La línea 016 recibe una media de 25 llamadas al mes desde Lugo

A punto de cumplir 15 años, el teléfono de asistencia a las víctimas respondió cerca de 5.000 consultas realizadas desde la provincia
Una patrulla de la Policía Nacional, durante una intervención. SEBAS SENANDE (AEP)
photo_camera Una patrulla de la Policía Nacional, durante una intervención. SEBAS SENANDE (AEP)

Resulta muy complicado admitir que una relación de pareja creada con ilusión y afecto acabe derivando en una convivencia atroz. Lo dicen las víctimas; es duro asumir la violencia de género, pero es el primer paso para salir del pozo. Y una vez identificado el problema, muchas mujeres buscan ayuda en el teléfono 016, la línea contra el maltrato que recibe una media de 25 llamadas al mes desde la provincia de Lugo.

Solo entre enero y mayo de este año, un total de 128 lucenses marcaron el número contra la violencia machista, un recurso que les ofrece confianza y tranquilidad. De hecho, las personas que descuelgan el teléfono 016 -todas ellas mujeres y especialistas en esta problemática- no tratan de convencer de nada a las usuarias, simplemente las escuchan. Según explican desde el Ministerio de Igualdad, todas las decisiones las toma la usuaria y no se realiza ningún tipo de gestión que la mujer no solicite.

ANONIMATO GARANTIZADO. Las víctimas recurren normalmente al 016 en un momento de caos, desconocimiento e incluso vergüenza, por lo que el anonimato que asegura el servicio resulta fundamental. Tanto es así que las operadoras no abren ningún tipo de ficha sobre las usuarias y ni tan siquiera pueden devolver las llamadas que reciben. Todo es confidencial y las víctimas dirigen la conversación en la medida de sus necesidades. Así, al no haber ningún tipo de registro sobre las usuarias, no es posible saber cuántas lucenses llamaron al teléfono contra el maltrato en una ocasión y cuántas lo hicieron de forma recurrente.

En cualquier caso, cada llamada es diferente y necesita un trato personalizado. La mayor parte de las usuarias demandan asesoramiento asistencial y jurídico, desde información sobre las ayudas a las que pueden acceder, hasta preguntas sobre las penas que podrían recaer en su agresor. Y en muchos casos, las víctimas buscan hablar con una psicóloga para que le ayude a retomar las riendas de su vida en un momento complejo y desconcertante.

En algunos casos, las operadoras derivan las llamadas a otros servicios más adecuados, como por ejemplo al 112, cuando se trata de una emergencia, o al teléfono Anar de Ayuda a Niños y Adolescentes (900.20.20.10), cuando la llamada es realizada por menores de edad.

El teléfono 016 arrancó su andadura en septiembre de 2007 y atendió desde entonces -hasta el pasado 1 de junio- 4.906 llamadas realizadas desde la provincia lucense. A punto de cumplir 15 años de trayectoria, la línea contra el maltrato puesta en marcha por el Ministerio de Igualdad recibió en total más de un millón de llamadas, registrando el pasado año su máximo histórico, con 87.307 solicitudes de ayuda.

En Lugo, sin embargo, 2021 no fue el año más crítico, ya que se registraron 300 llamadas al 016, frente a las 396 de 2016, las 373 de 2011, o las 427 de 2008, por ejemplo. La cifra más elevada de solicitudes de asistencia desde Lugo se contabilizó en 2015, con un total de 499 llamadas. Y por meses, el peor en este sentido fue junio de 2020 -en pleno estado de alarma por el covid-19- cuando pidieron ayuda 35 lucenses. Los datos relativos al teléfono contra el maltrato muestran sin duda el alcance de la violencia machista, una lacra por la que, cada día, unas 240 mujeres se arman de valor y marcan en sus teléfonos el 016.

Ofrece atención en 53 idiomas y a personas con problemas de oído y habla

El teléfono 016 contra el maltrato ofrece atención las 24 horas del día los 365 días del año y lo hace por teléfono en un total de 53 idiomas, entre ellos castellano, catalán, euskera, gallego, inglés, francés, alemán, portugués, chino mandarín, ruso, árabe, rumano, búlgaro, tamazight y otros 39 idiomas, a través de un servicio de teletraducción. Igualmente, asiste a las usuarias por correo electrónico y chat online en 16 idiomas: castellano, catalán, euskera, gallego, valenciano, inglés, francés, alemán, portugués, chino, mandarín, ruso, árabe, rumano, búlgaro e italiano.

Según los datos recabados por el Ministerio de Igualdad, todas las llamadas recibidas este año desde la provincia de Lugo fueron atendidas en castellano.

UN SISTEMA ACCESIBLE. El servicio también es accesible para personas con discapacidad auditiva o del habla, ya que se pueden comunicar con las operadoras por sistemas como SVIsual, Telesor, WhatsApp (600.000.016), DTS o teléfono de texto (900.116.016) y atención online ([email protected] gob.es). Además, el correo electrónico, su contenido y su estructura están adaptados para facilitar su utilización por personas que tengan limitaciones en la visión.

Sea cual sea el método elegido por la víctima para solicitar ayuda en el 016, todas las consultas son atendidas de inmediato por personal especializado, ya que en materia de violencia de género, cada minuto cuenta y una asistencia rápida y diligente puede llegar incluso a salvar una vida.

Siete de cada diez consultas las hace la propia víctima
Siete de cada diez llamadas al 016 son realizadas por la propia víctima. Así, de las 128 consultas realizadas entre enero y mayo de este año desde la provincia de Lugo, un total de 84 fueron realizadas por las propias víctimas. El resto las hicieron familiares o allegados de la mujer, que piden fundamentalmente información y asesoramiento para saber cómo actuar ante un caso de violencia machista.

De 11.00 a 12.00 horas. La hora de llamada habitual desde que arrancó el servicio es de once a doce de la mañana. Cada hora se reciben una media de nueve llamadas, según la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género.

No deja rastro. La llamada al número de asistencia 016 no deja rastro en las facturas telefónicas, pero debe borrarse del terminal.

Comentarios