La huelga de limpieza llega a su fin con una subida del 18,3% en 4 años

Las asambleas de trabajadoras avalan el acuerdo que pone fin a la huelga en la limpieza de la provincia de Lugo tras 130 días de protestas
Las trabajadoras del sector de la limpieza, en una protesta ante la Xunta en Lugo. ARCHIVO
photo_camera Las trabajadoras del sector de la limpieza, en una protesta ante la Xunta en Lugo. ARCHIVO

Las asambleas de trabajadoras del sector de la limpieza en la provincia de Lugo han avalado el preacuerdo suscrito entre las centrales sindicales y la patronal para la firma de un nuevo convenio, con el que se pone fin a cuatro meses de una huelga mantenida desde el 16 de octubre de 2023. 

En un comunicado, la representante de la CIG, Asunción Castañar, ha destacado la movilización como la clave que ha permitido a las trabajadoras "avanzar en sus derechos". "Su lucha es un ejemplo para toda la clase obrera y un ejemplo de lucha feminista contra la precariedad y la explotación en un sector esencial y feminizado pero tan poco valorado como la limpieza", ha aseverado. 

El miércoles se llegó a un preacuerdo

El sindicato CIG y la patronal alcanzaban este miércoles un preacuerdo para el convenio colectivo provincial de la limpieza de Lugo por el que se procederá a un incremento total del 18,3% durante la vigencia del convenio, que va desde el 2022 al 2026.

El texto será sometido a una votación de las trabajadoras en las asambleas que se realizarán este jueves a las 11.00 horas y a las 17.00 horas en la Casa Sindical. De ser aprobado, supondrá la desconvocatoria de la huelga iniciada el pasado 16 de octubre, 130 días más tarde.

Por anualidades, se pacta una subida del 3% para 2022; del 3,1% para el año 2023; del 4% para los años 2024 y 2025; y del 4,2% para 2026.

Las subidas se aplicarán también al plus de trabajo en domingos y festivos con los correspondientes retrasos, y "logrouse incluír unha cláusula" por la que se garantiza que todas las trabajadoras cobrarán, como mínimo, el SMI.

Además, la CIG explicó que se establece una cláusula de penalización por la que al final del convenio, en el caso de no constituirse la comisión negociadora en el primer trimestre de 2027, se aplicará de manera automática un aumento de la tabla salarial del 2%.

En cuanto a la cuantía de los trienios, seguirá siendo un porcentaje del salario base, por lo que las trabajadoras también verán incrementadas las retribuciones que perciben por este concepto conforme a los incrementos salariales pactados.

Junto a esto, se alcanzaron mejoras en las percepciones de las vacaciones, en los permisos o en la póliza de accidentes. Y también una garantía para que las trabajadoras que participaron en la huelga perciban los retrasos íntegros y no vean afectadas sus vacaciones.

La representante de la CIG, Asunción Castiñeira, destacó que "son os incrementos máis elevados dos asinados ata agora no convenio provincial da limpeza e, no ámbito estatal, constitúen as subas máis altas das pactadas nos últimos tempos no sector. Tamén superan os incrementos acordados por UGT e CC.OO. no acordo estatal de negociación colectiva".

Castiñeira pone en valor que llegar a este preacuerdo solo fue posible "grazas á determinación das traballadoras que apostaron pola mobilización e pola folga para enfrontar a unha patronal que pretendía consolidar a precariedade e a miseria salarial, e alongar a negociación do convenio sen fin para non aplicar ningunha mellora".