasta objetos de marfil o colmillos tallados. También realizamos controles sobre madera de importación. Fijamos mucho la atención en las transacciones por internet. Para poder vender un animal sin ser un negocio autorizado hay que registrarse como núcleo zoológico, pero mucha gente desconoce que la venta de animales entre particulares, sin más, está prohibida.

En 30 años en el Seprona, tendrá multitud de anécdotas...

Nos encontramos de todo; gente que asume las sanciones y otra que intenta eludirlas. Una vez multamos a un hombre por una quema no autorizada y se nos quedó el vehículo atascado en su finca. Le pedimos que nos ayudara con su tractor y nos dijo: «Les ayudo si rompen todo». Al final nos ayudó, pero le costó aceptar que no rompiéramos la denuncia.

"Llegamos a encontrar el principio activo de la Viagra en...
Comentarios