Lunes. 19.11.2018 |
El tiempo
Lunes. 19.11.2018
El tiempo

La licencia de obras del Xeral tardó un mes en llegar de Santiago a Lugo

El edificio del antiguo hospital Xeral. XESÚS PONTE (AEP)
El edificio del antiguo hospital Xeral. XESÚS PONTE (AEP)

Los trabajos deberían comenzar el último trimestre del año, pero los técnicos municipales aún no pudieron ver el proyecto técnico que envió la Xunta y al que deben dar su aval para que haya obras

La petición de licencia para construir el nuevo centro de salud de A Residencia estuvo perdida un mes. El documento pidiendo la licencia para levantar el primer centro integral de salud en Galicia salió de la Xunta el 18 de julio y no llegó al Ayuntamiento de Lugo hasta el 20 de agosto.

A esa sorprendente tardanza se une el hecho de que el Concello solo recibió una petición de licencia de obras, pero no el proyecto de obras. Sin ese documento, que la Xunta dice que envió, no es posible la concesión del permiso.

Ni Xunta ni Ayuntamiento podían explicarse el martes cómo un documento puede tardar un mes en llegar de una institución a otra. Se trata, además, de un papel decisivo, ya que está en juego una inversión de 9,7 millones de euros en la ciudad y, sobre todo, la construcción de una infraestructura sanitaria concebida como fundamental para el futuro de Lugo.

La previsión fijada hace meses por la Xunta era iniciar las obras en el último trimestre de 2018, una posibilidad que ahora se aleja, por todo el trabajo burocrático pendiente.

La sorprendente demora en la llegada del documento se descubrió el martes, después de que el concejal del PP Antonio Ameijide criticara al gobierno local por no haber aprobado aún la licencia.

La situación condiciona una inversión de 9,7 millones de euros y un proyecto clave para la asistencia sanitaria

La denuncia sacó a la luz no solo esa situación, sino también que hay otros documentos sobre ese proyecto para el barrio de A Residencia que parecen haberse perdido tiempo en un limbo antes de llegar a las mesas de los funcionarios.

Así, según Ameijide, la Xunta no habría recibido aún un dictamen del Ayuntamiento informando de que la obra en A Residencia no necesita estudio de detalle. Esa resolución es de julio de este año y daba respuesta a una propuesta remitida por la Xunta en diciembre de 2017. Según el Ayuntamiento se envió a Santiago.

Pero los fallos de comunicación no acaban ahí. Las obras están pendientes también de la firma de un convenio de colaboración entre Administración autonómica y local. Y nuevamente se han cruzado los papeles sin que una administración se dé por conocedora de los pasos dados por la otra.

En este caso, no obstante, la solución podría estar más cerca, ya que el Concello recibió ya una comunicación enviada por la Xunta el pasado día 13 anunciando la aceptación de todas las alegaciones hechas por el Ayuntamiento a ese convenio. Se ponía fin de ese modo a un largo proceso de negociación sobre las condiciones para la realización de las obras.

REHABILITACIÓN. En el trasfondo de la caótica situación se encuentra uno de los proyectos concebidos para dar una segunda vida a los edificios del antiguo hospital Xeral. La licencia en curso se centra en los proyectos sanitarios para ese espacio.

Se trata de la construcción de un centro de salud decisivo tanto para el barrio de A Residencia como para el de A Milagrosa, ya que la previsión es que unos 15.000 pacientes que actualmente reciben asistencia en el centro de salud de la Praza de Alicante pasen a ser atendido en A Residencia, en un centro, además, mucho más moderno y cercano a sus domicilios.

El proyecto también comprende la construcción del nuevo punto de atención continuada de Lugo, que se trasladaría de Fingoi a Residencia y, además, incorporaría servicios que ahora no tiene servicio de radiología ni de analítica, con los que se contaría el que está previsto construir en el viejo hospital Xeral.

OTRAS DOTACIONES. La obra se enmarca dentro de un proyecto global que contempla la recuperación de todo el recinto que ocupaban las instalaciones del viejo Xeral, cuyo edificio de hospitalización será derribado para dejar sitio a nuevas zonas verdes, así como a una residencia para personas mayores y a la nueva comisaría del Cuerpo Nacional de Policía.

Este proyecto también contempla la construcción de una planta de biomasa que dotará de energía "a todo el distrito" y un centro de innovación en aeronáutica, así como la adecuación del antiguo edificio administrativo del complejo sanitario para convertirlo en sede de los servicios públicos de empleo de la Xunta de Galicia en Lugo.

Labores previstas
Pruebas de resistencia
El proceso para crear las nuevas infraestructuras sanitarias de A Residencia exige algunos pasos previos también de carácter técnico y por ese motivo la Xunta programó la realización de pruebas de resistencia del edificio. El Concello autorizó esos trabajos a principios de mayo de este año.
El objetivo de esos trabajos era comprobar la seguridad estructural, aunque a priori se creía que el edificio estaba en buenas condiciones. Se autorizó el derribo de techos para las pruebas

La licencia de obras del Xeral tardó un mes en llegar de Santiago a...
Comentarios