Las licencias urbanísticas tramitadas en Lugo en 2022 cayeron a la mitad

El PP dice que la gestión urbanística del Concello sigue empeorando e insiste en buscar la colaboración de arquitectos externos y en llevar a cabo cambios en el funcionamiento interno para agilizar los tiempos de resolución de los expedientes
Grúas de obra en Lugo. PEPE ÁLVEZ (ARCHIVO)
photo_camera Grúas de obra en Lugo. PEPE ÁLVEZ (ARCHIVO)

El Concello de Lugo tramitó 94 licencias de obra mayor (entre las aprobadas y las denegadas) en el ámbito urbano entre el 1 de enero y el 18 de mayo del año pasado. En el mismo periodo de este año, tramitó 39 proyectos, casi un 60% menos. El tiempo medio de resolución de los expedientes el año pasado fue de un año y un mes y el de este año, de un año y siete meses. La situación es mejor en la zona rural, donde se tramitó prácticamente el mismo número de expedientes (38 y 37, respectivamente) y el tiempo de resolución se redujo en dos meses, hasta un año y siete meses de media.

Los datos fueron aportados por el PP tras revisar los acuerdos de las juntas de gobierno local, órgano por el que pasan muchos de estos expedientes, aunque no todos. Algunos se aprueban o se deniegan por decreto, como los relativos a la zona Pepri, según explicó recientemente el gobierno local. 

En todo caso, el PP cree que las cifras prueban que la gestión urbanística en el Concello de Lugo lejos de mejorar sigue empeorando. Según los cálculos realizados por los populares con los datos de expedientes pendientes de tramitación aportados por el gobierno, los proyectos que están a la espera de licencia municipal suman una inversión de unos 50 millones de euros.

Ante esta situación, el PP inició una ronda de reuniones con los sectores afectados para exponerles las medidas que considera que podrían agilizar la tramitación municipal, como las Entidades de Certificación de Conformidad Municipal (Eccon) o la externalización de informes a través de asistencias técnicas. En la reunión celebrada este viernes con representantes  de los aparejadores y de los ingenieros técnicos industriales se abordó también la demanda de que, cuando un profesional o promotor acude al Concello a realizar una consulta técnica, se le dé la respuesta por escrito, para evitar que se produzca la situación de que posteriormente el proyecto sea analizado por otro técnico y este tenga un criterio distinto. Esta es una queja muy frecuente y, en el pleno de este jueves, el PP trató de que el gobierno se comprometiera a adoptar esa medida. Fue rechazada por falta de amparo legal, alegó.

El gobierno de Lara Méndez lleva meses tratando de cambiar las dinámicas de funcionamiento del área de urbanismo, donde además hay problemas de personal y tiene una concejala en funciones desde más de un año por la baja del edil titular. El equipo de gobierno cree que ya se están produciendo algunos resultados y confía en que en los próximos meses se verán más. En los últimos meses aprobó dos instrucciones para agilizar y simplificar la gestión, está pendiente de aprobar una ordenanza de trámites urbanísticos y negocia con el Colegio de Arquitectos una fórmula para que este dé apoyo a los servicios municipales.

Comentarios